Skip to main content

Full text of "Investigación histórica sobre detenidos desaparecidos : en cumplimiento del artículo 4º de la ley Nº 15.848. Tomo 5"

See other formats


Informe Final 2005 - 2006 

INVESTIGACIONES ARQUEOLÓGICAS 
SOBRE DETENIDOS- DESAPARECIDOS 
EN LA DICTADURA CIVICO- MILITAR 


UNIVERSIDAD DE LA REPÚBLICA 
FACULTAD DE HUMANIDADES Y CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN 
DEPARTAMENTO DE ARQUEOLOGÍA 

GRUPO DE INVESTIGACIÓN DE ARQUEOLOGÍA FORENSE 

(GIAF) 

19 DE DICIEMBRE DE 2006 


1 




IMPO 

Dirección Nacional de Impresiones 
y Publicaciones Oficiales 


COPYRIGHT BY 
© IM.P.O. 

Av. 18 de Julio 1373 

Tels.: 908 52 76 - 908 51 80 - 908 50 42 
E-Mail: impo@impo.com. uy 
Internet: www.impo.com.uy 
Montevideo - Uruguay 

Derechos Reservados 

El presente libro, su contenido intelectual y su presentación gráfica han sido registrados en el Registro de 
Derechos de Autor de la Biblioteca Nacional en todo de acuerdo con lo previsto en la Ley 9.739 y sus 
Decretos Reglamentarios y Normas Concordantes y Complementarias. 

El autor y el editor prohíben expresamente toda reproducción, transcripción, o archivo en sistemas recupe¬ 
rables, total o parcial del volumen, realizados por medios electrónicos, mecánicos, fotocopiadoras, grabacio¬ 
nes o cualquier otro, sea para uso privado o público, con o sin finalidad de lucro y advierten que tanto el que 
lo ordene como el que lo realice incurre en el delito previsto en el Art. 46 de la Ley 9.739 y será objeto de las 
sanciones de multa o prisión previstos en esta disposición. 


2 



Grupo de Investigación en Arqueología Forense (GIAF) 


Coordinador 

Dr. José Ma. López Mazz 


Equipo Técnico 
Lie. Laura del Puerto 
Lie. Carina Erchini 
Lie. Andrés Gascue 
Lie. Hugo Inda 
Lie. Octavio Nadal 
Bach. Aparicio Arcaus 
Bach. Gustavo Casanova 
Bach. Verónica De León 
Bach. Leonardo Ovando 
Bach. Victoria Riveiro 
Bach. Ximena Salvo 
Bach. Paula Tabárez 
Bach. Eugenia Villarmarzo 


Participaron también: 
Lie. Irina Capdepont 
Lie. Ximena Suárez 


Colaboraron también: 
MA Alicia Lusiardo 
Bach. Micaela Acosta 


3 




INTRODUCCION 


El presente informe da cuenta de las actuaciones arqueológicas realizadas en tomo a la búsqueda de 
restos humanos, o de información relevante, en relación con el destino de los detenidos desaparecidos 
durante la última dictadura. 

El informe expone aspectos centrales de la investigación, la delimitación de la problemática estudia¬ 
da, los objetivos, la ponderación de los insumos de base, así como decisiones estratégicas que orientaron 
el desarrollo de los trabajos de campo entre el 20 de junio de 2005 y el 30 de octubre de 2006. El informe 
da cuenta de los hallazgos realizados, presentando una síntesis y una evaluación conclusiva de los 
mismos. 

La investigación se enmarca en la voluntad de la Presidencia de la República de profundizar en el 
cumplimiento del Artículo 4 de la Ley de “Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado”; asegurando 
a través de un Convenio con la Universidad de la República, el concurso de un Equipo de Arqueología 
Forense de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. 

Los lugares estudiados fúeron: Batallón N° 13 (Montevideo), Batallón N° 14 (Toledo), chacra del 
Camino Piedritas (Pando), Cantera de ANCAP (Montevideo), centro clandestino La Casona (Monte¬ 
video), chacra en Pajas Blancas (Montevideo), Dpto. de Maldonado (aeropuerto y cementerio), Para¬ 
dor Tajes (Canelones) y Brigada de Artillería Antiaérea N° 1 (Canelones). 

La aplicación de procedimientos arqueológicos para la producción de información relativa a la 
violencia y la represión política, no es un hecho novedoso en la Historia contemporánea. Esta circuns¬ 
tancia ha mostrado la posibilidad de mitigar el sistemático ocultamiento y desaparición de los cuerpos 
de las víctimas, uno de los pilares de la estrategia represiva. 

La información arqueológica ha mostrado comportarse como una línea independiente de informa¬ 
ción que es soporte y prueba de violencia, y de las condiciones de muerte. 

El saber sin libros que desarrollan los arqueólogos se ha vuelto desde hace unos años “prueba 
jurídica”, por efecto del tratamiento científico de la evidencia material. El cuerpo o la evidencia ósea 
recuperada arqueológicamente, contribuye por su parte a desafiar la desaparición permanente de las 
personas. Existe un vínculo directo entre conductas humanas y sus productos materiales y es allí donde 
el arqueólogo extrema la lógica de sus hipótesis de trabajo. Mientras la Historia produce un registro de 
hechos conscientes y deliberados, la Antropología (en este caso Arqueología) consigue recuperar un 
orden material pautado por aspectos no explícitamente conscientes de los protagonistas. 

En el caso que nos ocupa, el abordaje científico del territorio y de la evidencia material ha sido 
realizado desde la Arqueología y los resultados son expuestos desde la lógica de ésta especialidad. 

El equipo ha estado integrado por ocho arqueólogos y ocho estudiantes avanzados de Arqueología. 
Si bien los integrantes del equipo se dedican a diferentes especialidades de la Arqueología, han tenido la 
virtud de cooperar en la conformación de un espacio disciplinario novedoso en nuestro país. El desafío 
ha sido entonces producir un conocimiento original para contribuir a resolver un capítulo aún abierto de 
la Historia reciente. 

El presente documento es un informe recapitulativo de la actividad en los diferentes frentes de 
trabajo. Para profundizar en el análisis de la producción y del procesamiento de la información, se 
recomienda dirigirse a los informes parciales entregados previamente a la Presidencia de la República. 


5 




6 



Capítulo 1 


PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA Y 
ASPECTOS METODOLÓGICOS 





Planteamiento del problema y aspectos metodológicos - Capítulo 1 


La investigación arqueológica sobre el destino de los detenidos desaparecidos durante la pasada 
dictadura militar, se ha planteado como una herramienta válida para escribir la Historia reciente del país 
y para la defensa de los Derechos Humanos. Al tema de los Derechos Humanos se le plantea la 
contingencia física de la búsqueda de los cuerpos de los detenidos desaparecidos, generalmente muertos 
y enterrados clandestinamente. Esta búsqueda es la actividad central y en nuestro caso se trata de una 
búsqueda realizada de manera científica que recibe el nombre de “prospección arqueológica”. La pros¬ 
pección consiste en la selección, combinación y aplicación de un conjunto de técnicas arqueológicas, 
para ser ejecutadas sobre un espacio limitado arbitrariamente (según el problema) procurando optimizar 
las posibilidades de hallazgo de una entidad arqueológica previamente definida (restos humanos en este 
caso). 

Una vez localizados los restos humanos u otros vestigios significativos, la operación específica de 
recuperación es la excavación arqueológica. Está operación delicada y cuidadosa busca recuperar en su 
integridad física el hallazgo y establecer el contexto al que estaba asociado. 

El soporte epistemológico de este trabajo es el producto de la adecuada combinación de información 
testimonial sobre posibles lugares de enterramiento clandestino de detenidos y la eficiente ejecución de 
actuaciones arqueológicas de prospección. El éxito de la investigación reposa tanto sobre la veracidad y 
utilidad de la información de base manejada, como sobre la pertinencia de la estrategia arqueológica 
seguida. En ningún caso debe esperarse que la mala calidad de la información de base pueda ser subsa¬ 
nada por una actividad arqueológica compensatoria. Sólo la buena información posibilita una arqueo¬ 
logía eficiente. 

La información disponible para la búsqueda de los detenidos desaparecidos es por naturaleza 
heterogénea y fragmentaria. La información es suministrada bajo la forma de testimonios escritos, 
orales y mapas. La misma está inmersa en distintas dimensiones políticas, fue recuperada de acuerdo a 
metodologías de trabajo diferentes y ha sido fuertemente erosionada por el tiempo. En una primera 
aproximación se puede reconocer como información “oficial” a la proveniente de: Comisiones Parla¬ 
mentarias, la Comisión para la Paz, la proporcionada por las ONG de Derechos Humanos, la organiza¬ 
ción de Familiares, la facilitada por la Presidencia de la República y la que fue producto de la investi¬ 
gación interna de las Fuerzas Annadas. 

Se reconoce también una voluminosa infonnación “no oficial” sin genealogía clara y de difícil 
evaluación crítica, ya que en gran medida ha llegado de manera “anónima” por parte de personas que 
manifiestan temor de revelar su identidad. 

Los objetivos de la investigación han sido desde junio de 2005: a) localizar y recuperar restos 
humanos provenientes de enterramientos clandestinos, b) registrar detalladamente los hallazgos para 
facilitar la identificación de la persona, c) reconocer las circunstancias de su muerte y d) localizar y 
caracterizar otras huellas materiales y “rasgos” 1 que puedan asociarse a la actividad de enterramiento (o 
desenterramiento) clandestino. 

Los diferentes conocimientos usados en el diseño y ejecución de los trabajos provienen de discipli¬ 
nas tan diversas como la Antropología, la Arqueología, la Historia, la Paleontología, la Antropología 
Física, la Antropología Forense, la Botánica (dendrocronología), la Cartografía y la Geografía. 

Entre los procedimientos aplicados pueden citarse la entrevista etnográfica, el estudio de la evolu¬ 
ción del paisaje, el relevamiento de archivos, la prospección y la excavación arqueológica, el análisis 
estratigráfico y sedimentario, el estudio de restos óseos, el estudio de la cultura material, entre otros. 

Durante todo el tiempo hemos tratado que el uso de las diferentes estrategias y procedimientos 
respondieran a la problemática central de la investigación: la de dar bases científicas a la resolución de 
un problema de dimensión histórica para la República. 


1 Denominamos “rasgos ” a la discontinuidad negativa o positiva (depresión o elevación) en la superficie 
deI terreno. 


9 





10 



Capítulo 2 

BATALLÓN DE INFANTERÍA N° 13 



11 











































12 



Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


Introducción 


Este es el Informe Final de los trabajos realizados en el Batallón de Infantería N° 13 desde el día 20 
de junio de 2005 al 31 de octubre de 2006. Se trata del octavo informe y en el mismo se presenta la 
sistemática arqueológica, la información de base, las excavaciones arqueológicas planteadas así como los 
resultados a que se arribó a través de las mismas. Se incluye la descripción general de los trabajos 
realizados, la metodología empleada y los resultados más significativos. La valoración crítica y el 
balance global de la información producida señalan que los trabajos permitieron alcanzar los objetivos 
fijados inicialmente por la investigación. 

El Batallón N° 13 aparece tempranamente mencionado entre los lugares de enterramiento. Durante 
la dictadura tuvieron lugar allí las actividades de los Centros Clandestinos de Detención denominados 
“300 Carlos” y “S2”. 

La información testimonial existente es abundante, heterogénea y de variada confiabilidad. Asimis¬ 
mo, los resultados de las excavaciones han cuestionado parte de la misma. 


13 




Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


I. Información de Base 

Un insumo critico de esta investigación es la información de buena calidad. Esta puede ser oficial y no 
oficial y esta relacionada con periodos de enterramientos clandestinos y con periodos de desenterramien¬ 
to. Esta información es de naturaleza ambigua, vaga, fragmentaria y en parte incoherente. Sin embargo, 
constituyó la materia prima de las investigaciones arqueológicas desarrolladas en el Batallón N° 13. 

La interpretación de la información es fundamental, pues permite acotar el “área de búsqueda” para 
iniciar la prospección arqueológica. Contribuyendo de ese modo a seleccionar y orientar la aplicación de 
las diferentes técnicas y procedimientos que apuntan a optimizar las posibilidades de hallazgo. 


1.1 Antecedentes e Historia del Batallón de Infantería N° 13 

El Batallón N° 13 de Infantería del Ejército, se encuentra en Av. de las Instrucciones N° 1933 y su 
limite Norte es el Arroyo Miguelete. El Batallón N° 13 forma parte de un complejo militar que incluye 
diferentes servicios: Servicio de Material y Armamento (SMA), Servicio de Intendencia del Ejército, 
Batallón de Infantería N° 5, Brigada de Comunicaciones N° 1, Batallón del Infantería N° 15. Dicha 
unidad militar fue desde los inicios de la dictadura centro de detención clandestina, tortura y desapari¬ 
ción forzada de personas. 

De acuerdo a las investigaciones realizadas por la Asociación de Familiares de Detenidos Desapa¬ 
recidos 2 , diferentes organismos de derechos humanos (SERPAJ, IELSUR, etc.) y por la Comisión para 
la Paz 3 , las personas que podrían haber sido enterradas en el Batallón N° 13 son: Eduardo Bleier, 
Otermín Montes de Oca, Elena Quinteros, María Claudia García, Amelia Sanjurjo, Fernando Miranda, 
Julio Correa Rodríguez, Julio Escudero, Oscar Tassino, Juan Manuel Brieba, Carlos Arévalo, Oscar 
Baliñas y Luis Eduardo González. 

El área de trabajo puesta a disposición del equipo de arqueólogos -por la Presidencia de la Repúbli¬ 
ca- corresponde a una porción de terreno, dentro de un área mayor, cautelada por el Poder Judicial, Juez 
(suplente) Dr. Alejandro Recarey y luego también por el Juez Dr. Cavalli (Figura 1). 



Figura 1 . Plano que muestra la zona de exclusión del Batallón N° 13 delimitada por el Poder Judicial. 


2 Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, 2004, A Todos Ellos, Montevideo. 

3 Informe Final de la Comisión Para la Paz, 2003, Montevideo. 


14 




























































Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


La zona cedida para la investigación abarca un área que era utilizada como campo de entrena¬ 
miento, asociado a un monte de sauces próximo al Arroyo Miguelete que rodea la cancha de fútbol. 
Sus límites están comprendidos entre el portón de entrada de Peñarol, la Cañada Casavalle, al 
Norte y Noreste el Arroyo Miguelete, al Sur un alambrado y hasta Avenida de las Instrucciones 
(Figura 2). 



REFERENCIAS 


ALAMBRADO 
CAÑADA CASAVALLE Y 
ARROYO MIGUELETE 
AVENIDA DE LAS INSTRUCCIONES 


Figura 2. Imagen satelital tomada de Google Earth con indicación de zona cedida para investiga¬ 
ciones. 


1.2 Testimonios 

Denominamos testimonio a toda información oral, escrita y gráfica que reporte enterramientos y 
que permita atribuir un emplazamiento espacial concreto. Puede provenir de muy diversas fuentes y ha 
sido obtenido de diferentes formas. Es por esta razón que los testimonios demandan un análisis crítico 
que controle su veracidad y acote su utilidad. 

En el caso del Batallón N° 13 los testimonios constituyen en si mismos, un Corpus heterogéneo 
de información en calidad, proveniencia y cercanía con los hechos estudiados. Puede suceder, por 
ejemplo, que una información manejada durante mucho tiempo como “testimonio” resulte final¬ 
mente carente de relevancia. Los testimonios presentan una gran variedad de versiones sobre un 
mismo hecho. Al existir causas penales abiertas y otras circunstancias obvias, es lícito suponer que 
entre la información disponible algunos testimonios pudieran incluir “falsas pistas” para evitar la 
localización de los enterramientos. 


15 















Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


1.2.1 Cabaña o “Chalet” 

Fueron registrados por lo menos seis testimonios que vinculan una cabaña hoy inexistente, con 
zonas de enterramientos clandestinos. Esta cabaña puede verse en la foto aérea del año 1981 pero 
posteriormente -entre los años de 1982 y 1985- fue demolida. 

Cabe señalar que esta “zona de la cabaña” iba a ser afectada por las obras del Plan de Saneamiento 
Urbano III de la IMM. En ese sentido el trazado final de la obra responde a una propuesta alternativa 
realizada en la época por el Ejército, que justamente evita que las obras proyectadas se realizaran en la 
zona en cuestión (Panario et al. 2004). 

Esta zona se integra a la denominada operativamente “zona arbolada”. 

Oficial 

1. Testimonio proporcionado por fuentes militares: Señala que detrás de la cabaña o “chalet” hay 
un grupo de sauces y que allí estarían enterradas dos personas (Figura 3). (mayo de 2006) 4 



Figura 3. Foto documento brindada por fuentes militares en la que se señala área de enterramientos 
detrás de la cabaña (con la flecha en rojo indicamos la zona). 


No Oficial 

2. Ex soldado (testimonio directo) (en prensa): Menciona que parte de las fosas de enterramientos 
estarían ubicadas “a la derecha de la cancha, donde había una cabaña. Por ahí.” 5 (abril de 
1997) 


4 Las fechas indicadas al filial de cada testimonio indican el momento en que fueron proporcionados los 
datos. 

5 Revista Posdata N° 134, 11 de abril de 1997, pp. 16. 


16 












Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


3. Reportaje (testigo directo) (en prensa): Señala que los enterramientos habrían sido “donde 
había una cabaña, que ahora no la veo. 6 (Figura 4). 

(setiembre de 2003) 


4. Anónimo (testimonio indirecto): Refiere que el “chalet” fue un lugar de tortura, violaciones y 
muerte, en cuyos fondos se realizaban actividades de enterramientos clandestinos, (abril de 
2006) 



Figura 4. Esquema publicado por La República en setiembre de 2003 (con el detalle en rojo 
indicamos la zona de interés). 


5. Anónimo (testimonio indirecto): Señala haber escuchado hablar sobre actividades realcionadas 
a enterramientos clandestinos de detenidos desaparecidos en una construcción localizada detrás 
del depósito de los tanques y el arroyo Miguelete. Indica a su vez este sitio en una foto aérea 
(Figura 5). (abril de 2006) 

6. Anónimo (testimonio indirecto): Menciona que a los fondos de la cabaña o “chalet” se localizan 
enterramientos de detenidos desaparecidos (abril de 2006). 


4 La República, 8 de setiembre de 2003. 


17 










Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 



Figura 5. Testimonio anónimo que señala lugar de enterramiento en zona arbolada por detrás de 
la cabaña o “chalet 

1.2.2 Zona Arbolada (Gruta de Lourdes) 

Oficial 

7. Fuentes militares proporcionan información sobre la realización de la llamada “operación zana¬ 
horia” 7 a través de 480 “pozos de tipo fusilero”, cuyas dimensiones serían de aproximadamen¬ 
te 2 x 0.60m. (mayo de 2006) 


No Oficial 

8. Ex soldado (testimonio directo) (en prensa): Refiere que parte de los enterramientos estarían 
“junto a la cancha de fútbol, donde se ve una cantidad de árboles.” “Detrás del arco, a unos 
veinte metros.” Este testimonio aparece unido a la referencia de la cabaña, (mayo de 2006) 

9. Ex soldado (testimonio indirecto): Señala que “los enterramientos ocurrieron en la primera línea 
de sauces que está entre la cancha de fútbol, más cercana al Miguelete y éste”. 

10. Ex soldado (testimonio indirecto) (en expediente judicial): Indica datos aportados por parientes 
que mencionan un enterramiento realizado en el monte de sauces. “Hay un reflector debajo de 
un monte que queda al lado del arroyo Miguelete..“El monte no es muy grande, es chico, no 
tiene muchos árboles, es muy chiquito”. “Mis parientes me decían en el monte, nunca a la orilla 
del monte”, (noviembre de 2003) 


7 Operación de desenterramiento de cuerpos ocurrida en 1984-1985 y reportada en el Informe Final de 
la Comisión para la Paz. 

18 











Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


11. Ex soldado (testimonio indirecto): Menciona que el lugar supuesto de enterramiento estaría 
sobre el Miguelete, en la cancha de fútbol para el lado del Arroyo Miguelete. Se habrían 
plantado después las islas de árboles. 

1.2.3 Zona Monte Lateral Norte 

Oficial 


12. Anónimo (gráfico): Esquema suministrado por Presidencia de la República en el que se señala 
un “Area de enterramiento” (Figura 6). (noviembre de 2005) 



Figura 6. Esquema anónimo proporcionado por Presidencia de la República que señala “área de 
enterramiento 


19 






Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


13. Fuentes militares indican un lugar de enterramiento señalado por tres árboles, (agosto 
2006) 


No Oficial 

14. Ex soldado (testimonio directo): Indica que los enterramientos se realizaban “en el fondo del 13, 
en una laguna, lindera a Ingenieros 5 y con la Gruta de Lourdes”. Proporciona un mapa con la 
localización del lugar (Figura 7). (diciembre de 2005) 

15. Ex soldado (testimonio indirecto): Señala que veía desde el galpón N° 4, el cual indica como 
300 Carlos, el lugar de enterramiento que se ubica detrás del arco de Peñarol. (agosto de 
2006) 



Figura 7. Testimonio directo de ex soldado que señala Zona de Enterramientos a los fondos del 
Batallón N° 13. 


1.2.4 Zona Monte 1981 

No Oficial 

16. Anónimo (gráfico): Esquema proporcionado por la Asociación de Madres y Familiares de 
Detenidos y Desaparecidos (Figura 8). (octubre de 2005) 


20 



















Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 



Figura 8. Esquema que señala el monte de sauces como lugar de enterramiento, ubicado detrás del 
arco hacia Peñarol. 


1.2.5 Zona Cañada Miguelete 

Oficial 

17. Testimonio proporcionado por fuentes militares: Esquema sobre una “zona de interés” próxima 
al Arroyo Miguelete y la cañada afluente. La información señala el área abarcada por el “operación 
zanahoria” (cuadriculado) y la localización de un alambrado que serviría de referencia (línea 
gruesa) (Figura 9). En este lugar se habrían realizado diferentes enterramientos humanos. Existe 
información oficial de una posible intervención para recuperar esos enterramientos en el año 1984, 
la cuál no habría conseguido ser exhaustiva. La información recibida, señala la existencia de al 
menos dos cuerpos que no fueron recuperados en esa instancia, (setiembre de 2005) 


21 






Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 



1.2.6 Zona Monte Peñarol 

18. Ex soldado (testimonio indirecto): Según le comentaron, parte de los enterramientos ocurrieron 
en “la parte del fondo, en el portón de Peñarol en un terraplén donde pasan los tanques que 
supuestamente lo hicieron a propósito para que los tanques al pasar achaten el camino”, 
(setiembre 2006) 


1.2.7 Zona Avenida de las Instrucciones 

Esta zona posee la particularidad de encontrase contigua a la “zona de la cabaña” lo que puede 
significar que los testimonios de ambas zonas sean coincidentes espacialmente. 


Oficial 

19. Anónimo (gráfico): Esquema suministrado por La Comisión para la Paz que señala un lugar de 
enterramiento en una zona próxima al hangar de tanques (Figura 10). 


No oficial 

20. Anónimo (gráfico): Esquema suministrado por Serpaj que indica la zona cercana al hangar de 
tanques como posible lugar de enterramiento (Figura 11). 

21. Ex soldado (testimonio directo): Refiere que al estar trabajando “al costado hay hangares de los 
tanques. Al lado de un salón de clase y un puesto de guardia sobre el arroyo Miguelete”. “Para 
hacer unos portones para la entrada de los tanques de guerra. En la cual tenía que hacer una 
excavación de un metro 1.20 de profundidad. (...) Me encuentro con una bolsa que era de 
arpillera (...) había unos cables, un pantalón (oxford) y dentro de la pierna del pantalón unos 
pedazos de cal viva como vieja”. 


22 





Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 



Figura 10. Esquema que señala la zona próxima al Hangar de Tanques como lugar de enterra¬ 
miento ("cementerio ”). En rojo aclaración nuestra. 



Figura 11. Esquema que indica la zona cercana al Hangar de Tanques como posible lugar de 
enterramiento y otras referencias espaciales. 


23 














Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


1.2.8 Zona detrás del Arco Instrucciones 

Esta zona, así como las siguientes, se encuentra entre las señaladas en áreas no arboladas del 
Batallón N° 13. 


Oficial 

22. Ex soldado (testimonio directo): Ubica in situ el lugar de enterramiento clandestino de detenidos 
desaparecidos. Señala un área inmediatamente por detrás del arco de Instrucciones, (diciembre de 2005) 


No Oficial 

23. Ex soldado (testimonio directo): Menciona entre otras referencias la cancha de fútbol, indica la zona 
de enterramientos a unos 20m detrás del arco que da contra el Arroyo Miguelete 8 . (junio de 1990) 

24. Ex soldado (testimonio indirecto): Señala que “a mediados de los años 70”, sabía por boca de un 
chofer de un coronel de la época, que “chanfleado” desde la esquina del arco de Instrucciones 
hacia el monte y el Miguelete había gente enterrada. En esa zona, habría varios enterramientos, 
quizá siete, y uno de ellos sería una mujer, (octubre de 2006) 


1.2.9 Zona Cancha 

No oficial 

25. Anónimo (testimonio indirecto): Cuenta que durante un partido de fútbol se “hundía el pie”, 
entre el medio de la cancha y el área chica del arco de Instrucciones, (agosto de 2006) 

26. Anónimo (testimonio indirecto): Señala que habría enterramientos debajo de uno de los arcos, 
(octubre de 2006) 

27. Anónimo (gráfico) (testimonio indirecto): Esquema que indica un lugar de enterramiento. Agre¬ 
ga que “al fondo del cuartel, entrando al fondo, en el puesto 3, de un lado hay un polígono de tiro 
y del otro la cancha de fútbol, donde practicaba la selección. 1977 al 1979” (Figura 12). (octubre 
de 2006) 



s La República, 20 de junio 1990. 


24 







Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


1.2.10 Zona Arco detrás del Arco Peñarol 

No Oficial 

28. Ex soldado (testimonio indirecto): Refiere que estando de guardia en el Batallón observó como 
un individuo de gran estatura, era trasladado hacia la zona ubicada por detrás del arco de fútbol 
de Peñarol. Afirma que luego de haber escuchado un disparo, cree que el cuerpo fue depositado 
en el lugar, quedando bajo custodia permanente. Posteriormente entre las 23 h. y las 2 h. habría 
sido enterrado por medio de una máquina retroexcavadora (Figura 13). 

(setiembre de 2005) 



1.2.11 Zona Puerta Peñarol 

Oficial 

29. Testimonio proporcionado por fuentes militares: Asegura que hubo dos personas enterradas 
donde actualmente se ubica un montículo artificial de tierra, próximo al portón de entrada por 
Peñarol. Las mismas habrían sido retiradas y tierra de ese montículo habría sido trasladada al 
“polvorín”, (mayo de 2006) 

No Oficial 

30. Anónimo (testimonio directo): Refiere haber estado cumpliendo tareas en el S.M.A. cuando 
observó maquinaria (camiones cargados con tierra y maquinaria vial) frente al galpón N° 8, en 
el cual se encontraba (actual taller de reparación de armamento). Asimismo indica en la foto 
aérea el lugar donde se produjeron las remociones (Figura 14). 


25 





















Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 



Figura 14. Testimonio anónimo que indica Zona de remoción de restos humanos. 


1.2.12 Zona Cancha Taller 

Oficial 

31. Ex soldado (testimonio directo): Señala in situ rasgos que evidenciarían la existencia de opera¬ 
ciones de búsqueda de enterramientos clandestinos, mediante el empleo de un taladro (tipo 
fresa) de aproximadamente 40cm de diámetro. 

(diciembre de 2005). 


26 





Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


II. Estudio por Fotolectura a partir de Análisis Cronológico 
Comparativo de Fotos Aéreas del Batallón N° 13 


II. 1 Antecedentes 

En el Estudio Geoarqueológico realizado en 2004 por Daniel Panario, Ofelia Gutiérrez y Elizabeth 
Onega se efectuó un análisis fotoaéreo con el objetivo de identificar “sitios de interés”. Estos se definían 
en el trabajo como aquellas áreas que presentan “modificaciones que no corresponden a la lógica de uso 
del espacio del cuartel [.. .j” 9 . A través del estudio de fotos aéreas delimitaron cinco áreas de interés, 
denominadas A, B, C, D y E (Figura 15). 







Principales zonas detectadas 
de interés para una 
prospección arqueológica 


Figura 15. Plano con indicación de Sitios del Estudio Geoarqueológico. Tomado de Panario et al. 2004. 

II.2 Materiales y métodos 

En el año 2005 el GIAF retomó el estudio de fotolectura del área del Batallón N° 13. Para la misma 
se emplearon fotos aéreas publicadas por el SERVICIO GEOGRÁFICO MILITAR a escala 1:10.000, 
excepto para el año 1998 que se dispuso de un vuelo a 1:5.000. No se contó en todos los casos con el 
mismo recubrimiento para toda la serie cronológica, debido a no disponer de toda la sucesión. 

Como reflexión general, se observa la mayor cantidad y calidad de modificaciones paisajísticas en 
las fotos del año 1981 y 1985. Particularmente la foto de 1985 presenta modificaciones significativas, 
sobretodo en las construcciones. Asimismo, la serie 1985-1998 presenta, comparativamente, menor 
magnitud de cambios paisajísticos. 


9 Panario, /)., Gutiérrez, O., Onega, E. 2004, Estudio Geoarqueológico del Batallón N° 13: Recuperando 
la memoria, ADUR-FDUU, Montevideo, pág. 24. 


27 













Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


Foto de 1972 


Se observa un conjunto de cinco edificaciones, dispuestas junto al trazado oval de caminería central 
del Predio de cinco galpones. Hay un único polvorín junto a la Cda. Casavalle. 

La cubierta de bosque en “Zona Arbolada” es casi nula. La cancha principal apenas está delimitada, 
no apreciándose “trillos” en el terreno circundante. 

Es visible la inexistencia de un ingreso posterior desde la calle Ing. A. Caubarrere. 



O 

^7 


REFERENCIAS 

Caminería interna _ 

Caminería externa v v 

Construcciones 
Garita __ 

Cancha de Fútbol í i if i ü i HUi i 


Polvorín 


Alambrado 
Chiqueros 
Zona Arbolada 
Curso de Agua 
Vía Férrea 

Construcciones en 
Cno. Casavalle 


SGM 1:10.000. FEBRERO. 1972. 


Figura 16. 


28 
















Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


Foto de 1975 


Se observa buen desarrollo de la Zona Arbolada hacia Av. de las Instrucciones, mientras que en la 
Zona Monte Lateral Norte (ZMLN) el desarrollo es inexistente o escaso. 

La presencia de una cabaña, la cual tiene por lo menos 9 árboles a su alrededor. 

A los fondos de la misma se observan desagües a cielo abierto. 

Es visible la inexistencia de un ingreso posterior desde la calle Ing. A. Caubarrere 


Hacia la zona de Cno. Casavalle se observan dos conjuntos de edificaciones aisladas 



REFERENCIAS 


— 

Caminería interna 

— 

Alambrado 

— 

Caminería externa 


Chiqueros 

1=1 

Construcciones 

m 

Zona Arbolada 

■ 

Cabaña 


Curso de Agua 

o 

Garita 

ijjjjiiijijijj 

Vía Férrea 


Cancha de fútbol 

Polvorín 

SGM. 1.10.000, Enero de 1975. 

Construccions en 
Cno. Casavalle 


Figura 17. 


29 



















Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


Foto de 1981 

En esta imagen se aprecia un volumen de cambios notorios a saber: 

El bosque hacia Instrucciones aparece empobrecido. Mientras que hacia ZMLN, se aprecia un 
desarrollo notable del monte de sauces. 

Se observa repoblación de sauces en el área llamada ZONA MONTE 1981. 

Todo rastro de desagües ha desaparecido tras la cabaña. 

Se construye la pista de atletismo, se renueva y delinea la cancha, construyéndose un terraplén. 
Se construye el Polígono de tiro. 

Se construye la Pista de Entrenamiento 

Se reencauza la Cañada Casavalle, la que corre ahora más recostada al predio de la Unidad. 

Se habilita la entrada posterior, por la calle Ing. Caubarrere, ampliándose un camino de acceso. 

Se inaugura una cancha en interior del predio alambrado (cancha interior). 

Se aprecian mayor cantidad de “trillos”, dentro del Predio como en la zona arbolada. 

Se modifica el sistema de alambrados, construyéndose uno que rodea la cancha principal y otro el 
Polígono, cuyo empalme cruza el camino de acceso (continuación Ing. Caubarrere). 

A su vez, se aprecia la construcción de nuevas unidades edilicias en el predio ubicado hacia Cno. 
Casavalle, Estas nuevas construcciones, son ya para esta época casi el 90 por ciento de lo que se aprecia 
hoy día en pie para esa zona. 



Figura 18. 


30 







Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


Foto de 1985 

Es posible enumerar las siguientes modificaciones claras: 

1) En el borde de la zona arbolada, junto al Monte 1981 y hacia el camino de ingreso al Batallón, 
se aprecia una repoblación de álamos, que a la fecha están secos. 

2) Se registra la construcción de dos galpones, (construidos en 1984 según fuentes militares), 
cerrando un óvalo de siete construcciones similares. 

3) Se verifica la presencia de dos nuevos polvorines; uno en el sector W del óvalo mencionado, y 
otro (construido en 1981 según fuentes militares) se aprecia al S del Polígono, junto a la Pista de 
entrenamiento. 

4) Dos arcos de fútbol, al W del Polígono, conforman una cancha de fútbol (Cancha Taller), que se 
distingue por haberse generado una “zona pelada” entre ambos arcos. 

5) En la zona hacia Cno. Casavalle, se construyen dos nuevas canchas de fútbol, adyacentes a la 
edificación principal, próximo a Av. Instrucciones. 



Figura 19. 


31 














Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


Foto de 1998 (Foto escala 1:5.000) 

En fotos aéreas posteriores a 1985 no se aprecian cambios de significación, manteniéndose las 
mismas características paisajísticas. 

Es en esta foto de 1998 es donde se verifican dos cambios de cierta magnitud, que se registran en el 
estudio. 

Se aprecia la rectificación del curso del Miguelete. En efecto allí es donde se puede estimar la 
pérdida de una porción de terreno (a favor de la margen izquierda) en el recodo más pronunciado del 
arroyo, cuando tuerce su cauce hacia Av. Instrucciones, luego de haber recibido la Cda. Casavalle, 200m 
aguas arriba aproximadamente. 

La zona denominada “Chiqueros” es ocupada ahora por construcciones discontinuas y alineadas 
que son las actuales “perreras”. 



REFERENCIAS 


d® 

O 


Camineria interna 
Construcciones 
Garita 
Alambrado 
Curso de agua 
Cancha de fútbol y 
Pista de Atletismo 
Polvorín 


Polígono 

M Chatarrero 

INNOVACIONES (entre 1985 -1998) 
I I I Perreras 


Rectificación del "recodo” 
del A° Miguelete 


SGM 1:5.000 Octubre de 1998 


Figura 20. 


32 












Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


Conclusiones 

Entre los años de 1976 y 1981 se comienzan a producir en el Batallón N° 13 un conjunto de 
modificaciones paisajísticas de calidad y cantidad tal, que modifican la fisonomía de la Unidad militar 
bajo estudio. Este ritmo innovador se mantendrá por lo menos hasta el año de 1985. 

Efectivamente, es en ese período cuando se realizan construcciones y remodelaciones (como la 
pista de atletismo) que implican movilización de volúmenes de tierra, así como modificaciones en la 
regulación hídrica del terreno. Se produce repoblación del monte de árboles (Zona Monte 1981) y 
crecimiento del monte de sauces en Zona Monte Lateral Norte (ZMLN). 

Entre 1982 y 1985 encontramos modificaciones edilicias de significación, a saber: 

1) Construcción de dos nuevos galpones que cierran el óvalo interior. 

2) Construcción de una estructura techada (tipo galpón) que se emplaza junto a los chiqueros. 

3) Construcción de dos nuevos polvorines, uno de ellos en el año 1981, según el testimonio de 
fuentes militares. 

Hacia 1998 disminuye el ritmo innovador, registrándose solamente la rectificación del cauce del 
Miguelete y la presencia de las “perreras” donde antes estaban los chiqueros. 

Comparativamente, la zona más afectada por innovaciones edilicias parece ser el predio sobre 
Camino Casavalle (fuera de la cautela judicial) que desde 1981 ha registrado la construcción de galpones 
y edificación menor, así como dos canchas de fútbol. Todo lo cual ha significado la afectación de una 
superficie de aproximadamente 18 hás. 


33 




Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


III. Desarrollo de los Trabajos 


Los trabajos realizados en el Batallón N° 13 desde el 20 de junio de 2005 hasta el 31 de octubre de 
2006 fueron efectuados con diferente metodología en función de la información de base disponible y de 
las distintas características cada una de las zonas. El área de trabajo fue delimitándose a medida que 
avanzaba la investigación, quedando definidas doce zonas de trabajo diferentes (Figura 21). 



Figura 21. Imagen satelital que indica las diferentes áreas de trabajo (tomada de Google Earth 2006) 


III.l Zona AI Cabaña 

La primera aproximación al área, fue efectuada por un equipo de técnicos geógrafos de la Facultad 
de Ciencias y un arqueólogo de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación 10 en base al 
análisis de fotos aéreas, complementado con un relevamiento geofísico (Infatozzi, 2005). Este trabajo 
identificó una serie de zonas, limitándose, por las características mismas de la fotointerpretación, a 
aquellas porciones del terreno que no presentaban bosque (Figura 15). Quedó así delimitada una zona 
denominada “A ", vinculada espacialmente con la cabaña y que coincidía a su vez con los respectivos 
testimonios (números 2 y 3 en este Informe). 


10 Panano, D., Gutiérrez, O., Onega, E. 2004, Estudio Geoarqueológico del Batallón ,Y" 13: Recuperando 
la memoria, ADUR-FDUU, Montevideo. 


34 


















Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


Los resultados obtenidos en ese trabajo fueron recogidos y valorados por este Grupo de Investiga¬ 
ción, diseñándose en consecuencia un conjunto de operaciones dirigidas a abordar las zonas del terreno 
seleccionadas anteriormente como de “interés”. Se delimitó así, una superficie de 50 x 20 m. (Zona A) 
que ñie abordada en el inicio mismo de los trabajos arqueológicos, a través de una excavación manual en 
“área abierta” 11 . 

Si bien el resultado de las intervenciones arqueológicas fue negativo en relación al hallazgo de restos 
óseos humanos, contribuyeron al conocimiento más claro de la fisonomía del terreno (Figura 22). Como 
complemento, se efectuaron una serie de sondeos con el fin de caracterizar estratigráficamente dicha 
área (Figura 23). 



Figura 22. Zona A excavación I, en “área abierta ” mostrando materiales del relleno. 


“ Harris, E. 1991. "Principios de estratigrafía arqueológica", Ed. Critica, Barcelona. 


35 













Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 



Figura 23. Corte estratigráfico de Zona A y Zona Arbolada. 


36 







































































Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


III.2 Zona Arbolada 


III.2.1 Zona Arbolada (Gruta de Lourdes) 


Esta zona circunda la cancha de fútbol próxima al Arroyo Miguelete y representa la mitad del área 
puesta a disposición por la Presidencia de la República. 

En una primera etapa (entre fines de junio y principios de agosto de 2005) se delimitó un área de 
50m x 40m. Esta zona no había sido analizada por medio de la fotointerpretación (por obstrucción 
visual del bosque) y reiteradamente era aludida en testimonios no oficiales (testimonios 8, 9, 10 y 11) 
lo cual planteaba la necesidad de un abordaje por medio de excavaciones. 

Las tareas efectuadas incluyeron en primer lugar, el desmalezamiento manual, el grillado' 1 y el 
levantamiento topográfico del área. Esto permitió analizar la textura del terreno y reconocer alteracio¬ 
nes de los depósitos sedimentarios, además de identificar la presencia de un palimpsesto, es decir un 
espacio caracterizado por la superposición de huellas producidas por diferentes procesos a lo largo del 
tiempo. Dicha interpretación concuerda con la actividad desarrollada actualmente en ese espacio (pista 
de tanques para la instrucción de pilotos). Luego se realizaron una serie de sondeos manuales sobre los 
rasgos identificados y posteriormente sondeos con pala retroexcavadora. Dichos trabajos se efectúan 
en todos los casos con control de la profundización y registro visual de la excavación y de los sedimen¬ 
tos retirados. 

Las excavaciones en esta zona se retomaron en febrero de 2006, extendiéndose el grillado de Zona 
Monte Lateral Norte (ZMLN) (plantado entre 1975 y 1981) en la porción de terreno orientada hacia la 
Zona de Instrucciones, hasta alcanzar y recubrir con la grilla la zona abordada en 2005, precisamente 
denominada “Zona Arbolada” (Figura 24). Las dimensiones de la grilla son de lOm x lOm, idénticas a las 
utilizadas para ZMLN. Se continúo empleando pala retroexcavadora de 1,30m. de ancho de “tacho”. Se 
excavaron todas las cuadrículas grilladas, no quedando superficie sin abordar. 



Figura 24. Vista panorámica de la Zona Arbolada en que se aprecia parte 
del grillado y el arco de fútbol hacia Instrucciones. 


12 En el trabajo de campo, se le Ilama "grilla" al despliegue de una retícula cuadrada sobre el terreno, 
que facilita realizar referencias planimétricas sobre el área de interés, a la vez que la limita. 


37 









Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


III.2.2 Zona Monte Lateral Norte 


Esta zona había sido integrada a la señalada en el punto anterior en virtud de los estudios de 
fotointerpretación que demostraban su continuidad en cuanto al desarrollo del bosque plantado entre 
1975y 1981 que las recubre. Un testimonio anónimo (testimonio N° 12) señaló como lugar de enterra¬ 
miento, la zona previamente denominada como Monte Lateral Norte. Esto último dio más respaldo a la 
hipótesis generada a partir de la interpretación de la información disponible. 

El grillado de la superficie de esta zona se realizó tomando como referencia un eje orientado 40° 
Este, ubicándose la rejilla a unos 30m de la línea lateral (Figura 25). En un principio se cubrió un área de 
2500 m 2 , a través de trincheras de 1.3 m. ancho, entre las que se dejaba sin excavar una pared de 40cm 
de ancho aproximadamente, lo que pennitía controlar las anomalías estratigráficas del terreno de acuer¬ 
do al Método Wheeler 13 . 



Figura 25. Vista panorámica de la Zona Monte Lateral Norte. 


En julio de 2006, atendiendo a una rectificación de un testimonio indirecto (testimonio N° 3) se 
extiende el grillado hacia el SE, cubriendo la Zona Arbolada (Gruta de Lourdes) (ver III.2.1) y hacia el 
NW superponiéndose a los muéstreos de la Zona Cañada Miguelete (ver III.2.4). En esta última etapa 
las excavaciones fueron exhaustivas 14 , abordándose los 100m 2 de cada cuadrícula. En esta operativa se 
contó con dos máquinas retroexcavadoras. En definitiva el área total abordada en esta zona fue de 
24.562m 2 . 


13 Harris, E. 1991, "Principios de estratigrafía arqueológica", Ed. Critica, Barcelona. 

14 El carácter de "exhaustivo ” indica que se empleó una metodología de excavación en la que no se 
dejaban en pie secciones de terreno (de 5fícm de ancho aproximadamente) denominadas "testigos 
estratigráficos ”. 


38 













Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


Montículo B 

Información oficial (testimonio N° 13) indicó una zona en el recodo NE del Arroyo Miguelete, en la 
que se señalaba la presencia de un grupo de tres árboles como una referencia a un lugar de interés. La 
mencionada zona fue ubicada, así como un grupo de talas que estaban sobre un montículo artificial 
(denominado B), recubierto por un conjunto de lajones de pavimento cuyos bordes eran, en algunos 
casos, rellenos por cemento vertido posteriormente. 

Observaciones en el campo y en la foto aérea, demostraron que la mencionada estructura 
correspondía al extremo Este de una acumulación de tierra alargada (camellón) que se extendía a 
lo largo de la margen derecha del Arroyo Miguelete. Efectivamente, se trataba de un depósito 
generado por actividades de profundización y rectificación del cauce, según se pudo confirmar a 
través de información brindada por uno de los maquinistas quien trabajó en aquella instancia 
(fines de 1992). 



Figura 26. Izquierda: Vísta del Montículo Bparcialmente excavado. Derecha: perfil estratigráfico 
del mismo. 


III.2.3 Zona Monte 1981 


Esta zona se abordó entre setiembre y octubre de 2005 en el área donde fueron identificados a través 
del estudio de fotografía aérea, una “isla” de árboles jóvenes. Dicha vegetación arbórea aparece en las 
fotografías a partir de 1981 (Figura 27). La hipótesis por la cual se excavó la zona se basó en la 
presunción de que la repoblación de árboles podría haber tenido el objetivo de realizar un “maquillaje” 
del terreno. 

El abordaje de la zona cubrió un área de aproximadamente 2750m 2 . Sobre la grilla se realizaron 
trincheras de 1.30m de ancho y largo variable, con testigos de 0.40m. 


39 











Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 



Figura 27. Vista panorámica de Zona Monte 1981. Al fondo se observan los galpones del S.M.A. 


III. 2.4 Zona Cañada Miguelete 


En función de la información recibida (testimonio N° 17) y ante la gran extensión del área marcada, 
se procedió a delimitar una primera zona de aproximadamente 200m de largo por 30m de ancho 
localizada a lo largo de la ribera de los cursos hídricos (Figura 28). 



Figura 28. Vista panorámica de la Zona Cañada Miguelete durante los trabajos de excavación. 


40 

















Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


El análisis de fotos aéreas no permitió la localización del alambrado señalado en el testimonio como 
límite Sur. Se optó entonces por abordar primero la porción Norte, de la cual sí se conocía el límite 
(cañada y arroyo). Dicha zona fue subdividida transversalmente con transectas cada lOm. A continua¬ 
ción se relevaron los rasgos topográficos que podrían sugerir remociones, como los promontorios y 
depresiones. 

Con el objetivo de caracterizar estratigráficamente el área y constatar anomalías producto de las 
supuestas remociones se realizó una trinchera (Trinchera 0K-1) perpendicular al curso, que abarcó los 
30m del ancho de la zona. Dado que no se constataron evidencias de remoción se trazó una estrategia de 
muestreo que incluyó la realización de excavaciones dirigidas en cada una de las subdivisiones de la 
zona. 

La metodología de excavación empleada consistió en la realización de cuatro trincheras de aproxima¬ 
damente 7m de largo por 0,60m de ancho y 2m de profundidad, con retroexcavadora, separadas 40cm 
una de otra (Figura 29). 



Figura 29. Trincheras realizadas en Zona Cañada Miguelete. 


III.2.5 Zona Monte Peñarol 


En setiembre de 2006, en función de la información recibida (testimonio N° 18) que refiere a “islas 
de árboles viejos” se determina extender el grillado hacia el Noroeste. El abordaje es similar al de zonas 
anteriores, se procede continuando la grilla de lOm x lOm, pero se trabaja con dos máquinas 
retroexcavadoras. Las intervenciones son de carácter exhaustivo (100m 2 ), abordando un área de 8.275m 2 
(Figura 30). 


41 









Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 



Figura 30. Izquierda: Vista de la Zona Monte Peñarol con reticulado. Derecha: Zona Monte 
Peñarolpróxima a la Cañada Casavalle. 


III.2.6 Zona Avenida de las Instrucciones 


Se denomina “basurero” a una zona arbolada que se ubica lateralmente al Batallón sobre la costa del 
Arroyo Miguelete, próxima a la Avenida de las Instrucciones y frente a un portón de acceso al Batallón 
N° 13. Esta zona aparece mencionada en varios testimonios pero con diferente grado de precisión 
(testimonios N 0s 19, 20 y 21). 

Los trabajos realizados entre julio y agosto de 2005, se orientaron a la zona arbolada próxima al galpón 
de estacionamiento de los tanques de guerra, cercana a una antigua garita de vigilancia (Figura 31). 

Esta zona, de aproximadamente unos 40 x 120m, está caracterizada poruña gran alteración del suelo 
producida por: a) los trabajos del colector que pasa por allí; b) la acumulación de escombros y basura; 
y c) las crecientes del Arroyo Miguelete. Las excavaciones realizadas con retroexcavadora, constan de 
33 trincheras orientadas paralelamente al arroyo, dispuestas de tal manera que permitieran cubrir una 
franja próxima fuera del monte, una franja en el límite y otra dentro del monte. 



42 


Figura 31. Vista panorámica de excavaciones 
realizadas en Zona Avenida 
de las Instrucciones. 











Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


III.3 Zona No Arbolada 


III. 3.1 Zona detrás del Arco Instrucciones 


En diciembre de 2005, de acuerdo con un testimonio directo (testimonio N° 22) se delimitó en 
principio un área por detrás del arco de 150 m 2 (Figura 32). Esta área posteriormente fue ampliada en el 
corriente año en función de nuevos testimonios aportados (testimonio N° 24). 


Figura 32. Vista de las trincheras 
efectuadas en la Zona señalada in 
situpor testimonio oficial directo. 



La metodología aplicada fue similar a la de las zonas anteriores, procediéndose a excavar con 
máquina retroexcavadora sobre la grilla de lOm. Las excavaciones exhaustivas realizadas llegaron tanto 
al límite con la Zona Monte Lateral Norte como a la Zona Arbolada (Gruta de Lourdes) (Figura 33). 



Figura 33. En primer plano perfil estratigráfico 
de la pista de atletismo, detrás límite de Zona 
Monte Lateral Norte y Zona Arbolada. 


43 














Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


III. 3.2 Zona Cancha de fútbol 


En función de los testimonios aportados a mediados de 2006 (testimonios N° 25, 26 y 27) se 
plantea la excavación de parte de la cancha de fútbol. El abordaje se realiza a través de excavaciones 
exhaustivas de 100 m 2 , en lo que es la línea media de la cancha, hacia el Norte (aprox. 740 m 2 ) y en los 
dos arcos. En el arco de Instrucciones las excavaciones se unen con las realizadas anteriormente y llegan 
hasta la Zona Arbolada (Gruta de Lourdes) pasando la pista de atletismo (Figura 34 y 35). 



Figura 34. Vista de la Cancha de fútbol grillada. 



Figura 35. Inicio de las excavaciones en la linea media de la cancha de fútbol. 


44 












Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


111.3.3 Zona detrás del Arco Peñarol 


En la aproximación inicial a la zona en agosto de 2005, se procedió a aplicar una serie de interven¬ 
ciones arqueológicas en lo que se denominó Zona Arco Peñarol. La intervención tenía el objetivo de 
generar información de una zona mencionada en algunos testimonios como “detrás del arco” (testimo¬ 
nio N° 8 y 22). 

Previamente a los trabajos de excavación, se debió retirar del lugar parte de una acumulación de 
escombros y “chatarras” que eran usados para el entrenamiento de perros. Se realizaron en primer lugar 
cuatro excavaciones en “trincheras” paralelas al arco y fuera de la traza de la pista de atletismo. 
Posteriormente, se realizó una trinchera paralela al borde Este de lo que se denominaría Zona Monte 
1981 (ZM1981) y luego, una nueva serie de cuatro excavaciones esta vez “dirigidas” en función de un 
testimonio indirecto (testimonio N° 28) (Figura 36). 



Figura 36. Trinchera en Zona Arco Peñarol próxima al borde E de la Zona Monte 1981. 


45 









Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


En segundo lugar, a fines del 2005 y a comienzos del 2006, se abordó la zona inmediatamente por 
detrás del arco, entre éste y la pista de atletismo. Se realizó una intervención exhaustiva, que abarca la 
pista y parcialmente la porción de terreno que habían alcanzado las intervenciones iniciales, efectuadas 
durante el mes de agosto de 2005. El procedimiento constó de una trinchera de 50m, paralela a la línea 
de fondo de la cancha, que sirvió de eje para realizar trincheras perpendiculares las cuales se plantearon 
en dirección al fondo de la curva de la pista atletismo (Figura 37). Estas unidades permitieron apreciar 
la articulación estratigráfica de la pista con el resto del terreno. Efectivamente, de ese modo se discrimi¬ 
nó el relleno del fundamento de la pista (serie típica) como una unidad separada de otros rellenos que 
recubrían por ejemplo la zona hacia el arco y hacia la ZM1981. Precisamente, el relleno de losas de 
cemento, escombros y diversos restos óseos ubicado hacia el arco, presentó una estructura enredada e 
incoherente, demostrando la posibilidad de la existencia de perturbaciones y/o movimientos de tierra 
(ver más abajo). 



Figura 37. Vista de la Trinchera 1 de la Zona detrás del arco de fútbol de Peñarol. 

Por último, la zona de la pista de entrenamiento de perros detrás del arco Peñarol, fue abordada en 
febrero de 2006. Se removieron los escombros y chatarra y se excavó una superficie de 203m 2 a través 
de trincheras orientadas N-S (Figura 38). 



Figura 38. Máquina removiendo parte del chatarrero de la pista de entrenamiento de perros. 


46 













Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


III. 3.4 Zona Puerta Peñarol 


Montículo A 

Se aborda en mayo de 2006 a raíz de un testimonio brindado por fuentes militares (testimonio N° 
29). Se trata de un montículo artificial de tierra, de planta irregular cuyo eje mayor es de aproximada¬ 
mente 15m y su eje menor de 1 lm (Figura 39). Se plantea una trinchera adyacente al mismo, de 24.6 x 
0.7m. A su vez, se realizan nueve trincheras de diversas dimensiones, en forma estratégica para carac¬ 
terizar estratigráficamente la acumulación de tierra. La misma se compone de materiales de construc¬ 
ción, vidrio, restos plásticos, restos de fauna, piedras y grandes lajas de hormigón en matriz arcillosa, 
color castaño claro. 



Figura 39. Vista panorámica del montículo A próximo a la puerta de Peñarol. 


Montículo C 

En función del testimonio militar que señalaba un montículo hacia la entrada de Peñarol (testimonio 
N° 29) se excava en octubre de 2006 el segundo montículo localizado. Sus dimensiones son de aproxi¬ 
madamente 25 x 16m. En esta oportunidad la excavación se realizó en mitades y de forma exhaustiva, 
excavándose el montículo en su totalidad. En el perfil estratigráfico se observó una capa de escombros, 
basura y tierra de 2,50m. (Figura 40 y 41). 



Figura 40. Izquierda: Panorámica del Montículo C. Derecha: Perfil estratigráfico. 


47 









Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


III. 3.5 Zona Cancha Taller 15 


Esta zona se decide abordar en función de un testimonio oficial directo (testimonio N° 31). Cabe 
señalar además que los estudios de fotointerpretación revelaron la existencia de una antigua cancha de 
fútbol en ese lugar (Figura 41). 

La metodología empleada fue realizar un muestreo dirigido hacia “rasgos” señalados por el testimo¬ 
nio. Se excavaron trincheras de modo tal que permitieran el abordaje de más de un rasgo simultáneamen¬ 
te, a la vez que se buscaba realizar un corte vertical que revelara su perfil estratigráfico. 



Figura 41. Panorámica Zona Cancha Taller una vez culminado el muestreo. 

III.4 Cuantificación 


En definitiva, la investigación arqueológica en el Batallón N° 13 se realizó en 242 días efectivos de 
trabajo de campo. El área total abordada es de 55.600m 2 , habiéndose desmalezado 69.500m 2 . 

La siguiente tabla muestra la cantidad de metros cuadrados y cúbicos relevados desde junio de 2005 
a octubre de 2006. 


15 Denominada 


en Informes anteriores como “Cancha 


300 Carlos”. 


48 









Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


Zonas 

Área 

(m 2 ) 

Profundidad 

media 

Volumen 

(m 1 ) 



(m) 


A/Cabaña 


17 

0.70 

11.9 

Arbolada 

Z. Arbolada/ 

G. de Lourdes 

10950 

1.80 

19710 

ZMLN 

24562 

1.80 

44212 

ZM1981 

3198 

2.00 

6396 

Z. Cda. Miguelete 

355 

2.07 

734.8 

Z. Monte Peñarol 

8275 

1.80 

14895 

Z. Instrucciones 

2807 

2.5 

7018 

No 

Arbolada 

Z. detrás del Arco 
Instrucciones 

2267 

1.35 

3060 

Z. Cancha de fútbol 

1445 

1.50 

2167 

Zona detrás del Arco 




Peñarol 

1421 

1.40 

1989 

Zona Puerta Peñarol 

61 

2.6 

157.5 

Zona Cancha Taller 

242 

1.10 

265.9 

TOTAL 


55600m 2 


100617m 3 


Tabla 1. Cuantificación de los trabajos realizados durante los años 2005 y 2006. 


49 































































Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


IV Hallazgos y Resultados 


Este apartado presenta la síntesis sobre los hallazgos en las distintas zonas que fueron estudiadas 
desde junio de 2005 en el Batallón N° 13. Para ello, destacamos aquellos hallazgos y vestigios de cada 
zona que resultaron significativos. Se trata de elementos conspicuos y relevantes para las hipótesis 
planteadas por la investigación. 

Los hallazgos de restos óseos humanos tuvieron lugar en dos zonas. 

La observación de anomalías estratigráficas, la presencia de estructuras y de rasgos topográficos, 
fueron elementos de consideración en las zonas seleccionadas para la búsqueda. 


IV. 1 Restos Óseos Humanos 

IV. 1.1 Enterramiento Humano 


El día 2 de diciembre de 2005 fueron recuperados restos óseos humanos, correspondientes a un 
esqueleto completo, a lm de profundidad, en la cuadrícula L2, Trinchera 4 del área Grillada en la 
denominada ZMLN. Se trataba de un enterramiento primario, articulado en posición anatómica natu¬ 
ral, decúbito lateral izquierdo. 


El estado general del hallazgo era regular, presentando perdida de masa ósea esponjosa en las 
articulaciones de las rodillas, costillas, vértebras y esternón. 


El hallazgo estaba constituido por una fosa alargada en la que los restos aparecen extendidos y 
recubiertos por cal, encontrándose por encima una estructura de hormigón (Figura 43). 


Zona Monte Lateral Norte 

Perfil Estratigráfico Unidad de Excavación L2T4 (Pared Sur) 



□ Relleno limoso pardo claro con motas Loza de hormigón que recubría al 

color ocre Enterramiento 



Figura 42. Perfil estratigráfico de L2/T4. donde se observa la anomalía de la fosa del enterra¬ 
miento. 


50 













Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


Se realizaron algunas observaciones preliminares en campo. El esqueleto se presentaría cubierto por 
una manta o similar, a juzgar por la presencia de restos textiles asociados. Asimismo se registró la 
presencia de prendas de vestir, como calcetines de material sintético de color oscuro. Presentaba 
también un cordel de nylon alrededor del cuello. 

La existencia de una fractura en el húmero izquierdo, que seccionó la pieza a pocos centímetros del 
codo, estaría indicando violencia. A su vez las manos se presentaban juntas, sugiriendo que quizás 
estuvieran atadas. 

La identificación de los restos óseos como pertenecientes al Escribano Fernando Miranda fue realiza¬ 
da por el Instituto Técnico Forense (ITF) 16 , miembros del Equipo Argentino de Antropología Forense 
(EAAF ) 17 y entrevistas con “Familiares”. El análisis de ADN finalmente confirmó la identidad. 

La información relativa a los detalles específicos del enterramiento clandestino se encuentra referida 
en el Informe sobre Hallazgos 18 . 


16 Informe N° 540 Laboratorio de Antropología Forense, Dr. Horacio Solía, ITF, Montevideo, 19 de enero 
de 2006. 

Informe Pericia Radiológica, Gerardo Taranto, Departamento de Medicina Forense, ITF, Montevideo, S/f. 

17 Informe EAAF, Lie. Luis Fondebrider y Dra. Mercedes Salado, Buenos Aires, 20 de febrero de 2006. 

18 GIAF , Informe Final Diciembre de 2005. 


51 




Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 



Figura 43. Arriba: Losa de hormigón que recubría el enterramiento hallado en L2/T4. 
Abajo: Enterramiento humano una vez removida la losa. 


52 







Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


IV. 1.2 Hallazgo aislado de radio humano 


El día 16 de diciembre de 2005 en la Zona detrás del Arco Peñarol (trinchera 12) se produce el 
hallazgo de un fragmento de radio humano 19 . El mismo se encuentra en un contexto de gran alteración 
estratigráfica, mezclado con escombros y desechos industriales. El conjunto muestra una importante 
remoción de sedimentos. 

El fragmento óseo estaba adherido a una masa de arcilla clara perteneciente a la capa de relleno. Es 
de destacar la presencia de otros fragmentos óseos de fauna doméstica vinculados espacialmente al 
radio humano, así como otros restos de distinta clase, a saber: metales, alambres, vidrio, ladrillo, 
escombro, etc. (Figura 44 y 45). 



Figura 44. Fragmento de radio humano y restos óseos identificados posteriormente como no 
humanos. 


Para su identificación, el resto óseo fue objeto de análisis de ADN por la Policía Técnica 20 , el 
Laboratorio LIDMO de Córdoba 21 y el Laboratorio de la Universidad de Granada 22 ; pero sin resulta¬ 
dos positivos. 


19 Informe N° 536, Dr. Horacio Solía, Laboratorio de Antropología Forense, ITF, Montevideo, 19 de 
diciembre de 2005. 

Informe Pericia Radiológica, Gerardo Taranto, Departamento de Medicina Forense, ITF, Montevideo, 26 
de diciembre de 2005. 

20 Informe Pericial. Asunto N° 00021/06. Informe Lab.N°611/05 y 6/06/B.vd., Verónica Domínguez, Sinthia 
Papano, Dirección Nacional de Policía Técnica, Montevideo, 22 de mayo de 2006. 

21 Investigación para identificación de restos óseos. Perfil de ADN. Estudio ZAP-T12, Dr. Carlos M. Vullo, 
LIDMO, Córdoba, 16 de marzo de 2006. 

22 Informe de Criminalística C03/06, Dr. José A. Lorente Acosta, Laboratorio de Identificación Genética, 
Universidad de Granada, Granada, 4 de octubre de 2006. 


53 








Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 




Figura 45. Perfil Norte de la Trinchera 12 donde fue hallado el fragmento de radio humano. 


54 






Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


IV.2 Anomalías Estratigráficas y Estructuras 


Desde el punto de vista estratigráfico, se entiende por anomalía a la alteración “artificial” en la 
continuidad horizontal de la secuencia y de la estructura de los depósitos o “capas” naturales del suelo. 


IV.2.1 Zona detrás del Arco Peñarol 


En general lo significativo de esta zona de estudio resultó ser la presencia de grandes acumulaciones 
de escombros, es decir, restos de pavimento (fragmentos de paños de calle de gran tamaño) y de 
construcción en general que se denominaron estructuras (Figura 46). Asimismo se observó la presencia 
de grandes depósitos de chatarra. 



Figura 46. Escombro y fragmentos de calle correspondiente al relleno de la Zona Arco de fútbol de 
Peñarol. 


Luego de retirado el escombro y la chatarra que conformaban la pista de entrenamiento de perros, 
se realizaron excavaciones mediante diferentes trincheras, identificándose un depósito de relleno similar 
al de la Zona A. En una etapa posterior, durante los meses de diciembre de 2005 y febrero de 2006 se 
abordó nuevamente la zona, verificándose que la extensión de las anomalías observadas, afectaba el área 
que comprendía tanto el área detrás del arco como una superficie mayor que alcanza el borde Este de la 
Zona Monte 1981 (Figura 47). 

En la etapa final de los trabajos en la Zona detrás del Arco Peñarol, en el mes de octubre de 2006 se 
excava la porción inmediatamente por detrás y debajo del arco. 

A través de la extensión del grillado de la Zona Cancha de Fútbol, hasta alcanzar la trinchera 1 de la 
Zona detrás del Arco de Peñarol, se realizaron excavaciones. En ellas fueron ubicados, con claridad, dos 
pozos de 45cm de diámetro y lm de profundidad, a no más de lOm detrás de la línea del arco y distantes 
entre sí 7m. Estos contenían un relleno de material de construcción (Figura 48). 


55 





Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 



Figura 47. Zona Arco Peñarol. Perfil Estratigráfico Trinchera 20. 


56 




































Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 



Figura 48. Excavación y pozo detrás de la linea del arco de fútbol hacia Peñarol. 


IV.2.2 Zona detrás del Arco Instrucciones 


No se registraron anomalías estratigráficas más allá de las reportadas como típicas para la zona 
dentro del óvalo de la pista de atletismo: escombros y lajones de calle, entre otros. 


IV.2.3 Zona Arbolada 


Tal como adelantáramos en el Capítulo III referente a los Trabajos Realizados, para la continuación 
de las excavaciones se extendió la grilla del ZMLN, de modo de cubrir homogéneamente el área de 
árboles. Como ya se había observado en la primera etapa (de realización de sondeos dirigidos hacia 
rasgos topográficos) se confirmó la presencia de relleno, constituido por material de construcción y 
restos diversos en matriz arcillosa color castaño. La mencionada capa se ubica por encima del horizonte 
B de acumulación y es coronada por el tapiz vegetal que constituye una capa de origen húmico de color 
pardo, también de origen artificial (Figura 49). 



Figura 49. Perfil con presencia de relleno de la cuadrícula W-11 en la Zona Arbolada. 


57 










Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


En la cuadricula V/-3 (trinchera 1) se observó en el perfil Norte una anomalía estratigráfica visible 
desde los 50cm de profundidad. La misma consistía en un lente de sedimento gris claro arcilloso, 
ubicado a la base de Capa 1 (arcillo limosa, parda) de 1,85m de largo y 17cm de espesor. A su vez, en 
la pared opuesta se registró la presencia de un lente de similares características asociado con una mancha 
de sedimento pardo, que cortaba verticalmente el perfil, alcanzando las capas profundas del suelo a 
1.70m (Figura 50). 



Figura 50. Arriba: Perfil de la Cuadrícula VI- 
3 Trinchera 1. en el que se observa el lente de 
sedimento fino más claro citado en el texto. 
Abajo Izquierda: Corte en planta y perfil en el 
que se observa la discontinuidad 
estratigráfica. 

Abajo Derecha: Vista en planta de los limites 
de la mencionada discontinuidad. 



IV. 2.4 Zona Cancha Taller 


El abordaje de los rasgos mencionados en el Capítulo III mostró que se trataba de hoyos de 40cm de 
diámetro y una profundidad máxima de 70cm, los que se encontraban rellenos de material de construc¬ 
ción, escombro, ladrillo, etc. En cuanto al perfil estratigráfico, continuó presentando las tres unidades 
ya descriptas que corresponden al perfil tipo natural reconocido en toda el área de exclusión 

Consideramos la génesis de estos rasgos vinculada a la presencia de un antiguo alambrado, dado que 
dentro de alguno de los hoyos se pudo recuperar fragmentos de piques de hormigón (Figura 51). En esta 
zona no se registraron hallazgos de restos humanos. 


58 





Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 



Figura 51. 


59 









Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


IV. 2.5 Zona Cabaña 


Durante el abordaje de esta zona se observaron en superficie un conjunto de desagües localizados 
mayormente en las cuadrículas GG/-15, GG/-16, FF/ -15 y FF/ -14. 

En la primera de ellas se observó una estructura de maderas dispuestas verticalmente formando un 
muro de contención de aproximadamente 1,5m x 1,5m, perpendicular al desagüe. En la misma cuadrícula 
a 2.5m de profundidad se halló también un caño de fibrocemento de 20cm de diámetro, orientado con la 
cabaña y en dirección al Arroyo Miguelete. En resumen, en los cuadrantes que corresponden a los 
fondos de la cabaña se observa la presencia de manchones de sedimento más oscuro que alcanzan los 
2.5m de profundidad. Estos se corresponden con una zona de canales artificiales que continúan funcio¬ 
nando hasta la fecha (Figura 52 y 53). 


Figura 52. Panorᬠ
mica de la zona don¬ 
de se ubicaba la ca¬ 
baña. 



Figura 53. 

Perfil 
estratigráfico 
que presenta a 
la base el corte 
del desagüe. 



60 

















Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


IV. 2.6 Zona Monte Peñarol 


La extensión del grillado a la zona Monte Peñarol se debió a la necesidad de cubrir toda el área que 
contempla “islas de árboles viejos” lo que otorgó una cobertura homogénea a la zona de bosque. Lo 
singular de esta zona de estudio lo constituyeron dos anomalías estratigráficas. 

Una de las anomalías se localizó en el cuadrante S’/-8 a los 2.10m de profundidad, llegando hasta 
2.50m. Tenía el aspecto de una mancha castaña clara, contrastando en forma neta con las paredes de las 
capas naturales del suelo. Su contorno es un paralelogramo de 13.7m de largo por 1.6my linde ancho 
respectivamente. La anomalía abarca el vértice NE de la cuadrícula y se extiende a la cuadrícula R7-8 
(Figura 54). 



Figura 54. Izquierda: Vista en planta de anomalía de 13,7m de largo. Arriba: Detalle del corte 
transversal. 

Se orienta N-S, con leve buzamiento hacia el Norte. Desde el punto de vista estratigráfico contiene 
sedimento arenoso castaño claro, arcilla y grava, predominado una u otra en diferentes sectores de la 
anomalía. El corte transversal mostró una sección en “U”. Otros contenidos señalados, en la capa de 
contacto, fueron: material malacológico y pequeños fragmentos óseos faunísticos. 

La otra anomalía se observó en las cuadrículas 0’-9 y P’-9. En ellas se registró la presencia de una 
interfase de destrucción que afectaba los horizontes profundos del suelo alcanzando la roca madre. Se 
observó la presencia de restos de madera, metal, plásticos, ladrillos y material óseo faunístico. En 
efecto, se trataba de un pozo conteniendo el mencionado relleno que atravesaba el horizonte C, tocando 
la superficie de la roca. Es preciso destacar que los límites de la interfase de destrucción eran netos, 
dando un corte aproximadamente ovalado (Figura 55). 

No fue posible identificar indicios de los elementos con que se realizó el pozo. Sedimentológicamente 
es un depósito anómalo, como lo indica la presencia de material intrusivo en profundidad, así como del 
contenido de limo y materia húmica que formaba, en el fondo de la cavidad, una verdadera capa de fango 
en contacto directo con la roca. 


61 





Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 



Figura 55. Arriba Izquierda: Vista en planta de la anomalía O '-9/ P ’-9. Arriba Derecha corte 
transversal .Abajo: Perfil estratigráfico de la anomalía. 


62 















Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 



i—i Excavaciones A Lugar de 

realizadas ^ enterramiento de F. Miranda 


Anomalías Ubicación de 

estratigráficas fragmento de radio humano 


Referencias 


Figura 56. Imagen satelital con ubicación de las anomalías (tomada de Google Earth 2006). 


63 















Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


V. CONCLUSIONES 


El Batallón N° 13 aparece mencionado en diferentes circunstancias en relación al enterramiento de 
detenidos desaparecidos. La infonnación es numerosa, heterogénea y menciona distintos lugares del 
complejo militar. 

El estudio de foto aérea permitió reconocer importantes actividades que modificaron el paisaje y la 
fisonomía del Batallón para el período de referencia (relleno con escombros, demoliciones, construccio¬ 
nes, forestación, reforestación, etc.). Estas transformaciones además de comprometer la integridad 
física de los lugares de búsqueda (y de los propios restos humanos) constituyen una dificultad para la 
interpretación espacial de los testimonios. 

La información oficial suministrada hace referencia fundamentalmente a actividades de 
desenterramientos de cuerpos en diferentes lugares que fueron indicados. Los trabajos arqueológicos 
allí realizados no pennitieron recuperar pruebas concluyentes de desenterramientos, más allá del frag¬ 
mento de radio humano. 

A partir de infonnación anónima se intensificó la búsqueda en una zona forestada. Los trabajos en 
esta ocasión localizaron y recuperaron un esqueleto humano completo, en posición primaria y con 
huellas de violencia (húmero fracturado peri mortem). La identificación de los restos indicó que perte¬ 
necían a Fernando Miranda, a pesar de que la información militar del lugar de su enterramiento y 
desenterramiento refería al Batallón N° 14. 

La investigación arqueológica prestó particular atención a algunos testimonios anónimos por lo que 
la búsqueda se dirigió a la referencia de los arcos de la cancha de fútbol que allí existe. Detrás del arco que 
da al portón trasero del Batallón (Barrio de Peñarol) se produjo el hallazgo de una zona con importantes 
alteraciones (se identificaron pozos y diferentes episodios de relleno). En esas circunstancias se produ¬ 
jo la identificación de un fragmento óseo de un radio humano. El análisis contextual del hallazgo permite 
manejar la posibilidad de que se trate de restos aislados de un desenterramiento. Lamentablemente no 
pudieron realizarse estudios de ADN para su identificación. 

La zona puesta a disposición de la investigación fue intensamente investigada y las excavaciones 
fueron realizadas fundamentalmente de manera exhaustiva y cubrieron cada uno de los lugares señala¬ 
dos por la información oficial y no oficial. La zona puesta a disposición de la investigación es sólo una 
parte del área cautelada por la justicia. 

La acelerada transformación del paisaje de este predio militar puede haber dificultado el reconoci¬ 
miento de algunas huellas de desenterramiento. Salvo en el caso del fragmento óseo de un radio, no se 
localizaron, ni se identificaron más “pruebas directas” atribuibles a la llamada “operación zanahoria”. 

El estudio de foto aérea señala un acelerado proceso de construcción y de reformas de algunos 
edificios del predio contiguo donde ocurrió la investigación. Esto tiene coincidencia con un número 
importante de testimonios anónimos que reportan enterramientos (primarios y secundarios) en los 
cimientos y bajo los pisos de algunas de esas construcciones (Anexo I). 


64 




Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


ANEXO I 


Síntesis sobre enterramientos clandestinos en construcciones del 
Batallón N° 13, Servicio de Material y Armamento (S.M.A), 
Comunicaciones N° 1, Infantería N° 15 

La información existente acerca de enterramientos en construcciones del Complejo Militar es en su 
mayoría de carácter no oficial. Hace referencia a lugares que no fueron objeto de investigaciones arqueoló¬ 
gicas por no encontrarse dentro del área a disposición de las investigaciones. Dicha información ha sido 
brindada por la Presidencia de la República, por particulares y por distintas organizaciones de Derechos 
Humanos. La infonnación hace referencia a doce lugares y puede sintetizarse de la siguiente manera: 


Polígono 

Testimonio Directo 

Señala que los restos de María Claudia García estarían enterrados sobre un costado del 
polígono de tiro. 

Testimonio Indirecto 

Menciona que los enterramientos en el Batallón N° 13 (específicamente el de Elena Quinteros) 
fueron en la zona del polígono de tiro detrás del 300 Carlos. 

Testimonio Indirecto 

Señala que un teniente operaba una máquina que habría removido tierra y depositado restos 
óseos en el polígono durante la última etapa de la dictadura. 


Polvorín 

Testimonio 

Indica la casilla chica del polvorín ubicado en el predio del Batallón N° 13 (Figura 57). 



Figura 57. Esquema que señala el polvorín como 
lugar de enterramiento. 


65 





Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


Cancha de pelota 

Testimonio Indirecto 

Refiere que quien trabajaba con la retroexcavadora comentó que habían construido una “cancha 
de pelota (pelota de mano)” arriba de los cuerpos de los desaparecidos. 

Cancha de fútbol 

Testimonio Directo 

Menciona que observó que un camión del Ejército, con una pala mecánica, tiró cadáveres y que 
al tiempo en ese lugar construyeron una cancha de fútbol. Ubica la zona sobre la esquina de 
Instrucciones y Casavalle. 

Testimonio Indirecto 

Señala que habría una mujer enterrada en la cancha de Comunicaciones, detrás del arco que da al 
SMA. 

Testimonio Indirecto 

Refiere que los fallecidos eran llevados y enterrados en la cancha de fútbol de Comunicaciones, 
al fondo del Batallón N°13. 

Frontón Doble 
Testimonio 

Indica el frontón doble ubicado en el predio del Batallón N°13. 

Perrera 

Testimonio 

Indica el predio de la perrera ubicada en el predio del Batallón N°13. 

Chiquero 

Testimonio Indirecto 

Menciona que un militar que trabajó en el Batallón N° 13 comenta que hay cuerpos enterrados 
en lo que fue la “chanchería”. 

Testimonio Indirecto 

Señala que un soldado le dijo que los restos están debajo del hormigón que se construyó en los 
“chiqueros”. 

Testimonio Indirecto 

Indica que en el chiquero estría enterrada “la veterana”. 

Explanada de tanques 


66 


Testimonio Directo 

Refiere que debajo de la explanada de hormigón donde estaban los tanques hay restos humanos 
(enterramientos secundarios). 




Batallón de Infantería N° 13 - Capítulo 2 


Testimonio Indirecto 

Señala que los restos humanos fueron removidos y probablemente se construyó una edificación 
encima (“estacionamiento de tanques”). 


Galpón 

Testimonio Directo 

Transmite que en los galpones en que se estacionaban autos y camionetas se rompió el piso y 
se cavaron fosas, donde se enterraron los cuerpos. Luego, se hizo un contrapiso. 

Testimonio Indirecto 

Refiere a que los restos fueron exhumados durante la construcción de la cancha de fútbol (1983) 
y vueltos a enterrar debajo de la esquina de un galpón del Batallón N° 13. 

Testimonio Indirecto 

Indica que detrás del 300 Carlos habrían enterramientos humanos. 


Planta de fosfatado de armas 
Testimonio Indirecto 

Menciona que los restos de los desaparecidos estarían enterrados en la construcción de la 
“Planta de Pulido de Armas”. 

Testimonio Indirecto 

Señala que varios cuerpos de un citado “ómnibus” y otros más estarían debajo de la “planta de 
pulido y pavonado de armas” en el SMA. 


Cocina/Comedor 

Testimonio Indirecto 

Señala que entre 1976 y 1980 se hicieron refonnas en el Batallón N° 13, entre ellas la cocina, y 
que debajo de estas construcciones hay cuerpos enterrados. 


Apartamentos 

Testimonio Indirecto 

Menciona que el chofer de un coronel le comentó que los desaparecidos estarían enterrados 
debajo de unos “apartamentos” en el Batallón N° 13. 


En base a estos testimonios se pidió al Ejército la información respectiva a los lugares mencionados. 
Esta información refiere a su localización (Figura 1) y fecha de construcción/modificación. 

En este sentido, se informó que: en el Servicio de Material y Armamento, el taller de rectificado de 
motores fue construido entre 1978 y 1981; el depósito pirotécnico entre 1980 y 1981; y el depósito de 
materiales en 1973. Luego, dentro del predio del Batallón 13, el polvorín se tenninó de construir a fines 
de 1981, el polígono de tiro se comenzó a construir en 1978 y se terminó en 1981; el hangar de tanques 
se construye entre 1966 y 1969; y el chiquero funcionó desde 1966. Esta última construcción dejó de 
funcionar como tal hacia 2004, pasando a fúncionar como perrera. 

Por otro lado, se debe advertir que no se brindó información al respecto de modificaciones realiza¬ 
das hacia dentro de estas u otras construcciones. Tampoco fue posible realizar una observación directa 
a esos lugares. 


67 




Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 



Taller de rectificado motores (SMA) 
Depósito pirotécnico (SMA) 

Planta de fosfatado de armas (SMA) 
Taller de reparación armamento (SMA) 
Galpón (ex-300 Carlos) (SMA) 

Depósito de materiales 

Polvorín 

Polígono 

Hangar de tanques 
Estacionamiento de camiones 
Chiquero 


DigihTlGIob? 


¿tintero 34, 


Secuencia | ||||||| 




10 


Figura 58. Imagen satelital señalando las construcciones mencionadas en los testimonios sobre 
enterramientos clandestinos. (tomada de Google Earth 2006) 


68 














Capítulo 3 

BATALLÓN DE INFANTERÍA 
PARACAIDISTAS N° 14 



69 









70 



Batallón de Infantería Paracaidistas N° 14 - Capítulo 3 


INTRODUCCIÓN 


Este trabajo es una síntesis final de la información más relevante de las diferentes etapas de la 
investigación arqueológica, ocurrida entre agosto de 2005 y octubre de 2006 en el predio del Batallón de 
Infantería Paracaidistas N° 14, en la localidad de Toledo, Departamento de Canelones (Figura 59). 

El comienzo de los trabajos arqueológicos se plantea a partir de la existencia de información de 
diferente naturaleza, que indica que en este Batallón ocurrieron enterramientos y desenterramientos 
clandestinos de detenidos desaparecidos. Una primera mención del tema aparece en el Anexo 3.3 del 
informe final de la Comisión para la Paz 23 pero, la información definitiva que llevó al inicio de las 
excavaciones en este predio correspondió a la producida por la Comisión Investigadora del Ejército 
ordenada por el Presidente de la República, Dr. Tabaré Vázquez, y entregada a la Presidencia el 8 de 
Agosto de 2005 24 . 



REFERENCIAS 


Limite Batallón 14 
Arroyo Toledo 
Via Ferrocarril 
Ruta 85 

Zona de Búsqueda 


Figura 59. Foto aérea (198 7) donde se delimita el predio del Batallón de Infantería N° 14. señalan¬ 
do las áreas de intervención arqueológica. 


A diferencia del área de búsqueda del Batallón N° 13 que fue puesta en cautela por el Poder Judicial, 
en el Batallón N° 14 el escenario de trabajo estuvo delimitado por el Ejército. 


23 - "Informe Final de la Comisión para la Paz". Anexo 3.3. 10 de abril de 2003, Montevideo. 

24 - "Informe de la Comisión Investigadora sobre el destino final de 33 ciudadanos detenidos en el 
período comprendido entre el 27 de junio de 1973 y el I o de Marzo de 1985”. 8 de agosto de 2005, 
Montevideo. 


71 














Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 

I. INFORMACIÓN DE BASE 


La información con que se cuenta en el Batallón N° 14 proviene del ámbito oficial y del no oficial. 

Desde el ámbito oficial contamos con el Informe Final de la Comisión para la Paz y con el informe 
producto de la Comisión Investigadora del Ejército. Con el inicio de los trabajos arqueológicos en el 
predio militar comenzó a llegar al GIAF información de carácter no oficial sobre posibles lugares de 
enterramiento y desenterramiento. Esta información llegó de forma anónima, a través de organizaciones 
de Derechos Humanos, de periodistas y del Parlamento. 


1.1 Antecedentes e Historia del predio 


El Batallón de Infantería Paracaidistas N° 14, se encuentra en la localidad de Toledo, departamento 
de Canelones, abarcando un total de 408 hectáreas. Presenta como límite al Oeste el Arroyo Toledo y 
al Norte la vía ferroviaria que une Montevideo-Pando. 

Este predio perteneció a Federico Vidiella desde fines del siglo XIX, época en la cual se forestó con 
robles, casuarinas y eucaliptus además de plantaciones de olivos, frutales y viñedos. 

En 1972 el Ejercito Nacional adquiere el predio mediante la compra a los descendientes de Federico 
Vidiella. Desde ese entonces las características del lugar se han visto modificadas a través de la demoli¬ 
ción de edificaciones existentes, la construcción de infraestructuras para entrenamientos militares y el 
crecimiento constante de vegetación asociada a los montes. 

En cuanto al uso actual del predio, éste esta dividido por la Ruta 85 en dos sectores. Hacia el Oeste 
se encuentran las instalaciones del Batallón y hacia el Este los campos de entrenamientos militares en 
donde tuvo lugar la investigación arqueológica (Figura 59). 


1.2 Testimonios 

1.2.1 Información Oficial 


La información oficial combina “fuentes primarias” (testimonios directos de protagonistas) de los 
años 70 referida a enterramientos humanos y “fuentes primarias” referidas a la “exhumación e incine¬ 
ración de los restos (operación zanahoria)” ocurridos durante 1984 25 . 

Esta información constituye un insumo básico a partir del cual comienza la actividad arqueológica. 
Dicho insumo constituye la “versión oficial” que nuestro equipo estaba encargado de verificar, a través 
de la obtención de “pruebas” y/o “contextos probatorios” (ver infonnes anteriores). 

La confiabilidad de la información fue caracterizada como altamente positiva por autoridades del 
Ejército y del Gobierno. Esta información se presentaba como novedosa frente a la ya existente. En 
alguna medida, la nueva información confinna o corrige informaciones provenientes de investigaciones 
previas como la de la Comisión para la Paz. 

1. La primera mención oficial sobre el Batallón N° 14 corresponde al Anexo 3.3 del Informe Final 
de la Comisión para la Paz, en donde se detallan las circunstancias específicas de detención, así 
como los lugares de inhumación y exhumación 26 . 


25 - "Informe de la Comisión Investigadora sobre el destino final de 33 ciudadanos detenidos en el 

período comprendido entre el 27 de junio de 1973 y el I o de Marzo de 1985”. 8 de agosto de 2005, 
Montevideo. 

26 - Este Anexo es de carácter privado de los familiares habiendo sido dado a conocimiento público 
fragmentos de él a través de un cuadro comparativo que fue publicado por Madres y Familiares de 
Uruguayos Detenidos Desaparecidos en un comunicado de prensa del 7 de setiembre de 2005 y en el libro 
“A todos ellos ” publicado en 2004. 


72 




Batallón de Infantería Paracaidistas N° 14 - Capítulo 3 


2. La primera información oficial proporcionada sobre los lugares de enterramientos clandestinos 
en el Batallón N° 14, corresponde a la investigación intema del Ejército. Esta información fue 
suministrada en fonna oral, a excepción de un mapa presentado el 3 de agosto de 2005 a 
autoridades de la Justicia, del Gobierno y a los investigadores. La información oral describe un 
escenario caracterizado por rasgos naturales del paisaje: “cañada”, “cipreses”, así como rasgos 
antrópicos: “vía férrea”, “caminos”, indicándonos que uno de los lugares se encontraba: “cru¬ 
zando la cañada, subiendo la lomada, enseguida a la derecha”. 

En el mapa se señala la ubicación precisa de tres lugares de enterramientos clandestinos. Uno de 
ellos se relaciona con el enterramiento de María Claudia García de Gelman (punto “G”) y los 
dos restantes posiblemente vinculados a enterramientos individuales y colectivos. El mapa 
también indica otros lugares de interés que habrían sido caracterizados por “rasgos” en el 
terreno, pero que no habrían sido indicados por los infonnantes militares (Figura 60). En la 
medida en que los trabajos arqueológicos iban abordando la totalidad de las zonas señaladas en 
el mapa, se realizaron sucesivas correcciones de las zonas delimitadas, resultando en la amplia¬ 
ción de las mismas. 



3. El Ejército plantea la conveniencia de trasladar la búsqueda a una nueva zona, caracterizada 
como “zona espejo” con respecto a la inicial. En esta instancia se incorporaron a los testimonios 
y al mapa anterionnente proporcionados por el Ejército, dos nuevos datos espaciales prove- 


73 




Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


nientes de testimonio/s sobre el año 1984. El primero hace referencia a una “picada” que fue 
abierta con máquina excavadora para posibilitar el ingreso al área, para la búsqueda y exhuma¬ 
ción de cuerpos. El segundo menciona que durante las tareas de remoción realizadas con esta 
pala mecánica, el operario visualizaba una casa al otro lado de la vía (usada como referencia), 
(mayo de 2006) 


1.2.2 Información no oficial 


La expectativa que las investigaciones despertaron en gran parte de la población, contribuyó para 
que diversas personas de manera pública o anónima hicieran llegar “datos” que entendieron podían ser 
de utilidad. Este tipo de información es heterogénea y de diferente confiabilidad, pero puede a veces 
ayudar a complementar, confirmar o desmentir la información disponible. Corresponde intentar consi¬ 
derar sus limitaciones y sus virtudes, no descartando la utilidad de información indirecta proveniente de 
protagonistas incidentales durante las actividades represivas. 

La información no oficial recabada es la siguiente: 

4. Anónimo (gráfico): La Asociación de Madres y Familiares de Detenidos y Desaparecidos 
facilitó un mapa (Figura 61) y testimonio anónimo acerca de un lugar ubicado dentro del predio 
del Batallón N° 14, donde vecinos observaron tareas de movimiento de tierra con retroexcavadora 
hacia mediados de la década de 1980. (diciembre de 2005) 



Figura 61. Mapa suministrado por Familiares, donde se señala el lugar con asteriscos. 


5. Anónimo (testimonio directo): Información proporcionada por un militar que hace referencia a 
un área de búsqueda de enterramientos clandestinos en 1984 relacionada a un “bosque de 
álamos” (Figura 62). Los indicadores (naturales y antrópicos) incluidos en el mapa coincidían 


74 





Batallón de Infantería Paracaidistas N° 14 - Capítulo 3 


con el área señalada por el Ejército. En octubre de 2006 el mismo informante que señaló el 
“bosque de álamos”, facilitó una imagen en donde confirmaba la zona anterior e indicaba una 
nueva zona, próxima a un polígono de tiro (Zona Polígono) (Figura 63). 

(diciembre de 2005) 



ry r -.ir^ 


V'/ w;] 

* - v • ‘ * *«4. + 

:r .-dita 


SO ¡I 400 rfí 5 Página I de 1 

_ A E 

'"T V ' ■ i\ + ■ 

Y,./ 


* 

• Y\: -y ''.¿t 

• Toledo • ' ’ i4 -1'* 

irf: J&M 


’c-í.U 


Figura 63. Foto aérea suministrada al GIAF por la misma fuente anónima. 


75 




















Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 

6. Se realizaron denuncias a la Seccional N° 17 de Toledo, acerca de una fosa que contenía restos 
óseos presumiblemente humanos “con orificios de bala”, en un predio lindero al Batallón N° 14. 
Al día siguiente, parte del equipo del GIAF concurrió al lugar para establecer un diagnóstico de 
dichos hallazgos. 

(7 de mayo de 2006) 

7. Periodista informa sobre un testimonio que indica como lugar de enterramiento a una zona 
“cercana al homo de ladrillo que esta junto a la bodega”. Esta información verbal fue recogida de 
protagonistas directos de la época. 

(julio de 2006) 

8. Testimonio proporcionado por parlamentarios a Presidencia: se entrega nueva infonnación 
escrita y gráfica sobre el lugar de enterramientos clandestinos en el predio del Batallón N° 14. 
Esta información, proveniente de un ex militar, menciona como lugar de enterramiento “el 
sótano de una casa” ubicada frente al Arroyo Meireles y otro lugar en la otra orilla del arroyo, 
frente a la construcción (Figura 64). (agosto de 2006) 



76 





Batallón de Infantería Paracaidistas N° 14 - Capítulo 3 


1.2.3 Otras informaciones 

Diferentes personas acercaron información de carácter oral, que en muchos de los casos coincidía 
con las zonas de búsqueda y en otros casos hacían referencias a sitios nuevos. 

Estas informaciones generalmente se caracterizan por ser vagas, ambiguas y poco relevantes. 

* Anónimo (testimonio indirecto): “En la curva del Meireles se habrían enterrado a 15 personas. 
Estas se habrían desenterrado, quedando dos o tres cuerpos entre ellos el de una mujer”. 

* Anónimo (testimonio indirecto): “Se hizo piso o pavimento que cubre enterramientos”. 

* Periodista (testimonio indirecto): “Aljibe asociado a casino de sub oficiales” 

* Anónimo: “Más Abajo de donde están”, hace referencia a enterramientos ubicados hacia el 
Noreste. 

* Anónimo: "Bajo el piso de galpón con techo abovedado”. 


77 




Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 

II. ESTUDIO DE FOTOS AÉREAS 


Para este estudio se utilizaron las siguientes fotografías áreas: 

1- Fuente: Servicio Geográfico Militar; Fecha: Enero de 1966; Escala: 1: 20.000; Números Rollo y 
Negativo: 12-069/070 

2- Fuente: Fuerza Aérea Uruguaya; Fecha: 13 de Febrero de 1982; Escala: 1: 20.000; Números 
Rollo y Negativo: 50-0872/0873 

3- Fuente: Fuerza Aérea Uruguaya; Fecha: Diciembre de 1985; Escala: 1: 10.000; Número Rollo y 
Negativo: 850-9711 

4- Fuente: Servicio Geográfico Militar; Fecha: Marzo de 1987; Escala: 1: 40.000; Números Rollo y 
Negativo: 01-2330/2331/2332 


En el afio 1966, el predio analizado no era propiedad del ejército, localizándose allí cultivos e 
infraestructura pertenecientes a la Familia Vidiella. En la siguiente imagen analizada (1982) en la zona se 
emplaza el Batallón de paracaidistas N° 14 27 , y en esa fecha, ya hace varios años que se habrían 
realizado los presuntos enterramientos clandestinos de detenidos desaparecidos; es la única imagen que 
disponemos en tiempos de dictadura. En las imágenes tomadas en 1985 y 1987 se observan importan¬ 
tes modificaciones y/o remociones de tierra (Figuras 65 y 66). 


II. 1 Metodología del estudio de fotos aéreas 


Se realizó análisis esteroscópico (observación 3D) comparativo de las fotos correspondientes a 
1966, 1982 y 1987. Para la foto de 1985 solo se pudo desarrollar un análisis en dos dimensiones debido 
a que no se dispuso del par estereoscópico. 

Los atributos analizados fueron: A) las modificaciones en las vías de tránsito (caminería); B) la 
evolución de la vegetación; C) las remociones de sedimentos y estructuras en tierra observables realiza¬ 
das; D) modificaciones relacionadas a estructuras edilicias; y E) cambios en la red de drenaje por 
factores antrópicos. 

Caminería 

Por características texturales apreciables en las fotos, se pudo distinguir la caminería principal y la 
secundaria (esta última abarca caminos de menor orden y trillos de circulación interna dentro del 
predio). Referente a la caminería principal no se han registrado cambios sustanciales a lo largo de los 
arios. En este sentido, la única modificación está en el camino de acceso a una construcción en 1966, que 
luego de ser derrumbada, ya en épocas de control militar del predio, se transforma en un camino 
secundario que lleva a la picada de la cariada, próxima al área abordada en las primeras etapas de 
investigación. En cuanto a la caminería secundaria, en 1966 esta era muy escasa en el área de interés y 
a partir del uso del espacio como zona de entrenamiento militar se observa un incremento paulatino, 
seguramente asociada al cambio de función del lugar y vinculada al desplazamiento interno por activi¬ 
dades militares (tránsito de vehículos, maniobras, obras, etc.). 

Modificaciones en Estructuras Edilicias 

Pocas son las construcciones en el área de interés a lo largo del período analizado, sin embargo se 
pudieron apreciar algunas modificaciones que en todos los casos pasan por la presencia o ausencia de 
las mismas en las diferentes fotos analizadas. 


27 - La propiedad es adquirida por el Ministerio de Defensa el 15 de noviembre de 1972 (Escrituración de 
Compra-Venta) 


78 




Batallón de Infantería Paracaidistas N° 14 - Capítulo 3 



FAU 1:15000 
Febrero1982 


SGM 1:15 000 


Enero1966 


Area de Interés 

^ Construcciones 


Estructuras en Tierra Asociadas 

imm Vía Férrea 

al Polígono (Terraplenes) 

- Caminería Principal 

|_| Canteras 

Caminería Secundaria 

Monte Ausente en 1966 


Figura 65. Estudio comparativo de fotografías aéreas de los años 1966y 1982. 


79 




























Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 



Area de Interés 

^ Construcciones 


Estructuras en Tierra Asociadas 

¡mu¡ Vía Férrea 

al Polígono (Terraplenes) 

- Camínería Principal 

|_| Canteras 

Caminería Secundaria 

Monte Ausente en 1966 


Figura 66. Estudio comparativo de fotografías aéreas de los años 1985 y 1987. 


80 




















Batallón de Infantería Paracaidistas N° 14 - Capítulo 3 


En la foto de 1966 se aprecian dos construcciones: una en el camino de acceso a la picada de la 
cañada ya mencionado, al Sur del arroyo Meireles y otra localizada entre la vía férrea y el arroyo cuyo 
camino de entrada viene del Este, bordeado de árboles. Esta construcción se encuentra rodeada por un 
monte en fonna de U. 

En el año 1982 la única estructura de este tipo se localiza al final del camino de entrada al Batallón, 
en el extremo Noroeste de una cantera, que también es utilizada para prácticas de tiro y de explosivos. 
Según fuentes militares, se trataba de un vagón de tren vinculado a actividades de entrenamiento. Esta 
estructura es retirada entre diciembre de 1985 y marzo de 1987. 

A partir de 1985 se observa al Sur del camino de entrada (cuadrante Suroeste de la foto) dos 
estructuras con accesos, construidas entre 1966 y la mencionada fecha. Dichas estructuras, que todavía 
hoy permanecen en uso, son simulaciones de viviendas utilizadas para ejercicios militares. 


Evolución de la Vegetación 

Con excepción de la zona (A, B y C) abordada desde los primeros momentos de investigación 
arqueológica, no se observaron cambios sustanciales en la vegetación. En la mencionada zona se observa 
ausencia de monte en 1966, pero en 1982 ya está presente y se observa el crecimiento de los árboles 
hasta 1987. 

En el resto del área de interés, a partir del establecimiento del Batallón, se aprecia en general un 
crecimiento notorio de las gramíneas y la aparición de vegetación arbustiva que le dan al área un aspecto 
más agreste. Estos cambios, que son cada vez más notorios con el avance del tiempo, se relacionan 
seguramente al cambio de función del área, donde, al abandonarse las actividades agrícolas, se descuida 
el mantenimiento de las parcelas. 

Otros cambios menores se relacionan a una densificación paulatina del monte, principalmente entre 
1985 y 1987. Esto seguramente se debe a factores asociados al cambio en el manejo del área, donde casi 
con seguridad, a partir del establecimiento del Batallón se dejó de explotar dicho monte. 


Remociones y Construcciones en Tierra 

A partir de 1982 se observan en el área cuatro grandes remociones de sedimentos, vinculadas a 
canteras explotadas, creciendo tres de ellas hasta 1987. Vinculado a las remociones localizadas al Norte 
se aprecia a partir de 1982 la construcción de dos grandes terraplenes de tierra, cuya función se asocia 
al polígono donde se realizan prácticas de tiro. Esta zona es también utilizada para prácticas de 
artillería. 

También se aprecian al menos dos eventos que incrementan la altura y dimensiones de los terraple¬ 
nes como puede observarse en las imágenes de 1985 y 1987. 


Modificaciones en la Red de Drenaje 

La única modificación de este tipo, vinculada a factores antrópicos, es un leve cambio en la posición 
del cauce del Meireles en la porción asociada a la cantera y polígono de tiro de mayor tamaño y a los 
terraplenes antes mencionados. El origen de esta modificación puede explicarse como consecuencia de 
las obras. Sobre los terraplenes citados y las áreas próximas fue realizada una forestación de Eucaliptus 
que actualmente tienen aproximadamente 20 años. 


81 




Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


III. DESARROLLO DE LOS TRABAJOS 


En todas las áreas señaladas por la información (Figura 67) y previamente al inicio de las excavaciones 
arqueológicas, se realizaron las siguientes actividades: 

1) desmalezado y limpieza de la vegetación existente, 

2) relevamiento fotográfico, 

3) relevamiento planimétrico y topográfico. 

La utilidad inicial de la información anteriormente especificada, es la de permitir delimitar un 
espacio geográfico concreto, es decir una “zona de interés” y sobre ella evaluar críticamente las técnicas 
a ser aplicadas. En esa evaluación pesan las dimensiones absolutas del área, pero sobretodo el tipo de 
manifestación arqueológica que pretende ser localizada (cuerpos humanos aislados, áreas con varios 
enterramientos, áreas donde se realizaron desenterramientos). En nuestro caso, los elementos significa¬ 
tivos de la investigación son: restos óseos humanos (completos o parciales), anomalías estratigráficas 
(movimientos de tierra) u otros rasgos relevantes (restos de cal, etc.). 

Siguiendo la información N° 2 se abordaron las zonas A, B y C. 



Figura 6 7. Ampliación de foto aérea (1966) indicando los lugares señalados por el Ejército, donde 
se realizaron excavaciones arqueológicas. 


Zona B - Punto “G” 

Esta es la zona sobre una cañada afluente del Meireles, que fuera señalada como lugar de enterra¬ 
miento de María Claudia García. En el punto “G” marcado en el mapa (Figura 60) se iniciaron las 
excavaciones en agosto de 2005, en conjunto con el Equipo Argentino de Antropología Forense. Los 
cinco metros en torno a un tronco de árbol señalado por el Ejército (78.5m2), fueron incluidos en una 
excavación de 10 x 10 metros (Excavación I) (Figura 68). 


82 
















Batallón de Infantería Paracaidistas N° 14 - Capítulo 3 



Figura 68. Imagen general de los inicios de la Excavación I. Con flecha se señala el punto “G 


Luego de finalizada la Excavación I y sin producirse hallazgos, a instancias del Ejercito se continuó 
ampliando el área original (inclusive excavando del otro lado de la cañada) cubriendo finalmente un total 
de 5.300m 2 en torno al punto “G”. Durante el curso de los trabajos el área fue rectificada en varias 
oportunidades, con las indicaciones de algunos informantes militares (Figura 71). 

Zona A 

La Zona A señalada en el mapa del Ejército como lugar de enterramiento, fue calificada por éste 
como “un área importante” (Figura 60). 

Inicialmente en esta zona se señaló la existencia de un enterramiento colectivo, luego, se indicó la 
presencia de dos enterramientos individuales. 

Durante el año 2005 comenzó a abordarse el área a través de sondeos manuales y luego mediante 
una serie de trincheras con retroexcavadora. En esta instancia todos los cuadrantes fueron excavados en 
forma exhaustiva. 


A partir del mes de Febrero de 2006 se procedió al abordaje con retroexcavadora mediante un 
muestreo de una trinchera de 5 metros de largo por cuadrante (Figura 69). 



Figura 69. Vista panorámica de las excavaciones en la Zona A. 

Dicha metodología tuvo como cometido investigar de manera exhaustiva y rápida la totalidad del 
área, en vista a la culminación de los trabajos arqueológicos en el Batallón N° 14. 


83 




















Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


La zona A comprende una superficie de 3.400m 2 que fue desmalezada en su totalidad y de los 
cuales se excavaron un total de 1.705m 2 , sin realizarse ningún tipo de hallazgo significativo para esta 
investigación (Figura 71). 

Zona C 

Esta zona indicada en el mapa entregado por el Ejército, fue señalada verbalmente como lugar de 
enterramiento de dos individuos, aunque posteriormente se hizo referencia a la presencia de un enterra¬ 
miento colectivo. Situada a unos 30m. de distancia del punto “G” en dirección Oeste, mantiene 
estrecha vinculación espacial con la ubicación del lugar señalado como de enterramiento de María 
Claudia García. Durante el año 2006 se excavaron un total de 2.000m 2 (Figuras 70 y 71). 



Figura 70. Actividades de excavación y registro en la Zona C. 


84 





Batallón de Infantería Paracaidistas N° 14 - Capítulo 3 



Figura 71. Plano general de las zonas A, B. y C excavadas etitre agosto de 2005 y abril de 2006. 


Zona de álamos 

La zona de álamos señalada en la información N° 5 quedaba incluida en la zona B señalada por el 
Ejercito (información N° 2) por lo cual fue excavada completamente (Figura 72). 

Zona Cantera 

Siguiendo la información N° 4 se decidió realizar un testeo del terreno mediante trincheras con 
retroexcavadora. Si bien con este abordaje se identificó la alteración de los estratos naturales en algunos 
lugares, no se hallaron evidencias materiales que permitiera relacionarla con enterramientos de deteni¬ 
dos desaparecidos. Se excavó un total de 105m 2 a 1,50m de profundidad (Figura 73). 

Zona Externa 

El domingo 7 de Mayo de 2006 se realizaron denuncias a la Seccional N° 17 de Toledo, acerca de una 
fosa que contenía restos óseos presumiblemente humanos, en un predio lindero al Batallón N° 14. Al día 
siguiente, el GIAF concurrió al lugar para establecer un diagnóstico de dichos hallazgos. 


85 





















































































































































Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 



Figura 72. Vista parcial del área donde se concentran los álamos. 



Figura 73. Vista de las excavaciones en el lugar señalado. 


86 












Batallón de Infantería Paracaidistas N° 14 - Capítulo 3 


Al llegar se constató la presencia de un pozo de forma rectangular y, en primera instancia, se 
analizaron los supuestos restos óseos, llegando a la conclusión que se trataban de concreciones calcáreas 
de formación natural. Luego se observaron los perfiles del pozo, verificando que las concreciones se 
presentaban desde la superficie hasta los 0.55m. de profundidad (Figura 74). A los efectos de conocer 
la estratigrafía natural del lugar y compararla con la identificada en el pozo se plantearon sondeos a 
pocos metros del mismo, corroborándose que las concreciones calcáreas en cuestión integran el desarro¬ 
llo natural del suelo. 

La comparación de la estratigrafía del pozo denunciado con la observada en los sondeos excavados, 
concluyó que no presenta ninguna alteración antrópica, por lo que no existen evidencias que vinculen a 
éste con una “fosa” relacionada a enterramientos de detenidos desaparecidos. 



Figura 74. Perfil relevado en el lugar denunciado el día 7 de Mayo de 2006. 

Zona Picada 

Siguiendo la información N° 3, la investigación arqueológica se concentró en una nueva área, que el 
Ejército señaló y caracterizó como una “zona espejo” donde se sugirió la conveniencia de excavar. Esta 
zona fue abordada entre los meses de junio y julio del año 2006. 

Los datos de la información N° 2 de la década del 70’: “cruzando la cañada, subiendo la lomada, 
enseguida a la derecha”, que fuera aportada para describir la localización del enterramiento de María 
Claudia García también era aplicable al área nueva, pero para esta instancia se incorporaron dos nuevos 


87 







Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


datos provenientes de testimonios del año 1984. El primero hace referencia a una picada que habría sido 
abierta con máquina excavadora (usada para buscar enterramientos) para posibilitar el ingreso al área 
(Figura 75). En el otro dato se menciona que durante las tareas de remoción realizadas con pala 
mecánica, el maquinista visualizaba una casa. Estas dos referencias fueron identificadas y señaladas en 
el terreno por personal del Ejército. 

La totalidad de rasgos identificados sobre el terreno y el área asimilable al dato del lugar, fueron 
excavados con pala manual mediante el planteo de trincheras de lOm x lmy separadas entre sí por 
testigos de 0,50m (Figura 76). 

En un área desmalezada de 4.800m 2 se abordó manualmente un total de 200m 2 entre rasgos y 
trincheras (Figura 77). 


Figura 75. Vista de la pica¬ 
da junto al arroyo Meireles. 



Figura 76. 

Excavación ma¬ 
nual de las trin¬ 
cheras en el 
área abordada 
entre junio y ju¬ 
lio de 2006. 



88 
















Batallón de Infantería Paracaidistas N° 14 - Capítulo 3 



GRUPO DE INVESTIGACION DE ARQUEOLOGIA FORENSE 
SITIO BATALLON 14 


REFERENCIAS 

Terraza de inundación. 

Arroyo Meireles. 

Afloramiento de granito rosado 

Acumulación. 

Oepresión . 

Arbol en pie................................ 

Arbol cortado. 

Excavación arqueológica. 


Figura 77. Plano de la Zona Picada, desmalezada y excavada durante los meses de junio y julio de 
2006. 

Zona Polígono entrada 

En base a la información N° 5 se localizó aproximadamente el lugar señalado en el terreno. En el sitio 
se identificaron depresiones (rasgos negativos) que fueron abordadas a través de trincheras con pala 
mecánica. 

En esta zona se desmalezaron 300m 2 y se excavaron 70m 2 a 1.50m de profundidad (Figura 78). 




Figura 78. Proceso de desmalezado y excavación del área identificada. 


89 





































Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


Zona Construcción (1966) 

En base a la información N° 8 decidimos abordar los cimientos de piedra y ladrillo de la única 
construcción existente en el área señalada, así como la zona frente a esta construcción cruzando el 
Meireles hacia el Norte. 

Estos cimientos se corresponden con una estructura edilicia (llamada “bodega” o “casa” en los 
testimonios) existente en el predio antes que fuera propiedad del Ejército, quien decidió demolerla en el 
año 1973. Sobre la estructura y en sus inmediaciones se identificaron varios rasgos negativos (pozos), 
positivos y acumulaciones de ladrillos. 

Se comenzó por delimitar la construcción y su estructura interna a los efectos de ubicar el “sóta¬ 
no”, indicado como lugar de enterramiento. El nivel superficial de sedimento fue removido manualmente 
(Figuras 79). Se pudo determinar que las dimensiones de la construcción eran de 10.6m de ancho por 
38m de largo, con orientación NE-SW y que los cimientos fueron realizados en piedra canteada y 
semicanteada de granito gris asentados en argamasa de cal y arena gruesa con presencia de ladrillos 
intercalados (Figura 80). 


Figura 79. Tareas de excavación 
manual utilizando instrumental 
fino, luego de la limpieza del ni¬ 
vel superficial del terreno. 



Figura 80. Detalle 
del sistema 
constructivo 
identificado. La 
flecha roja indica el 
Norte. 



90 




















Batallón de Infantería Paracaidistas N° 14 - Capítulo 3 


Los rasgos negativos y las acumulaciones de ladrillos del interior de la construcción fueron excavados 
vaciándolos manualmente y a través de sondeos y excavaciones también manuales. A partir de una de 
las excavaciones, se produjo el hallazgo del derrumbe original de la construcción bajo un paquete 
sedimentario de 0.90m de espesor (Figura 81). Este indicio nos permitió reconocer que ese paquete 
sedimentario fue producto de un aporte antrópico posterior a la demolición de la estructura edilicia. 
Debido a que la presencia del paquete sedimentario se encontraba sobre las % partes de la construcción, 
se decidió retirarlo utilizando pala mecánica (Figura 82). Luego del desmalezado al Sur de la construc¬ 
ción quedó al descubierto una zona que presentaba indicios de extracción de sedimentos. 



Figura 81. Excavación donde fue localizado una parte del derrumbe de la construcción. 



Figura 82. Excavaciones mediante pala mecánica del paquete sedimentario reconocido. 


91 











Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


Una vez terminada la excavación pudimos establecer la siguiente secuencia de eventos ocurridos 
(proceso de formación del sitio arqueológico): 

- Siglo XIX/ siglo XX: construcción de estructura edilicia. 

- 1966 - A través de la foto aérea se observa que dicha estructura edilicia estaba completa. 

- 1973 - Ya en propiedad del Ejercito, la estructura es destruida y recuperados sus materiales. 

- 1973 a 2005 - se coloco un nivel de sedimento sobre los restos de la construcción. 

- Posteriormente a este evento, se realizaron pozos que interrumpieron la estratigrafía existente. 

A partir del hallazgo de otra acumulación de ladrillos al Sur de la construcción y considerando la 
información N° 7 que menciona como dato principal un horno de ladrillo, se continúo ampliando el 
desmalezado en la misma dirección. Esto permitió identificar dos nuevas acumulaciones de ladrillos. 
Los ladrillos de estas tres acumulaciones presentan características diferentes a las de la construcción. La 
zona fue abordada sistemáticamente con trincheras realizadas mediante pala mecánica (Figura 83). 



Zona Frente a Construcción 

Siguiendo la información N° 8 se acoto un área de 2.800m 2 como la zona “frente a construcción” y 
se excavó sistemáticamente a través de trincheras con pala mecánica un área de 300m 2 (Figuras 84 y 85) 

Dada la imprecisión en la señalización de esta zona, también es posible la interpretación de que los 
enterramientos se localizarían del otro lado del arroyo, frente al polígono y al final del camino de entrada 
de Eucaliptus (Figura 64). 


92 




























































































Batallón de Infantería Paracaidistas N° 14 - Capítulo 3 



Figura 84. Plano de la Zona Frente a Construcción, donde se señalan las excavaciones realizadas. 


GRUPO DE INVESTIGACION DE ARQUEOLOGIA FORENSE 
SITIO BATALLON 14 



Acumulaciones Excavaciones arqueológicas 

I Depresiones ® Arboles 


Figura 85. Plano de la Zona Frente a Construcción, donde se señalan las excavaciones realizadas. 


93 













































Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 

IV. HALLAZGOS Y RESULTADOS 


IV. 1 Restos Óseos Humanos 


En las zonas excavadas dentro del predio del Batallón de Infantería Paracaidistas N° 14, no se halló 
ningún resto óseo humano. 


IV.2 Anomalías Estratigráficas 


Las anomalías estratigráficas consisten en movimientos y extracción de sedimentos, que producen 
una alteración (imposible de disimular) en la “continuidad” original de las capas del suelo. 

Durante las investigaciones en el Batallón N° 14, se identificaron cinco lugares que presentaron 
anomalías estratigráficas. 

La primera corresponde a la zona B (información N° 2) sobre la cañada, a 15m del punto “G” y en 
dirección Sur. Se trata de una alteración vertical que involucra los 0.20m superiores del Horizonte C y 
que abarca un área aproximada de 90m 2 (Figura 86). 


94 




Batallón de Infantería Paracaidistas N° 14 - Capítulo 3 




Figura 86. Anomalía estratigráfica en Zona B, Trinchera 447. 


95 




















Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


La segunda corresponde a la zona Cantera que fuera señalada por la Asociación de Madres y 
Familiares de Detenidos y Desaparecidos (información N° 4). Se constató la alteración de los estratos 
naturales en algunos lugares que confirman que, efectivamente, allí se realizaron tareas de remoción de 
tierra (Figura 87). 



Figura 8 7. Perfil estratigráfico identificado en el lugar señalado por la información no oficial y su 
dibujo correspondiente. 


96 






Batallón de Infantería Paracaidistas N° 14 - Capítulo 3 


La tercera alteración fue identificada durante la excavación de las últimas trincheras en la Zona 
Frente a Construcción (información N° 8). Estas actividades debieron ser suspendidas como conse¬ 
cuencia de las condiciones climáticas adversas y que imposibilitaron el ingreso posterior de la máquina 
al lugar (Figura 88). 

La cuarta anomalía se observó en la zona de la construcción y en su contexto inmediato, donde se 
identificaron varios rasgos negativos de diversas dimensiones concentrados en torno a la construcción. 
Algunos de ellos fueron considerados como significativos para ser abordados manualmente (Figuras 89 
y 90). 


97 




Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 



Figura 88. Detalle del perfil 
en donde se observa la 
anomalía estratigráfica. 


Figura 89. Vista de algunos 
rasgos negativos identifica¬ 
dos en la construcción. 




Figura 90. Perfil de uno de 
los rasgos negativos (pozos) 
que alteraron el paquete 
sedimentario colocado sobre 
el derrumbe de la construc¬ 
ción. 


98 


















Batallón de Infantería Paracaidistas N° 14 - Capítulo 3 


Por último en frente al Muro II de la Construcción y a unos 15 metros se constató la extracción de 
parte del sedimento natural, produciendo una barranca que quedó al descubierto luego del desmalezado 
(Figura 91). No contamos con elementos que permitan afirmaren qué momento fue realizada ni con qué 
propósito. 



Durante el transcurso de las investigaciones se identificaron rasgos negativos en forma rectangular 
(0,60m de ancho por l,20m largo y 0,50m de profundidad) que, según las fuentes militares, se trata de 
pozos de artilleros utilizados en las prácticas de entrenamiento (Figura 92). 


IV.3 Estructuras 

Una estructura de piedras fue reconocida próxima a la cañada afluente del arroyo Meireles, al 
comienzo de los trabajos durante el año 2005 (Figura 93). En el año 2006 fueron identificadas tres 
acumulaciones de ladrillo en el área Sur de la construcción, las cuales presentaban las siguientes dimen¬ 
siones: Acumulación 4,4mpor 3m; Acumulación 5, 5mpor 8m; Acumulación 6, lmpor 1 m. Es posible 
que estuvieran relacionadas a la actividad del horno de ladrillo que está próximo y que aparece mencio¬ 
nado en la información N° 7 (Figuras 94 y 95). 


99 







Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


Zonas 

m 2 excavados 

m 3 excavados 

A 

1.705 

2.387 

B 

5.300 

9.005 

C 

2.000 

2.960 

Cantera 

105 

168 

Picada 

200 

200 

Construcción 28 

1.112 

1.668 

Polígono 

70 

84 

TOTAL 

10.492 m 2 

16.472 m 3 


Tabla 1. Cuantificación de los trabajos realizados durante los años 
2005 y 2006 en el Batallón N° 14. 



Figura 92. Abordaje de rasgos indicados en el mapa aportado por el Ejército. 


28 - Incluye zona construcción, zona frente a construcción y zona sur de construcción. 


100 





























Batallón de Infantería Paracaidistas N° 14 - Capítulo 3 



Figura 94. Acumulación de ladrillos, posiblemente relacionada con el homo de ladrillo que funcio¬ 
nó en el predio. 


101 



















Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


GRUPO OE INVESTIGACION DE ARQUEOLOGIA FORENSE 
SITIO BATALLON 14 



Figura 95. Plano donde se ubican las acumulaciones de ladrillo relevadas. 


102 




























Batallón de Infantería Paracaidistas N° 14 - Capítulo 3 


V. CONCLUSIONES 


Los trabajos arqueológicos realizados el Batallón N° 14 tuvieron como punto de partida la informa¬ 
ción oficial suministrada por el Ejército a la Presidencia de la República. Dicha información de carácter 
oral y gráfica permitió delimitar áreas precisas de terreno sobre las que se trabajó de manera intensiva. 
Cabe destacar que se señaló un punto específico correspondiente al supuesto lugar de enterramiento de 
María Claudia García. Para la delimitación de las zonas se contó con diferentes testimonios directos 
sobre eventos de enterramiento (1970-1980) y desenterramiento (1983-1984) clandestino de cuerpos 
de detenidos desaparecidos. 

Con la información suministrada no se realizaron hallazgos de restos humanos. A través de 223 días 
de trabajo de campo se desmalezaron 26.160m 2 y se excavaron 10.492m 2 . Las excavaciones fueron 
exhaustivas cubriendo completamente los lugares señalados y alcanzando profundidades adecuadas al 
tipo de búsqueda. Las áreas excavadas exceden largamente en dimensión a las señaladas en la informa¬ 
ción manejada. 

Entendemos en suma que no hay “margen de error” en relación a las hipótesis de trabajo y que 
existe incongruencia entre los testimonios y los resultados de las investigaciones arqueológicas. El dato 
más llamativo es el hallazgo del Esc. Fernando Miranda en posición “primaria” en el Batallón N° 13, en 
cuanto que la infonnación del Ejército indicaba que sus restos habían sido “Inhumados en Inf. 14, 
exhumados, cremados y esparcidos en la zona” 29 

Asimismo en los lugares señalados por los testimonios no se realizaron hallazgos de modificaciones 
del terreno que puedan ser claramente atribuidos al desenterramiento de cuerpos. 

Por otro lado algunos testimonios no oficiales recibidos mencionan lugares distintos a los indicados 
por fuentes oficiales. En estas áreas se constataron intensas modificaciones para el periodo de referen¬ 
cia (1972-1985) pero, tampoco se obtuvieron pruebas directas del desenterramiento de cuerpos. 

El estudio de foto aérea pennitió reconocer zonas con modificaciones importantes del paisaje 
asociadas a la remoción de grandes volúmenes de tierra y el cambio en un curso de agua. La zona aparece 
en un testimonio llegado a través de un parlamento. Fig. 64, p.p. 74. Sin embargo, estas zonas no fueron 
objeto de investigación por no ser mencionadas en los testimonios recibidos, ni señalados por las 
autoridades militares. 


29 - Asociación de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos, 2005. "Cuadro comparativo de la 
información proporcionada por diferentes fuentes sobre la situación de detenidos desaparecidos en 
Uruguay ”. 


103 




Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


104 




Capítulo 4 

CHACRA CAMINO PIEDRITAS 
PANDO 



105 













106 



Chacra Camino Piedritas - Pando - Capítulo 4 


Introducción 


En el presente informe se da cuenta de los trabajos arqueológicos llevados a cabo en la Chacra 
Camino Piedritas (Pando) en busca de detenidos desaparecidos, así como de los principales resultados 
alcanzados al 13 de setiembre de 2006. 

Las intervenciones arqueológicas en dicho establecimiento tuvieron inicio el 18 de agosto de 2005, 
a partir de la información suministrada por la Fuerza Aérea Uruguaya (en adelante FAU) sobre los 
enterramientos clandestinos de los cuerpos de José Arpiño Vega (1974) y de Ubagesner Cháves Sosa 
(1976) fallecidos en dependencias de dicha Fuerza. 

La elección de las áreas intervenidas se realizó en base a la información oficial suministrada en las 
distintas etapas de la investigación, a la que recientemente se sumaron datos aportados por fuentes no 
oficiales. 

A la fecha de culminadas las intervenciones arqueológicas, con un área de más de 8.800m 2 intensamente 
excavada, los trabajos realizados han pennitido recuperar sólo uno de los dos detenidos desaparecidos 
reportados como enterrados en este establecimiento: Ubagesner Cháves Sosa. Asimismo, las tareas de 
búsqueda de los restos de José Arpiño Vega han agotado las áreas indicadas por informantes directamente 
involucrados en los casos, sin que ninguno de ellos condujera a resultados positivos. 


107 




Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


I. Información de Base 


La información suministrada por la FAU está relacionada al enterramiento clandestino de los 
cuerpos de José Arpiño Vega (1974) y de Ubagesner Cháves Sosa (1976) fallecidos en dependencias de 
esa Fuerza. 

Desde el inicio de las intervenciones arqueológicas, esta información ha sido permanentemente 
actualizada y rectificada por Oficiales de la FAU, a partir de entrevistas realizadas a informantes 
directos (involucrados en los casos) e indirectos (que cuentan con información sin haber participado en 
los enterramientos). 

Asimismo, recientemente se ha obtenido información no oficial que ha sido integrada en el diseño y 
desarrollo de la investigación. 

En conjunto, los datos aportados por fuentes oficiales y extraoficiales han permitido definir y 
abordar distintas áreas de interés (Figura 96). 


SHIo Chacta Orto. Pledrtta» 


0 10 20 JO 





onio directo - Arpiño Vega 


Ultimo 

M. Testimonio indirecto - Arpiño Vega 
, \¿ \ Testimonio directo - Cháves Sosa 
j L Testimonio indirecto - Cháves Sosa 


Figura 96. Fotoplano con ubicación espacial de los distintos testimonios aportados por fuentes 
oficiales y extraoficiales y las zonas de interés definidas para las intervenciones arqueológicas. Base: 
Foto aérea 1:20.000 (1966) S.G.M. 


108 







Chacra Camino Piedritas - Pando - Capítulo 4 


Información Oficial 

Se detalla la información oficial según el orden cronológico en que estuvo disponible para los fines 
de la investigación: 

1. Informante directo que ubicó en campo una hondonada en la curva del trillo paralelo al galpón 
y alineada con el vértice Este de la casa, como lugar de inhumación en el afio 1974. Señala que el 
enterramiento fue a un metro de profundidad y con cal. Se hizo presente en la chacra y marcó 
el lugar en el camino referido. Esta fue la primera información oficial a partir de la cual comienzan 
los trabajos arqueológicos en el predio. 

2. Informante indirecto que señala haber observado dos montículos de tierra paralelos a la línea de 
monte mientras se hallaba de guardia en el predio en el afio 1976. Indica que al interrogar sobre 
los mismos, se le dijo que eran las tumbas de dos soldados. 

3. Informante indirecto que señala haber observado movilizaciones de tierra a 1 metro al Sur del 
galpón, a la altura del embarcadero, mientras se hallaba de guardia en el predio luego de 1975. 
Posteriormente rectifica la ubicación de las supuestas remociones, refiriéndolas a un espacio 
próximo a la pared sur de la casa (Testimonio 5). 

4. Testimonios (2 individuos) directos que señalan el lugar de enterramiento del año 1976 en el 
cuadrante Suroeste del sector que media entre la casa y el camino exterior. Indicaron el lugar a 
partir de fotografías actuales del predio. Posteriormente se hicieron presentes en la chacra y 
rectificaron dicha información, ubicando el lugar a 10 metros al Oeste del vértice Sur del galpón 
(Testimonio 7). 

5. Rectificación de Testimonio 3. 

6. Testimonio directo que ubica el sitio del enterramiento de 1976 en una zona sobre el camino de 
entrada próximo a la portera (2m antes a 6m después). Indica la elección del lugar por lo 
“absurdo” y la baja probabilidad de que fuera buscado allí. Señala la utilización de cal viva. 
Según este testimonio no habría sido enterrado a gran profundidad, sin alcanzar la roca de base. 
Se hizo presente en el lugar y señaló la zona referida. 

7. Rectificación de testimonio 4. 

8. Testimonio directo que ubicó en campo la zona de monte a la derecha de las construcciones como 
sitio del enterramiento de 1974. Previamente, sin detallar la ubicación en campo, había referido la 
“punta del monte” más cercana a la casa como lugar de la inhumación, que habría sido efectuada a 
gran profundidad y con cal. Posterionnente precisa que nunca pasaron para atrás de la casa, 
enterrando entre el alambrado y las construcciones, quedando la casa a la izquierda. Señala también 
que el cadáver estaba bien amortajado en sábanas y que fue enterrado con cal por debajo y por 
encima. Indica además la existencia de una cortina de árboles al frente de las construcciones, 
obstruyendo la visibilidad desde fuera del predio. Al ser consultado sobre la participación del 
militar involucrado en el primer testimonio, niega la participación del mismo en los hechos e indica 
que sólo llevó oficiales. Si bien se contó con esta primera información desde el comienzo de las 
intervenciones, la misma resultaba ambigua y difícil de referir a un espacio geográfico acotado. 

9. Testimonios directos (los mismos de las referencias 4 y 7) que señalan un área entre el camino 
y las construcciones como zona donde se llevó a cabo un operativo infructuoso de búsqueda y 
exhumación de los restos en 1982. 

10. Uno de los testimonios directos de las referencias 4 y 7 señala una zona próxima a la cañada y 
lindera a un tajamar como lugar de enterramiento de José Arpiño Vega. 

11. Testimonio indirecto que refiere haber estado de guardia en la chacra en 1974, cuando habría 
ocurrido el primer enterramiento. Recibió órdenes de dirigirse hacia un monte al Este de las 
construcciones y permanecer allí por espacio de más de 2 horas. Observó la presencia de tres 
vehículos: dos de los mismos permanecieron de guardia en la portera de entrada al establecimiento, 
en tanto el tercero ingresó al mismo estacionando en la entrada Este de la casa. Refiere también 
que en otra ocasión observó un área levantada del piso de la “caballeriza”. 


109 




Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


12. Testimonio indirecto aportado porun civil, a quien un militar hoy fallecido le habría revelado su 
participación en el enterramiento de J. A.Vega, el que habría tenido lugar debajo de la casa. 

13. Otro informante, militar, aporta un testimonio similar al 12 involucrando al mismo militar hoy 
fallecido. 


Información No Oficial 

1. Testimonio directo que señala haber participado en dos ocasiones en la incineración de restos 
humanos. También refiere conocer un tercer caso de incineración del que no participó, en el que 
se habrían reducido los restos de una mujer de origen paraguayo que habría dado a luz mientras 
estuvo detenida en la Base Boiso Lanza. Señala que las incineraciones se realizaban sobre 
“planchadas” de honnigón, a unos 20 metros de un pozo de agua. 

2. Testimonio indirecto de un ex-militar que, próximo a la fecha de deceso de J.A. Vega y en 
ocasión de hallarse en servicio de patrulla, habría sido llamado a montar guardia fuera de la casa 
con motivo de un supuesto derrumbe en un piso interior de la misma. Este derrumbe habría sido 
aprovechado para sepultar los restos de J.A. Vega. Esta información fue originalmente aportada 
por fuentes no oficiales, si bien posteriormente fue cotejada por parte de la Fuerza Aérea. 

3. Testimonio indirecto de un ex-militar que en los años 80 habría hablado con un oficial que venía 
a desenterrar a J.A. Vega, para hacer desaparecer definitivamente el cuerpo. 

4. Un testimonio similar fue aportado posteriormente por una fuente indirecta, anónima e 
independiente. Dicho informante, que habría estado vinculado a las actividades represivas de la 
época, sostiene haber escuchado que Arpiño Vega habría sido enterrado en el “sótano” de la 
chacra. 

5. Un vecino de la Chacra manifestó haber trabajado con un peón en el mencionado establecimiento 
y asegura que en el pozo de agua, a la derecha de los galpones, “habría algo”. 


110 




Chacra Camino Piedritas - Pando - Capítulo 4 


II. Estudio de Fotos Aéreas 



Figura 97. Fotografías aéreas. Base: fotos aéreas 1966 (S.G.M)y 1982 (F.A.U) y 2005 (F.A.U). 


Los estudios de fotografías aéreas (relevamientos de 1966 SGM, 1982 y 2005 F.A.U) mostraron 
una importante transformación en los aspectos edilicios y forestales de la chacra. Entre ellos 
sobresale el derrumbe de varias construcciones (tambo y/o galpón, avícolas, caballerizas, etc.), la 
deforestación, la desaparición de antiguos caminos y la aparición de otros nuevos, así como el 
cambio de ubicación de las porteras (Figura 97 y 98). Esta información resultó de gran relevancia 
al momento de ubicar en campo las referencias geográficas-paisajísticas referidas por la información 
oficial. 


111 
















Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 



Figura 98. Reconstrucción paisajística-ambiental a partir del análisis de fotografías aéreas. Base: 
fotos aéreas 1966 (S. G.M), 1982 (F.A. U) y 2005 (F.A. U). 


112 


























Chacra Camino Piedritas - Pando - Capítulo 4 


III. Desarrollo de los Trabajos 


En la Tabla 1 se presenta un detalle cuantitativo de las intervenciones realizadas y en la Figura 99 
la distribución espacial de las mismas. 



Sitio Chacra Cno. Piedrit 


□ Excavaciones Manuales 2005 
Excavaciones Manuales 2006 

□ Excavaciones Máquina 2005 

□ Excavaciones Máquina 2006 

] Lugar de enterramiento de 
U.Cháves Sosa 




Figura 99. Distribución espacial de las intervenciones arqueológicas efectuadas. Base: Foto Aérea 
1:20.000 (1966) S.G.M. 


Los trabajos fueron desempeñados por el equipo de arqueólogos, apoyado por personal de la FAU 
que colaboró en la realización de las tareas de excavación y logística (Figura 99). Se contó también con 
la asistencia de un arquitecto de dicha fuerza, quien participó en el diseño e implementación de medidas 
de seguridad para intervenir en la estructura de la casa, asesorando también en temas referentes a las 
características estructurales de la construcción, de relevancia para la planificación de las intervenciones. 

Por otra parte, las tareas de vaciado de una habitación subterránea (antigua cisterna o sótano) fueron 
llevadas a cabo por tres obreros contratados por la FAU a pedido del propietario del establecimiento. 

Finalmente, para el vaciado de uno de los pozos de agua, se contó con la colaboración de una 
barométrica de la Intendencia Municipal de Canelones. 


113 
































































Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


Se emplearon distintas metodologías complementarias para el desarrollo de las intervenciones 
arqueológicas: excavaciones manuales sistemáticas, excavaciones sistemáticas con maquinaria, vaciado 
de estructuras subterráneas y excavaciones manuales dirigidas. En todos los casos se llevó a cabo el 
análisis de los materiales culturales recuperados, así como el relevamiento de los perfiles estratigráficos 
(Figura 100). 



Figura 100. Corte topográfico N-S con el relevamiento estratigráfico obtenido de las intervencio¬ 
nes arqueológicas efectuadas. 


114 















Chacra Camino Piedritas - Pando - Capítulo 4 


Zona 

Sup. 

Total 

(m 2 ) 

Área excavada (m 2 ) 

Volumen excavado (m 1 ) 

Manual 

Máquina 

Total 

Manual 

Máquina 

Total 

A 

540 

247,25 

173,50 

420,75 

197,80 

131,66 

329,50 

B 

537,5 

320,50 


320,50 

505,00 


505,00 

C 

1200 

88,00 

461,20 

549,20 

75,00 

738,00 

813,00 

D 

217 

75,00 

49,50 

124,50 

112,50 

86,63 

199,10 

E 

450 

230,00 


230,00 

185,00 


185,00 

F 

1260 

230,00 

443,00 

673,00 

184,00 

571,71 

755,70 

G 

2350 

42,00 

1480,00 

1522,00 

31,50 

1042,19 

1073,60 

H 

965 

157,75 

350,70 

508,45 

126,20 

388,95 

515,15 

I 

100 


59,20 

59,20 


68,00 

68,00 

J 

390 


253,50 

253,50 


429,52 

429,52 

K 

80 

44,50 


44,50 

42,00 


42,00 

L 

374 


226,00 

226,00 


96,00 

96,00 

Cab. 

75 


48,40 

48,40 


34,32 

34,32 

Casa 

144 

47,50 


47,50 

86,22 


86,22 

Glp. 

135 

40,00 

7,50 

47,50 

40,00 

13,50 

53,50 

Pozos 

Agua 

18,16 

0,79 

17,37 

18,16 

1,41 

55,09 

56,50 

Total 

8835,66 

1523,29 

3569,87 

5075,00 

1586,63 

3655,56 

5242,10 


Tabla 1. Detalle cuantitativo de las superficies y volúmenes intervenidos. 

Excavaciones manuales sistemáticas 

Se optó por excavar en fonna sistemática manual en aquellas zonas definidas a partir de la información 
oficial. Se utilizaron palas rectas, azadas, espátulas, cucharines y demás instrumental fino. Las 
intervenciones arqueológicas fueron realizadas a través de una excavación en cuadrículas separadas por 
testigos estratigráficos de 0,30 a0,50m. utilizando el Método Wheeler 100 . Este método pennite optimizar 
la búsqueda ampliando el área de intervención, ya que los testigos no excavados posibilitan un buen 
control estratigráfico sin afectar negativamente la probabilidad de hallazgos. 

Este método fue empleado para abordar totalmente las zonas B, E y K, así como parcialmente las 
zonas A, C, D, F, G, El y Galpón (Figura 101). En total se excavó una superficie de 1500m 2 . 


Excavaciones sistemáticas a máquina 

Se utilizó una máquina excavadora para abordar las áreas periféricas de las zonas de interés definidas 
por la información aportada, así como para contrastar hipótesis de trabajo propias del equipo de 
investigación. Se excavó mediante trincheras de lm de ancho, dejando testigos estratigráficos de 0,5m. 
Se excavó mediante niveles artificiales de lOcm, llevando a cabo una permanente inspección visual del 
material removido y de las secuencias estratigráficas en planta y perfil (Figura 102). 


100 E. Harris 1991, Principios de Estratigrafía Arqueológica, Ed. Crítica, Barcelona 


115 







































































































































Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 



Figura 101. Vista parcial de las cuadrículas excavadas manualmente en las Zonas CyE (izquier¬ 
da) y F (derecha). 



Figura 102. Vista parcial de las excavaciones a máquina efectuadas en las zonas J (izquierda) y D 
(derecha). 


Mediante este método se abordaron completamente las zonas I, J, L y Cabaña, así como parcialmente 
las zonas A, C, D, F, G H y Galpón. Se excavaron más de 3.500m 2 . 


Vaciado de estructuras subterráneas 

El abordaje de estructuras subterráneas de almacenamiento de agua (pozos y cisterna) requirió 
de una metodología particular para el vaciado de su contenido. En algunos casos estas estructuras 
se hallaban completas de agua (Pozos 2, 3 y 4), mientras que en otros el material de relleno 
consistía también en sedimentos, escombros (Pozo 1) y materiales culturales en contexto de 
descarte (Cisterna). 


116 
























Chacra Camino Piedritas - Pando - Capítulo 4 



Pozo 1 

Situado en la Zona K, se trata de un pozo circular de 1,0m de diámetro. Se encontraba cubierto de 
vegetación y tierra. Fue excavado manualmente hasta que el agua, que manaba constantemente, impidió 
el normal desarrollo de las tareas. En su interior había una capa de material, posiblemente de una de las 
paredes derrumbadas. Para determinar la profundidad se realizan muéstreos con taladro holandés, 
alcanzándose l,80m, sin llegar al fondo (Figura 103). 

Pozo 2 

Ubicado al Sur de las construcciones, mide 4m de diámetro por 3,5m de profundidad. Está construido 
de ladrillos hasta los 2, lm de profundidad y el resto socavado en la roca. 

Se encontraba cubierto de agua, la cual fue retirada mediante una bomba eléctrica. Al aproximarse al 
fondo del mismo, la presencia de un estrato fangoso requirió la intervención de una barométrica para 
culminar el vaciado. Una vez vaciado, en su interior se recuperó un tanque de 200 litros, óseos faunísticos 
(cráneo de Cannis, caparazón de quelónido, etc.), plásticos, metales, materiales de construcción, etc. 
(Figura 103). 

Pozo 3 

Ubicado al Sureste, mide 1,60m de diámetro y 3,30m de profundidad. Está construido de hormigón 
hasta 1,70m de profundidad y el resto socavado en la roca. Se procedió a desagotar con bomba eléctrica, 
encontrando en su interior chapas, bloques, pilares, etc. (Figura 103). 

Pozo 4 

Situado al Este de la construcción, es de forma rectangular y está revestido de hormigón. Sus 
dimensiones son 2,15m de largo por l,30m de ancho, su profundidad es de l,60m. Fue vaciado con 
bomba eléctrica y no se recuperaron materiales culturales en su interior (Figura 103). 


Figura 103. Pozos de agua vaciados. Los números de las fotografías corresponden a la numera¬ 
ción adjudicada a cada estructura. 


117 























Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


Cisterna 


La primera intervención al interior de la casa correspondió al vaciado de una pieza subterránea, 
referida como cisterna (aljibe) por los anteriores propietarios o como sótano por los ocupantes actuales. 
La misma se halla debajo de la cocina de la casa y se comunica con el exterior mediante una abertura que 
desemboca en la pared sureste (Figuras 104 a 106). 




Figura 104. Abertura exterior que Figura 105. Cocina de la casa, debajo de 

comunica con la pieza subterránea. la cual se halla la cisterna o sótano. 



Figura 106. Modelo 3D de la Casa donde se observa la ubicación de la pieza subterránea. 


La habitación se hallaba rellena con materiales diversos, principalmente restos de materiales de 
construcción (ladrillos, baldosas, argamasa, arena, madera, etc.). Parte de estos materiales corresponden 
a las antiguas paredes interiores de la casa, así como al sector superior de las paredes exteriores. 

Cuando el actual propietario adquirió el establecimiento, a principios de la década de 1990, parte de 
esta habitación subterránea ya se hallaba tapada. El actual ocupante de la casa completó el relleno 
utilizando el material de derrumbe de la estructura, el cual introdujo a la habitación mediante una 
abertura que la comunicaba con el piso de la cocina. Asimismo, utilizó el piso original de hormigón 
armado como contrapiso para la confección de un nuevo piso de hormigón encima, por lo cual dicha 
abertura no es observable desde la cocina. 


La habitación es de 4,5m de largo (E-W), 3m de ancho y 2,5m de profundidad. El material en su 
interior se extendía hasta unos 20cm del techo, calculándose unos 30m 3 de relleno. Este material fue 


118 

































Chacra Camino Piedritas - Pando - Capítulo 4 


extraído a través de la abertura exterior, utilizando para ello un sistema de baldes y roldana (Figura 107). 
A medida que se llevaba a cabo el vaciado, se fueron colocando puntales horizontales y verticales para 
sostener la habitación. 



Figura 107. Vista ulterior de la habitación, donde se observa el material de relleno (derecha) y el 
trabajo de vaciado correspondiente (izquierda). 

Excavaciones manuales dirigidas 

Se llevaron a cabo excavaciones manuales al interior de la casa (Figura 108) con el fin de contrastar 
aquellos testimonios que indicaban esta estructura como lugar de enterramiento de J.A. Vega. Estas 
intervenciones estuvieron principalmente dirigidas a identificar la eventual existencia de otras habitaciones 
subterráneas que pudieran haber sido utilizadas con este fin. En consecuencia, el diseño de intervención 
estuvo dirigido a la identificación de las unidades estratigráficas naturales y estructurales (pisos, 
contrapisos, vigas, etc.). En aquellos casos en que se verificó la presencia de alteraciones estratigráficas 
y materiales de relleno, los trabajos se desarrollaron siguiendo la expresión horizontal y vertical de estas 
anomalías. 



Figura 108. Plano de Planta de la Casa con las intervenciones arqueológicas efectuadas. 


119 




























































































Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


IV Hallazgos y Resultados 


Se describen a continuación aquellos hallazgos que se consideran significativos en el contexto de la 
investigación. En la Figura 109 se presenta la distribución espacial de los mismos. 



Figura 109. Distribución espacial de los principales hallazgos efectuados. Base: Foto Aérea F.A. U. 
Octubre 2005. 


IV. 1 Restos Óseos Humanos 


Piezas Dentarias Aisladas 

Si bien las dos piezas fueron recuperadas en zonas marcadas por la información oficial, estas se 
hallaron en contextos secundarios: en los primeros 40cm de sedimento, sin otros restos óseos humanos 
y con diversos materiales culturales desplazados (ladrillo, vidrio, metal, Utico, etc). En ninguno de los 
casos se registraron evidencias significativas de remoción en las capas sedimentarias, que pudieran 
sugerir el contexto primario de procedencia de las piezas. Esto último es válido tanto para las cuadrículas 
donde fueron recuperadas las piezas dentarias como para las zonas contiguas. 

La naturaleza humana de los dientes fue determinada en principio por catedráticos de la Facultad de 
Odontología, donde fueron analizados y radiografiados. De todas maneras el desgaste de algunos 
rasgos, no permite descartar totalmente que se trate de algún animal (Suino) que posee piezas dentarias 
similares a los humanos (Figura 110). 

El particular desgaste observado en las piezas, el contexto de hallazgo de las mismas y la asociación 
(en los dos casos) con material Utico de características prehistóricas, sugieren la posibilidad de que 
podría tratarse de restos de gran antigüedad. 


120 




















Chacra Camino Piedritas - Pando - Capítulo 4 



Figura 110. Piezas dentarias recuperadas en las cuadrículas T1II-3 (izquierda) y TD ’4 (derecha). 


No obstante, en todos los casos se sugirió la realización de análisis de ADN, a los fines de determinar 
fehacientemente la posible vinculación de estas piezas con los detenidos desaparecidos cuyos restos 
habrían sido sepultados en este establecimiento, acorde a la información aportada por la FAU. 


Esqueleto Humano Articulado 

El 29 de noviembre de 2005 fueron hallados restos óseos humanos correspondientes a un esqueleto 
completo y articulado. El hallazgo tuvo lugar en la cuadrícula TM4-5, de 3m x lm de superficie, que 
posteriormente debió ser ampliada hacia el Oeste para descubrir el esqueleto completo. La misma se 
ubica en la Zona denominada A, definida de interés a partir de la información oficial aportada por la 
FAU. 

Los restos corresponden a un enterramiento primario (articulados en su posición anatómica natural) 
de un individuo adulto de sexo masculino (Figura 111). El mismo se hallaba extendido en dirección 
Oeste-Este, en posición decúbito dorsal y con el cráneo levemente inclinado sobre el hombro derecho. 
Los restos fueron recuperados a 0,5m de profundidad, dentro de una fosa de 0,7m de ancho por l,72m 
de largo cavada hasta la roca de base. La matriz de relleno estaba compuesta por sedimentos y grandes 
cantidades de cal, que se distribuía heterogéneamente por debajo y por encima de los restos, así como 
entre los miembros superiores y el tronco. 

Los restos óseos presentaron un estado de conservación regular, debido a la humedad propia del 
suelo que los contenía. 

Asociadas al enterramiento se recuperaron escasas fibras textiles localizadas en la zona toráxica y 
una bolsa de nylon hallada por debajo de los miembros inferiores. 

Un miembro del GLAF acompañó a la esposa de Ubagesner Cháves Sosa a la morgue quien reconoció 
inmediatamente a su esposo por las características dentarias 101 . 

A partir de los estudios antropométricos 102 y genéticos se pudo constatar que los restos óseos 
recuperados corresponden a Ubagesner Cháves Sosa, desaparecido en 1976 de la Base Boisso Lanza de 
la FAU. 


101 Informe Odontológico, Dr. Carlos Andina Lisboa. Poder Judicial. ITF, Montevideo, 5 de diciembre de 2005. 

102 Informe Final Junta Forense, Dr. Guido Berro, Dra Zully Domínguez, Dr. Roberto Lima, Poder 
Judicial ITF, Montevide, 8 de febrero de 2006. 

Informe EAAF, Lie. Luis Fondebrider y Dra. Merecedes Salado, Buenos Aires, 20 de febrero de 2006. 


121 








Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 



Figura 111. Restos óseos una vez finalizado el destape. 


122 






Chacra Camino Piedritas - Pando - Capítulo 4 


Si bien la localización de los restos de Chives Sosa no es enteramente coincidente con la información 
aportada por las fuentes oficiales, se halla dentro de una de las zonas definidas como de interés a partir 
de dicha información. 


IV.2 Anomalías Estratigráficas 


Se constataron numerosas anomalías estratigráficas (principalmente interfacies de destrucción 
vertical) en diferentes cuadrículas excavadas tanto manualmente como con maquinaria. No obstante, la 
mayor parte de las mismas no se consideran significativas, dado que, por sus dimensiones, no es factible 
que se estén vinculadas a actividades de enterramiento/desenterramiento de restos humanos. 

Las únicas anomalías consideradas relevantes son aquellas relevadas en las intervenciones efectuadas 
debajo del piso de la casa. 

Si bien la cisterna vaciada no puede considerarse una “anomalía”, ya que forma parte del diseño 
original de la estructura, distintos eventos de acondicionamiento del espacio subterráneo (apertura y 
cierre de aberturas, relleno) sugieren que fue acondicionada con otros fines en distintos momentos. 

Una vez culminado el proceso de vaciado de la cisterna, se constató la existencia de tres aberturas: 
a) una que comunica con el exterior, por la cual se accedió al interior y se llevó a cabo el vaciado; b) una 
que comunica con la cocina a través del techo del aljibe (piso de la cocina); y c) otra, en la pared norte 
de la habitación, que comunica con otro recinto subterráneo. 

La primera abertura (a) forma parte del diseño original de la construcción, comunicando la cisterna 
de agua con el aljibe propiamente dicho (Figura 112). Tiene 0,7m de ancho y l,5m de altura. En el 
momento de comenzar las tareas de vaciado se hallaba obstruida por el relleno de la cisterna. Al 
desobstruirla se registraron indicios de que en algún momento fue tapiada con bloques de cemento, 
aislando la habitación del exterior de la construcción. Estos bloques fueron posteriormente retirados, 
quedando su impronta en las paredes de la abertura. 

La abertura (b) de contomo aproximadamente cuadrangular de 60cm de lado, comunicaba la cisterna 
con la cocina de la casa (Figura 112). Al momento de las intervenciones se hallaba ocluida por el piso 
moderno de la cocina. Su contorno irregular y la presencia de varillas de la planchada cortadas y 
dobladas hacia abajo, sugieren que fue abierta con posterioridad a la construcción de la cisterna. 



Figura 112. Aberturas a (izquierda) y b (derecha) vistas desde el Ulterior de la cisterna. 

Finalmente, la abertura (c) está situada en la pared norte de la cisterna y mide l,4m de altura y 
lm de ancho (Figura 113). Al momento del hallazgo se encontraba tapiada con bloques de cemento 
y pintada con asfalkote al igual que el resto de las paredes de la habitación, dificultando su 


123 










Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


visualización. En la parte superior de la abertura se constató la presencia de una interfacie de 
destrucción (agujero) de 60cm de diámetro. El mismo estaba obstruido con material de relleno, 
compuesto por sedimento, ladrillos, bloques de hormigón, basura en general y raíces de palmera, 
que se continuaba hacia el otro lado de la pared. La presencia de esta abertura sugirió la presencia 
de otro espacio subterráneo contiguo. 



| i | Piso moderno 


Material de Relleno 


1 3 I I | 4 I. I Bloques y pintura (3) 

1 Agujero (4) 

2 | Estructura de la cisterna 
(piso, pared, viga, techo] 


Escala 1:20 


Figura 113. Vista de la puerta desde la cisterna (izquierda) y relevamiento estratigráfico con 
secuencia cronológica (Matriz Harris, derecha). 


Debido a temas de seguridad se optó por no intervenir la abertura (c) desde la cisterna, planteando 
la estrategia de abordaje desde arriba. Se llevó a cabo una excavación de 4,5m de largo y 1,3m de ancho 
en sentido E-W, en el corredor que comunica la cocina con el resto de la casa, cuyo límite Sur corresponde 
a la viga de la pared Norte de la cisterna, donde se constató la presencia de la abertura (c). Por ende, esta 
excavación debería intervenir el espacio subterráneo al cual comunica la abertura. Efectivamente, por 
debajo del piso y contrapiso actuales, se registró la presencia del mismo material de relleno observado 
en la abertura de la cisterna. Este relleno se extendía hasta los 2,2m de profundidad, alcanzando la roca 
madre. Estaba compuesto poruña matriz de sedimento limo-arcilloso castaño claro y materiales culturales 
de índole diversa: material de construcción (ladrillos, bloques, baldosas, argamasa, tejas, etc.), envases 
plásticos de múltiples productos, metales, óseos faunísticos, loza, textiles, etc. (Figura 114). La mayor 
parte de estos elementos estaba vinculada al uso doméstico, incluyendo artículos infantiles (juguetes, 
chupetes, calzados, prendas). El relleno es en general homogéneo, sin diferenciación de eventos de 
depósito distintos. Los únicos elementos que manifiestan una distribución diferencial en el relleno 
corresponden a fragmentos de maderas y fragmentos de bloques pintados con asfalkote, los cuales se 
hallaron únicamente en la base del relleno. Los fragmentos de madera podrían corresponder a elementos 
estructurales de ese espacio. Por su parte, los fragmentos de bloques corresponden a la puerta que 
comunica con la cisterna. Esto estaría evidenciando que el relleno de este espacio es posterior a los 
eventos de clausura y reapertura de dicha abertura. 

La excavación se llevo a cabo siguiendo el material de relleno, tanto horizontal como vertical. Una 
vez finalizada se constató que el espacio rellenado era de l,lm de ancho, 2,5m de largo y 2,2m de 
profundidad y que efectivamente comunicaba con la cisterna mediante la abertura (c). Se evidenciaron 
los límites del material de relleno al verificar la presencia del suelo natural inalterado, sin que se 
recuperaran elementos estructurales que acotaran el espacio y que sustentaran una estructura perdurable 
(Figura 114). 


124 



















Chacra Camino Piedritas - Pando - Capítulo 4 



Figura 114. Plano de planta de las intervenciones efectuadas en la casa (izq.) y detalle de la 
excavación Comedor I (der.) 


125 







































































































































Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


IV.3 Depósitos calcáreos 


En sectores de las cuadrículas TE 1, TF1 y TG1 fue localizada una estructura consolidada de cal y 
piedra, de 2,36m de largo por l,42m de ancho y unos lOcm de espesor (Figura 115). Esta estructura fue 
excavada detenidamente, sin producirse el hallazgo de restos óseos humanos vinculados a la misma 
(subyacentes, suprayacentes o en su interior). Posiblemente su origen se halle relacionado a actividades 
constructivas propias de un establecimiento rural. 



Figura 115. Estructura de cal con piedras y arena recuperada en las unidades TE-G 1 y Amplia¬ 
ción N. 


126 










Chacra Camino Piedritas - Pando - Capítulo 4 


V CONCLUSIONES 


A la fecha de culminadas las intervenciones arqueológicas, con un área de más de 8.800nr intensamente 
excavada, los trabajos realizados han pennitido recuperar sólo uno de los dos detenidos desaparecidos 
reportados como enterrados en este establecimiento. Asimismo, las tareas de búsqueda de los restos de 
José Arpiño Vega han agotado las áreas indicadas por la información oficial y extraoficial, sin conducir 
a resultados positivos. 

Si bien no puede descartarse que los restos de José Arpiño Vega se encuentren en alguna zona aún 
no explorada del establecimiento, no se cuenta con información de nuevos lugares, que permita diseñar 
nuevas estrategias de búsqueda. Asimismo, tampoco se hallaron evidencias claras que sustenten una 
posible operación de inhumación de sus restos dentro de las áreas exploradas. De todas maneras 
tampoco puede descartarse dicha posibilidad en la medida que existe un testimonio en esa dirección. 


127 




Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


128 




Capítulo 5 


CANTERA DE ANCAP 



129 














130 



Cantera de Ancap - Capítulo 5 


Introducción 


En el marco de las investigaciones arqueológicas acerca del paradero de detenidos desaparecidos, se 
produjo una instancia de búsqueda puntual en un sitio de interés, vinculado a enterramientos secundarios. 


I. Información de base 


Se trata de un testimonio directo que llega al GIAF a través de una persona que oficiaba de 
interlocutor. Informa de un ex militar que señala el lugar donde se habrían “tirado muchos cuerpos” en 
1984, producto de la “operación zanahoria”. El lugar señalado corresponde a una cantera inundada 
dentro del predio de ANCAP, próximo a la Bahía de Montevideo. 


II Trabajos realizados 


El reconocimiento inicial del sitio se realizó utilizando una fotografía aérea escala 1:20.000 del 
Servicio Geográfico Militar del año 1966 (Figura 116) y de dos batimetrías realizadas durante los años 
1985 y 1993. 



Figura 116. Foto aérea donde se señala con flecha el lugar abordado. 
Escala 1:20.000. 


131 








Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


Como se trata de una cantera inundada se solicitó el apoyo del GRUBU (Grupo de Buceo y 
Salvamento de la Armada) para la realización de una prospección subacuática (Figura 117). 



Figura 11 7. Vista parcial de la cantera existente en el predio deANCAP. 


El día 24 de octubre de 2006 se efectuó un reconocimiento de las condiciones del sitio. De acuerdo 
con el testimonio (cuyo interlocutor se encontraba en el lugar) se delimitó una franja de búsqueda a lo 
largo de 50m de costa integradas por las puntas rocosas más sobresalientes, abarcando aproximadamente 
5m desde el borde de la costa Norte. 

En esta primera instancia la búsqueda sistemática por parte de los buzos se realizó únicamente 
mediante el tacto debido a que el agua presentaba pésimas condiciones de visibilidad. A partir de un 
metro desde el nivel de superficie hasta la roca sólida del fondo la visibilidad se tornaba nula, debido a 
la presencia de un sedimento muy fino (limo) en algunas áreas sin consolidar y en otras, con cierto grado 
de compactación. Este sedimento oscuro está compuesto por la descomposición de los desechos de la 
refinería (crudo) y los desechos descartados por la urbanización circundante (Figura 118). 



Figura 118. Tareas de relevamiento subacuático. 


En una segunda oportunidad, los días 6 y 7 de noviembre, el GRUBU desarrolló herramientas 
específicas para mejorar las condiciones de búsqueda. Se trató de varillas de hierro de 3m de longitud 
que permitían alcanzar la roca sólida del fondo de la cantera. En base a esta técnica se tomaron una serie 


132 













Cantera de Ancap - Capítulo 5 


de puntos dentro de la franja de costa seleccionada. A continuación se realizaban pozos de 0,5m a 1,5m 
de diámetro alrededor de la varilla que servía como guía, succionando el sedimento negro mediante una 
sorbona o manguera que presentaba un diámetro de 0,15m en su boca. Esta manguera descartaba los 
desechos hacia otro sector del agua, los cuales eran observados ante la posibilidad del reconocimiento de 
hallazgos de interés (Figura 119). 



Como consecuencia de la rigurosidad de la búsqueda por parte de los técnicos y a pesar de las 
condiciones del medio, pudieron identificarse diversidad de desechos, entre los que destacamos restos 
óseos de animales domésticos (Figuras 120 y 121). 



Figura 120.. 


133 

















Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 



Figura 121. Huesos de animales. 


III. CONCLUSIONES 


Durante estos dos días de trabajos no se recuperaron restos óseos humanos ni elementos de interés 
para la investigación. 

Cabe resaltar la responsabilidad y el esfuerzo del grupo de buzos para realizar tareas en un medio 
adverso, que llegaba a comprometer la salud. 


134 













Capítulo 6 

CENTRO CLANDESTINO DE 
DETENCIÓN "LA CASONA " 



135 























136 



Centro clandestino de detención "La Casona " - Capítulo 6 


Introducción 


El Grupo de Arqueología fue convocado el día 9 de noviembre de 2006 por la Presidencia de la 
República a raíz de una llamada realizada por una propietaria de las viviendas de CUTCSA de Millán 
4269 (Montevideo) denunciando la presencia de cal en unos pozos realizados en el terreno (Figura 
122 ). 



Figura 122. Plano de la zona indicando el predio de las viviendas sobre la fotografía satelital. 


I. Información de base 


Este predio perteneció originalmente a la ex quinta Mahilos y durante la última dictadura militar 
funcionó como centro clandestino de detención conocido como “La Casona”; habiendo sido reportada 
la desaparición del maestro Julio Castro 1 . 

Durante la construcción de las viviendas y con motivo de testimonios de posibles enterramientos 
clandestinos, fue vaciado el aljibe sin encontrar restos óseos humanos. 

La información brindada a la Presidencia de la República por la propietaria mencionaba que durante 
la realización de pozos para la colocación de un parrillero en un cantero de las viviendas, se había 
encontrado cal. 


II. Trabajos realizados 


Efectivamente, la visita constató la presencia de dichos pozos para la construcción del parrillero y 
de la cal mencionada. Se trata de seis pozos localizados detrás del Block D (entrando por Millán, junto 
al muro de medianera derecha). La cal aparece en dos de los pozos que se encuentran más hacia el 
edificio, en el primer nivel estratigráfico y junto con relleno de construcción (Figuras 123 y 124). 

Las tareas desarrolladas constaron en la limpieza de los perfiles y el vaciado de uno de los pozos hasta 
llegar al horizonte C del suelo. Se toman fotografías y se elabora dibujo. Se toma una muestra de cal. A su 
vez, se revisa el sedimento extraído, no constatándose presencia de material óseo de ningún tipo. 


m Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, 2004, A Todos Ellos, Montevideo. 


137 







Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


O 

o 


o 

o 



Figura 123. Dibujo de planta y foto de los pozos excavados para realización de parrillero. 



La Casona 
Pedí estratigralico 
del Pozo N° 5 


Relleno de balasto con fragmentos de material 
de construcción. Se observan fragmentos de cal 


Umoso pardo claro con presencia de raíces 
y fragmentos de material de construcción 


Balasto fino bien seleccionado 


Limoso pardo con fragmentos de gravilla 
descompuesta. Capa alterada por el relleno 



Figura 124. Fotografía y dibujo de perfil estratigráfico pozo N° 5. 


III. Conclusiones 


Si bien existe información sobre posibles enterramientos humanos en este lugar que funcionó 
antiguamente como centro de detención, los hallazgos no son significativos en tanto tienen una localización 
sub-superficial y pueden estar vinculados a la construcción de las viviendas actuales. Tampoco se 
observaron restos óseos. 


138 















Capítulo 7 

CHACRA MILITAR EN 
CAMINO PAJAS BLANCAS 



139 










140 



Chacra militar en Camino Pajas Blancas - Capítulo 7 


INTRODUCCION 


Entre los predios militares mencionados como lugares de enterramiento hay algunos que pertenecieron 
al Movimiento de Liberación Nacional (MLN). Entre ellos está la chacra de Camino Pajas Blancas y 
Leoncio López. La información surge de la organización de Familiares que da a conocer un testimonio 
cuya naturaleza justificó en primer término una aproximación por análisis de foto aérea y luego por 
observación directa del predio el 16 de octubre del 2006. 


I. INFORMACION DE BASE 


Se trata del testimonio de un ex soldado que revistió a comienzo de la década de 1980, que manifiesta 
saber de la existencia de “enterramientos humanos” en la mencionada chacra. La información no tiene 
referentes espaciales concretos, no indica un lugar preciso donde estarían los restos. 


II. ESTUDIO DE FOTOS AEREAS 


II. 1 Materiales y métodos 


Se emplearon fotos aéreas publicadas por la Fuerza Aérea a escala 1:10.000 de los años 1970, 1985 
y 2003. Se tomó como base la foto de 1970, por corresponder al inicio del período relevante de los 
hechos. Se procedió por método comparativo - cronológico para apreciar cambios espaciales en el 
período seleccionado. 


II.2 Estudio de Fotos Aéreas 

Foto de 1970 

Se observa en pie un conjunto de seis construcciones, incluyendo la casa al frente del terreno, a 
cuyos fondos hay varias hileras de plantaciones de limoneros y viñas. 

Una zona anegadiza cruza el terreno de Noreste a Suroeste, surcada a su vez por una cañada que 
forma un tajamar frente a dos construcciones rectangulares y paralelas orientadas E-W. Éstas son 
interpretadas como instalaciones para cría de cerdos. Actualmente éstas construcciones de hormigón 
son utilizadas como corral de cabras. 

Foto de 1985 

Se aprecia el mismo número de construcciones. La vegetación no ha variado sustancialmente, si bien 
se observa que han desaparecido los limoneros, quedan aún las viñas. Se distinguen también más trazas 
de trillos, más anchas y múltiples, a la izquierda del frente de la casa. Están en pie y al descubierto las 
“estructuras” de las construcciones. 

Foto de 2003 

Se verifican los cambios más acusados. Los árboles presentan desarrollo vegetativo natural. Han 
desaparecido por completo los frutales y las viñas, construyéndose en su lugar una piscina. 


141 




Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


Las construcciones han sido cubiertas por la vegetación. No hay rastros de la construcción más 
pequeña ubicada hacia los fondos del terreno. 

Una nueva construcción tipo galpón se distingue en el borde de la margen derecha de la cañada 
que atraviesa el padrón. 




REFERENCIAS 

- 

Curso de agua 

Límite del Padrón 

— 

Caminería externa 

Arboles 

— 

Caminería interna □ 

Viñas 


Construcciones 

Zona Anegadiza 

" 

Estructuras 

Limoneros 


FAU 1:10.000.1 

970 


Figura 125. Fotografía aérea del año 1970 con las referencias correspondientes. 


142 










Chacra militar en Camino Pajas Blancas - Capítulo 7 



REFERENCIAS 


— Curso de agua 

— Caminería externa 

— Caminería interna 
□ Construcciones 
M Estructuras 


“ Límite de Padrón 
Arboles 
d] Viñas 

Zona anegadiza 


SGM 1:10.000. Diciembre del 985 


Figura 126. Fotografía aérea del año 1985 cotí las referencias correspondientes. 


143 










Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 




Curso de agua 

REFERENCIAS 

INNOVACIONES (1985 - 2003) 

□ 

Caminería interna 

Construcciones 


Piscina 

— 

Límite de Padrón 

i 

Cerco de Paja 


Arboles 

• 

Barbacoa 


Zona anegadiza 

m 

Galpón 



o 

IMM. 2003 

Traza del galpón 
(en pie hasta 1985) 


Figura 127. Fotografía aérea del año 2003 con las referencias correspondientes. 


144 
















Chacra militar en Camino Pajas Blancas - Capítulo 7 


III. TRABAJOS REALIZADOS 


Se realizó una visita al lugar en octubre pasado en la que se pudo verificar in situ muchas de las 
observaciones hechas en las fotos aéreas. Efectivamente se registran estructuras de construcción, 
observadas en las fotos de 1970 y 1985. También se aprecia un corral de cabras que está en uso en la 
actualidad (Figura 128). 

No se identificaron los rastros de un galpón que se aprecia en la foto aérea de 1985 ubicado hacia los 
fondos del terreno. Detrás de la casa del frente se aprecia la piscina (Figura 132). 

Asimismo, aguas abajo de la cañada se ve una represita del tajamar con mucha vegetación (Figura 
129). 

También es preciso señalar que como resultado de la visita fue posible localizar una construcción 
que no se divisa en la foto aérea, por estar bajo los árboles. Se trata de una techumbre de zinc (tipo 
barbacoa), sin paredes y con un parrillero, de aproximadamente 8 x 5m y 3m de alto (Figura 130). 

Se constata también la existencia de una nueva construcción tipo galpón, detrás de la casa del frente 
y hacia la derecha, la cual se dispone longitudinalmente junto al límite del padrón (Figura 131). Asimismo, 
fue posible ubicar un tanque de agua que no se apreciaba en la foto (Figura 133). 



Figura 128. En primer plano, las es¬ 
tructuras mencionadas y, en segundo 
plano a la izquierda, parte de la pared 
perteneciente al corral de cabras. 


Figura 129. 

Represa de la 
cañada. 



145 














Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 



Figura 130. 

Barbacoa 
(parrillero) junto a 
la cañada. 


Figura 131. 

La flecha 
señala el nuevo 
galpón. 

También se 
aprecia el 
terraplén en 
primer plano, 
que se une al 
terreno 
lindero. 




Figura 132. 

Vista déla 
piscóla 
mencionada. 


146 




























Chacra militar en Camino Pajas Blancas - Capítulo 7 



Figura 133. Fondos de la casa que da al frente, la flecha señala el tanque de agua. 


IV CONCLUSIONES 


Con respecto a la evolución paisajística, los cambios observados no implican modificaciones 
sustanciales de remodelación o innovación. Se observan sí, el crecimiento vegetativo, la construcción de 
la piscina y dos construcciones paralelas orientadas E-W que se aprecian claramente en la foto de 1970 
y 1985 y no en la de 2003. En general, se observa la mayor cantidad de modificaciones paisajísticas en 
la foto del año 2003, hecho que se constató con la vista al predio. 

Por su parte, el testimonio sobre enterramientos humanos no incluía referencias espaciales precisas, 
lo que impidió profundizar la investigación. 


147 
















Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


148 




Capítulo 8 

DEPARTAMENTO DE MALDONADO 



149 








150 



Departamento de Maldonado - Capítulo 8 


Introducción 


Diferentes testimonios de enterramientos clandestinos de detenidos desaparecidos han sido 
reportados para distintos lugares del interior del país. Entre ellos varios hacen referencia al Dpto. de 
Maldonado. 

A partir de la solicitud de apoyo técnico transmitido por algunos ediles de aquél Departamento, el 
GIAF realizó un par de visitas en las que se realizaron diferentes actuaciones arqueológicas y 
antropológicas. 


I. Información de Base 


La información recogida proviene de ex presos, ex militares y otros protagonistas de la época. Las 
situaciones reportadas en los testimonios corresponden a circunstancias de la muerte de detenidos 
desaparecidos y a “comentarios” sobre los posibles lugares de enterramiento. Es el caso de Horacio 
Gelos Bonilla capturado y muerto por la Organismo Coordinador de Operaciones Antisubversivas 
(OCOA) entre el 1 y el 6 de enero de 1976. Otras infonnaciones reportan el hallazgo casual de cuerpos 
en diferentes lugares del Departamento. 


1.1 Información 

1. El informe de la Comisión para la Paz, señala que los restos de Horacio Gelos Bonilla “habrían 
sido enterrados en un predio entre la Interbalnearia y la costa, cerca del camino que sale frente 
al extremo Oeste de la pista del aeropuerto del Sauce” 103 . En 1984 sus restos habrían sido 
exhumados, incinerados y tirados al río. El informante dice haber visto “siete fosas” en el 
bosque, unas botas y un pedazo de tela. 

2. Otra versión de un ex militar recogida en Maldonado habla de un “pozo” (“resumidero”) en el 
Batallón N° 4 de Laguna del Sauce. El testimonio es indirecto. 

3. Otro testimonio indirecto recogido en Maldonado menciona que llevaron un cuerpo, 
aparentemente de un detenido, al panteón de los militares en el cementerio de Maldonado. 

4. Un testimonio recogido por Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos y Desaparecidos 
corresponde a un ex soldado. Este señala que durante la dictadura se realizó un llamado a 
Prefectura por el caso de un hombre posiblemente ahogado en la Laguna del Sauce. En la 
operación de búsqueda y en un lugar hacia el centro de la laguna, el buzo dijo haber visto cinco 
o seis tanques con cuerpos y cemento dentro. 

5. El estudio del libro del cementerio de Maldonado indica la aparición entre 1976 y 1984 en la 
costa, de 4 cuerpos NN que fueron trasladados al cementerio. Dos de ellos pasan al osario en 
1988. De los otros dos cuerpos no hay infonnación. Existe información que en uno de los 
nichos, actualmente tapiado, se encontraría aún un cuerpo NN. 


103 En "A todos ellos”, publicado por Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos, 2004: 68. 


151 




Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


II. Trabajos Realizados 


Zona frente al aeropuerto de Maldonado 

La primera aproximación al terreno tuvo lugar frente al aeropuerto de Maldonado, en el camino que 
une la Ruta Interbalnearia y la costa (Figura 134). La zona señalada fue reconocida en toda su extensión 
y se encuentra con distinto tipo de vegetación (acacias, pinos, eucaliptus, etc.) lo que dificulta la 
“visibilidad arqueológica” (Figura 135). No se reconocieron elementos significativos en el terreno. 

Algunos vecinos que vivieron hace veintiséis años en la zona, informan que era habitual ver personal 
militar en el lugar señalado recogiendo leña. 



Figura 134. Imagen satelital se¬ 
ñalando el camino que mencio¬ 
na el testimonio, (tomada de 
Google Earth , 2006) 



Figura 135. Foto del camino. 


152 











Departamento de Maldonado - Capítulo 8 


Cementerio de Maldonado 

Una segunda actuación tuvo que ver con la visita realizada al cementerio de Maldonado donde se 
procedió a la identificación de una bolsa con restos óseos humanos (Figura 136). Dicha bolsa, además 
de ser anónima se encontraba en uno de los nichos donde habrían estado algunos de los cuerpos NN. 

La antropóloga forense Alicia Luziardo procedió a la articulación y análisis de las piezas óseas y al 
estudio de las mismas (ver Anexo). 

Los trabajos incluyeron la limpieza del nicho donde se encontraba la bolsa, en búsqueda de la 
“chapa” con el número de identificación del cuerpo. 



Figura 136. Cementerio de Maldonado. 


153 









Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


III. Resultados 


No se produjeron hallazgos relevantes en las actuaciones realizadas. Sobre el lugar del posible 
entierro de Gelos Bonilla es tan grande la imprecisión respecto al emplazamiento que impide diseñar 
excavaciones. 

Respecto al estudio de los restos NN del cementerio de Maldonado, el estudio forense no pennite 
atribuirlo a ninguno de los detenidos desaparecidos vinculados a este Departamento (ver Anexo). 


IV Conclusiones 


Si bien existen distintos testimonios sobre el enterramiento clandestino y el hallazgo casual de 
cuerpos de detenidos desaparecidos, no existen pistas firmes para su localización. 

De todas maneras las investigaciones en curso en el cementerio de Maldonado pueden aún producir 
información relevante, para la localización de restos NN. Un análisis de este tipo debería de realizarse 
en todos los cementerios involucrados en el enterramiento de cuerpos NN. 


154 




Departamento de Maldonado - Capítulo 8 


ANEXO 

REPORTE PRELIMINAR DEL EXAMEN OSTEOLÓGICO 


CASO: Cementerio de Maldonado, Nicho 744 


Fecha del análisis 

El 30 de Noviembre de 2006, a pedido de ediles departamentales, personal del GIAF y A. Lusiardo 
concurrieron al Cementerio Municipal de Maldonado. Ante la presencia de autoridades del cementerio 
se procedió a la apertura del nicho 744 (Figura 137) del cual se retiró una bolsa N/N con restos humanos 
y se trasladó a la sala de reducciones de dicho cementerio. En la misma se procedió a realizar un análisis 
preliminar de los restos humanos a fin de detenninar si el perfil biológico de los restos humanos en dicho 
nicho podría corresponder al de los detenidos desaparecidos de la década de los 1970. 


Condición de los restos humanos 

La bolsa conteniendo restos humanos se encontraba deteriorada, presentando orificios grandes y 
rasgaduras (Figura 138). Los restos humanos se encontraban en buen estado de conservación, 
desarticulados (ver excepción en “número de individuos”) presentando adipocira o grasa cadavérica (las 
grasas del cuerpo que se conviertan en glicerina y ácidos grasos cuando se encuentran en un medio 
húmedo) así como piel momificada en el cráneo y la pelvis. Restos de pelo se encontraban adheridos al 
cráneo y a la mandíbula. La coloración de los huesos en general (ver “número de individuos”) era marrón 
oscura, producto de la adipocira y de la presencia de insectos. 


Número de individuos 

Durante el análisis se estableció la presencia de al menos dos individuos representados por los 
restos humanos. El análisis cuidadoso de la coloración de los restos, estado de conservación, tamaño y 
superficies articulares, permitió distinguir dos conjuntos óseos. El primero, representado por un húmero, 
radio, cúbito, carpos, metacarpos y falanges izquierdas, todos ellos aún articulados con la excepción del 
húmero (presencia de ligamentos y tendones) y con una coloración amarillenta (Figura 139). El segundo 
conformando un esqueleto desarticulado casi completo (faltando 3 carpos izquierdos, 4 carpos derechos, 
el 5to metacarpo izquierdo, 1 costilla derecha, 1 costilla izquierda, 1 vértebra cervical, 3 tarsos derechos, 
3 tarsos izquierdos y varias falanges de pies y manos), con una coloración marrón y presentando 
concordancia en las superficies articulaciones (Figura 140). Todo lo destacado nos permitió diferenciar 
los dos conjuntos óseos. El primer conjunto no fue analizado ya que el estado de conservación (articulación 
y presencia de todas las falanges, carpos, radio y cúbito) sugiere una antigüedad menor a la buscada a los 
efectos de esta investigación. 


Edad 

Varias técnicas, que examinan los cambios relacionados con la edad en los esqueletos adultos, fúeron 
utilizadas para arribar a esta determinación de la edad del individuo representado por el esqueleto 
desarticulado. Los cambios en la superficie auricular de los huesos coxales, las sínfisis púbicas y la 
terminación esternal de la cuarta costilla arrojaron una edad para el individuo de >60 años. Sumado a 
éstos métodos, el análisis de pérdida de piezas dentales, la osificación del cartílago Tiroides (>60 años), 
la fusión de los tres huesos del esternón y de presencia de osteofitos en varias vértebras corroboran esta 
estimación. 


155 




Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


Raza 

La determinación morfológica de la “raza” o ascendencia del individuo se basó en el análisis de los 
rasgos no métricos del cráneo. Este individuo es de ascendencia Europea (Caucásico). Algunas de las 
características encontradas en el cráneo, indicativas de una ascendencia Europea incluyen una espina 
nasal larga, una pared o muro nasal, abertura nasal estrecha y estrechez interorbital. 


Sexo 

La detenninación del sexo del individuo se llevó a cabo a través del análisis de rasgos no métricos del 
cráneo y la pelvis. El cráneo exhibe una robustez media, marcada inserción muscular en el hueso 
occipital, procesos mastoideos que se proyectan por debajo del meato auditivo, cresta supraorbital 
marcada, frente empinada y mentón ancho. La pelvis es alta y angosta con una entrada pélvica en forma 
de corazón y la escotadura ciática mayor del ilion es estrecha. Todos estos elementos nos permiten 
afirmar que el esqueleto es el de un individuo masculino. 


Estatura 

En este examen preliminar no realizamos una estimación de la estatura en vida del individuo. 


Enfermedades o trauma antemortem 

Todas las piezas dentales fueron perdidas antemortem y dada la avanzada reabsorción de los 
alvéolos, la pérdida de las mismas no fue reciente. No se observaron fracturas antemortem en ninguno 
de los elementos óseos analizados. La primera falange proximal derecha del pié presenta pérdida ósea 
y deformación con evidencia de formación ósea (posible Hallux Rigidus: artritis degenerativa que causa 
deformidad en la articulación ubicada en la base del dedo gordo). 


Trauma perimortem 

No se encontró evidencia traumática perimortem. 


Daños postmortem 

Algunos elementos óseos presentaban daños postmortem debido al precario estado de la bolsa en 
la que se hallaban almacenados; la tibia y peroné derechos mostraban señales de erosión. La tibia antes 
mencionada se encontraba fuera de la bolsa, yaciendo en el suelo del nicho y fue recuperada por un 
miembro del GIAF tras inspeccionar palmo a palmo la bóveda. Los huesos faltantes no fueron 
recuperados. El hueso hioides se encontró incompleto y fracturado. Dado que este informe es de 
carácter preliminar, no se realizó la limpieza necesaria del elemento como para diagnosticar si la fractura 
tenía carácter antemortem, perimortem o postmortem. 


Conclusiones 

Los elementos óseos extraídos del nicho 744 representan a dos individuos. El análisis preliminar del 
esqueleto parcialmente completo representa a un individuo masculino, caucásico, de más de 60 años. 
Patologías antemortem fueron observadas en la arcada dentaria (pérdida total de piezas) y en la primera 
falange proximal derecha del pie. Cabe resaltar que éste es un examen preliminar y no se realizó una 
limpieza adecuada de los elementos óseos como para profundizar el análisis. La decisión se basó en la 
no concordancia del perfil biológico de este individuo con el de los prisioneros políticos desaparecidos 
en la década de 1970. 


Alicia Lusiardo, MA 
Antropóloga Forense 
11 diciembre de 2006 


156 




Departamento de Maldonado - Capítulo 8 



Figura 137. Apertura del nicho 744. 



Figura 138. Bolsa extraída del nicho 744. 


157 

























Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 



Figura 140. Conjunto óseo desarticulado 


158 











Capítulo 9 

PARADOR TAJES (CANELONES) 



159 
















160 



Parador Tajes (Canelones) - Capítulo 9 


Introducción 


El presente estudio realizado a partir de fotos aéreas tomadas en vuelos de 1966 (SGM) y 1980 
(FAU) surge a partir de la obtención de datos recavados por un periodista, los cuales venían acompañados 
de un plano (anónimo) que señala la existencia de un cementerio clandestino en un área próxima al 
Parador Tajes. Luego de realizado el mencionado estudio y seleccionados algunos puntos de interés, 
algunos técnicos del GIAF se dirigieron al lugar con el objetivo de realizar observaciones directas en las 
zonas de interés. 


I. Información de Base 


Diferentes testimonios de tipo anónimo han sido recibidos. Entre ellos, un mapa que hace referencia 
a la localización de entierros clandestinos durante la dictadura militar en la zona del Parador Tajes 
(Figura 141). 



Figura 141. Plano de informante anónimo proporcionado por un periodista 


II Estudio de Fotos Aéreas 


Materiales y Métodos 

El presente estudio fue realizado a partir de las siguientes fotos aéreas: 


1) Fuente: Servicio Geográfico Militar 
Fecha: Enero de 1966 


161 













Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


Escala: 1: 20.000 

Números Rollo y Negativo: 5 / 160-162 
2) Fuente: Fuerza Aérea Uruguaya 
Fecha: 21 de Marzo de 1980 
Escala: 1: 20.000 
Números Rollos: 11692 y 11741 
Números Negativos: 6476, 6477 y 3717, 3718 


Se realizó análisis estereoscópico (observación 3D) comparativo de las fotos correspondientes a 
1966, 1980. Se atendió principalmente al área marcada por el informante. Los atributos analizados 
fueron las modificaciones en las vías de tránsito (caminería), la evolución de la vegetación, y las texturas 
presentes en las fotos de 1980 no observables en 1966 que pudieran deberse a remociones de tierra 
producto de enterramientos clandestinos. 


Área Señalada por el Informante 

A partir del plano proporcionado se aprecia que la zona señalada se encuentra fuera del predio 
militar, 300m al Sur a partir de la última curva de la ruta de acceso al cuartel y al Parador (zona marcada 
con rojo en Figura 142). Sin embargo, dados algunos cambios notorios apreciados en el terreno a la altura 
de la penúltima curva de la mencionada ruta se recomienda abordar mediante prospección pedestre la 
zona marcada en azul. 


Posibles Evidencias de Remoción de Tierra 

En el área señalada por el informante no se aprecian cambios en tamaño, forma y función de las 
parcelas afectadas, las cuales se vinculan a actividades relacionadas a la pecuaria. Sin embargo, en la foto 
de 1980 se aprecia una textura particular no apreciable en la imagen de 1966 de forma cuadrada de 
aproximadamente 160m 2 de superficie (área marcada con estrella roja). Esta porción del terreno se 
prefigura a priori como el principal punto para realizar cáteos exploratorios que permitan observaciones 
estratigráficas y/o hallazgos que posibiliten caracterizarla como lugar de remociones de tierra y/o 
cementerio clandestino. Cabe aclarar que esta anomalía textural por si misma no aporta datos 
significativos. Es sólo mediante la observación en el campo y realización de sondeos que se podrán 
confirmar o descartar estas hipótesis. 


Evolución de la Vegetación y Caminería 

Dado que se observaron algunos cambios importantes en la zona marcada con azul, localizada 
al sur de la ruta entre las últimas dos curvas, se recomienda así mismo la exploración de esta zona. Los 
cambios mencionados se relacionan a un camino secundario de acceso al predio militar, no observable en 
1966, que se divide en dos trillos que conducen a un curso hídrico afluente del Río Santa Lucía. Por otro 
lado, esta zona que estaba densamente poblada por especies arbóreas en 1966, en 1980 se observa como 
un descampado con el aspecto de campo de maniobras. Si esta porción del terreno pasó en algún 
momento entre 1966 y 1980 a utilizarse para actividades militares, son cuestiones que deben testearse 
mediante entrevistas a fuentes militares. De ser así se justifica aún más su exploración. 


162 




Parador Tajes (Canelones) - Capítulo 9 




n Area señalada por informante 
☆ Zona interés para inspección visual y cáteos 
Q Area de interés para prospectar 


FAU 1:20000 
Rollo: 11692 
Negativo: 64 76 
21/03/1980 


Figura 142. Fotoplanos con localización de áreas de interés arqueológico 


III. Trabajos de Campo 


El viernes 6 de octubre de 2006 el GIAF realizó una vista a la zona y mediante una prospección 
pedestre fue posible localizar en el terreno el lugar señalado por el estudio fotoaéreo que coincide 
aproximadamente con el punto señalado por el informante. El área presenta muy baja visibilidad 
arqueológica (sensu Schiffer et al 1978 104 ) por causa de la densa y crecida cobertura vegetal observada. 
Por el contrario, el punto de interés arqueológico previamente identificado se caracteriza por presentar 
escasa cobertura vegetal a raíz de quemas que allí se realizaron, sin que se apreciaran anomalías 
estratigráficas (Figura 143). Seguramente es esta diferencia en la cobertura vegetal la que permite su 
distinción textural en foto aérea. 


104 Schiffer, M., Sullivan, A. y Klinger, T. 

1978 - "The Design of Archaeological Surveys”. En M.B: Schiffer (ed) Advances in Archaeology Method 
and Theory N° 1. Academic Press. New York 


163 























Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 



Figura 143. Foto de la zona de interés arqueológico 


Mediante datos aportados por vecinos de la zona, pudimos constatar que lo que en el plano del 
informante figura como base militar, se trata de un predio del BHU destinado a la forestación de 
Eucaliptus. La zona marcada con interés para prospectar (azul) también pertenece al BHU y es posible 
que los cambios observados entre 1966 y 1980 se deban a actividades de tala. 


IV Conclusiones 


Considerando las observaciones realizadas en el campo y la constatación de inexactitudes en el 
plano del informante que reducen su veracidad, estamos en condiciones de informar que no existen 
elementos que justifiquen la planificación de excavaciones arqueológicas en la zona investigada. 


164 












Capítulo 10 

BRIGADA DE ARTILLERÍA 
ANTIAÉREA N° 1 



165 















166 



Brigada de Artillería Antiaérea N° 1 - Capítulo 10 


Introducción 


El Batallón de Artillería Antiaérea N° 1 se encuentra en la Ruta 34 Km 42,5. Se trata de un predio de 
unas 200 hectáreas dedicado antiguamente a la lechería y que luego perteneció al MLN, antes de pasar 
finalmente al Ejército. 


I. Información de base 


Los testimonios sobre este lugar provienen de fuentes diferentes y de distintas épocas. Los 
testimonios recogidos en diferentes circunstancias, tienen también distintas distancias con los hechos 
que reportan. 

La información recibida fue en diferente medida chequeada y esta compuesta por diversos testimonios. 


1.1 Testimonios 


1. Este testimonio (directo) fue recogido por familiares y proviene de un ex militar que revistió en 
esa unidad y reporta que traían restos humanos desde Montevideo durante 1984 y que esos 
restos estarían “.. .enterrados al fondo en la chacra, junto a un tajamar y que luego le pusieron 
encima la tierra extraída para confeccionarlo”. 


2. Se trata de un testimonio (indirecto) facilitado por un parlamentario, que proviene de un ex militar, 
y que señala que habría “cuerpos enterrados al fondo, en la chacra y en la cancha de polo”. 


3. Se trata de un testimonio anónimo (indirecto) llegado al GIAE proveniente de un familiar de un 
ex militar, quién le habría infonnado y pedido de no olvidar que “en el fondo del predio, donde 
hay un tajamar que hicieron en un curso de agua, y donde hay unos árboles altos (sauces) hay 
gente enterrada”. 


4. Este testimonio (indirecto) proviene de un profesional en contacto con militares quién testimonia 
“haber escuchado de militares durante la dictadura, que en el predio militar de la Montañesa 
había enterramientos clandestinos”. 


5. Hay testimonios de vecinos recogidos por Familiares que reportan “haber visto enterrar cuerpos 
en esa unidad militar”. 


6. Se trata del testimonio (directo) de un ex militar quién dice que entre 1980 y 1983 vio 
enterramientos. El testimonio fue recogido por Familiares y consigna que “vio enterrar cinco 
cuerpos (uno se trataría de una mujer) tapados con una lona amarilla, pasando el polvorín y 
cerca de un horno de ladrillos”. Este testimonio consigna también que un oficial que entrenaba 
personal, les decía que estaban haciendo ejercicio “sobre las tumbas”. 


7. Alguna otra información similar o versiones sobre las antes citadas, también están en poder del 
Ejército según fue comunicado al GIAF en octubre de 2006. 


167 




Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 


II. Estudio de foto aérea 


Las fotos que pudieron consultarse en relación a este predio son: de 1966 (1:40.000) y de 1982 
(1:40.000), así como las de Google Earth 2006. Las mismas muestran diferentes intervenciones en el 
terreno, algunas de carácter productivo, otras relativas a infraestructura militar y finalmente otras de 
carácter logístico general (cercos, caminos, forestación, tajamares, etc.). 

Las zonas indicadas por los testimonios, que fueron estudiadas, muestran modificaciones del 
terreno para el período de referencia de la investigación (Figura 144). Los únicos hallazgos realizados 
tienen que ver con la identificación de cambios del paisaje de los lugares señalados. 



Figura 144. Foto aérea con localización de lugares de interés vinculadas a los 
testimonios. Vuelo FAU, 13/2/1982, rollo N° 11797, negativo N° 0711, E. 1: 
20 . 000 . 


168 





















Brigada de Artillería Antiaérea N° 1 - Capítulo 10 

III. Trabajos realizados 


La mayorparte de los testimonios al respecto de esta unidad militar llegaron al final de la investigación. 
Las actuaciones realizadas tienen que ver con el estudio de foto aérea, el chequeo de la información 
recibida y una visita al predio. 

En la visita pudo observarse que en este momento está muy bien cuidado, en lo que hace a jardinería 
y arbolado. Pudo reconocerse también sobre el terreno algunos de los referentes espaciales brindados 
por los testimonios (tajamar, chacra, árboles, horno de ladrillos, etc.). 


IV Conclusiones 


Dado que la información sobre este lugar se concentró en los últimos días de la investigación, sólo 
pudieron realizarse las actuaciones correspondientes a una aproximación general al tema. 


169 





170 



Capítulo 11 

CONCL USIONES FINALES 


171 




172 



Conclusiones finales - Capítulo 11 


Conclusiones Finales 


Las conclusiones de mayor interés han sido ya expuestas en detalle en el análisis de cada capítulo. 
De todas maneras es importante realizar algunas puntualizaciones finales. 

En primer lugar, la investigación ha dado cuenta de un gran número de testimonios, que hacen 
referencia a distintos lugares de enterramiento de detenidos desaparecidos. La información de base ha 
resultado en extremo heterogénea y ha demandado un esfuerzo adicional para establecer su calidad y 
utilidad. Su análisis crítico constituye aún un camino fértil para la investigación y conviene recordar que 
nuestro equipo, por diferentes razones, no pudo acceder a todos los lugares para los que existen 
testimonios (ver Capítulo 2, Anexo 1 y Capítulo 10). 

En segundo lugar, podemos decir, que una vez delimitadas las áreas de búsqueda y diseñadas las 
estrategias de abordaje, las excavaciones fueron exhaustivas, buscando cubrir cualquier margen de error 
de la información. Asimismo, se realizaron todos los estudios complementarios que se entendieron 
necesarios en cada caso. 

En tercer lugar, el resultado de las excavaciones ha permitido confirmar una parte muy pequeña de 
los testimonios disponibles, si tenemos en cuenta el número total de desaparecidos. Los hallazgos 
realizados y la información producida, han podido sin embargo confirmar algunas identidades y reconocer 
aspectos vinculados a las condiciones de muerte. 

En cuarto lugar, en relación a las actividades de desenterramiento (“Operación Zanahoria”) los 
resultados no confirman claramente los numerosos testimonios existentes al respecto. Sólo en unos 
casos las pruebas podrían ser finnes. 

Si bien la investigación ha podido aclarar sólo una mínima parte del destino de los detenidos 
desaparecidos; la información producida pretende ser un aporte al abordaje de una problemática 
singularmente importante, pero de extrema complejidad. 

Los principios, procedimientos y análisis científicos que fueron usados, han pretendido en todo 
momento dar la mayor garantía en la producción de nuevos conocimientos en relación al tema. 

Por último, el trabajo ha sido realizado manteniendo el respeto por la Justicia, las víctimas y por sus 
familiares, y con la idea de que este informe se constituya en un insumo útil para la construcción de la 
memoria colectiva y el respeto por los derechos humanos. Para habilitar futuras investigaciones y 
siguiendo los protocolos internacionales (EAAF, 2003) se recomienda proteger la identidad de las 
personas que suministraron información, así como asegurar la integridad física de los lugares que aún 
permanecen asociados a posibles enterramientos clandestinos. 


173 




Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 

A GRADECIMIENT OS 

Presidencia de la República 

Sr. Presidente de la República, Dr. Tabaré Vázquez 

Sra. Ministra de Defensa Nacional, Dra. Azucena Berrutti 

Sr. Secretario de la Presidencia de la República, Dr. Gonzalo Fernández 

Secretaría de Seguimiento, Sra. Lie. Soledad Cibils 

Universidad de la República 

Rectorado 

Dr. Rodrigo Arocena 
Ing. Rafael Guarga 

Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación 

Decanato de la Facultad de Flumanidades y Ciencias de la Educación 

Dr. José Seoane 

Dr. Adolfo Elizaincin 

Consejo de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación 
A todos los servicios de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación 

Facultad de Odontología 

Decanato de la Facultad de Odontología 

Prof. Hugo Calabria 

Dr. Alvaro Maglia 

Facultad de Ciencias 

Decano Dr. Julio Fernández 

Docentes del Instituto de Geología y Paleontología 

A la Asociación de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos por su constante 
apoyo y confianza en nuestra labor 

Sres. Secretarios 

Eduardo Pirotto 

Mara Martínez 

Rosita Fuentes 


174 




Conclusiones finales - Capítulo 11 


Ministerio de Educación y Cultura 

Ministro Ing. Jorge Broveto 

Sr. Dir. del Museo de Historia Natural y Antropología 
Lie. Arturo Toscano 

Administración Nacional de Puertos 

Sr. Presidente Ing. Dr. Fernando Puntigliano 
Vicepresidente Cap. Gastón Silberman 

Intendencia Municipal de Montevideo 

Sr. Intendente, Dr. Ricardo Ehrlich 

Arq. A. Rocco 

Ing. Silvia Conti 

Capataz, Eduardo Galasso 

Maq. Sr. Mario Barrios 

Maq. Sr. Sergio Tabaré González 

Maq. Sr. Oscar Carnario 

Maq. Sr. Luis Hidalgo 

Maq. Sr. “Néstor” 

Centro Comunal Zonal 13 

ONG: “Acción Promocional 18 de Julio” 

A todos los trabajadores que participaron en el trabajo de campo 

División Planificación Territorial, Servicio de Geomática 
Sr. Dir. Ing. Fabián Barbato 
Sr. Ing. Ricardo Martínez 

Intendencia Municipal de Canelones 

Sr. Intendente, Dr. Marcos Carámbula 
Dirección de Obras 
Coordinador Sr. Santiago Cazaux 
Maq. Sr. Javier Clavijo 
Maq. Sr. Javier Marrero 


175 




Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 

Fuerzas Armadas 

Fuerza Aérea 

Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea 
Teniente. Gral. Aviador Enrique A. Bonelli 
Sres. Oficiales y Personal Sulbalterno 

Servicio de Sensores Remotos Aeroespaciales de la Brigada Aérea N° 1 
Ejército Nacional 

Comandante en Jefe del Ejército Nacional 
Teniente Gral. Jorge W. Rosales 
Teniente Gral. (r) Angel Bertolotti 
Teniente Gral. (r) Carlos Díaz 
Sres. Oficiales y Personal Subalterno 

Servicio Geográfico Militar 

Armada Nacional 

Comandante en Jefe de la Armada 

V-A Juan Hcber Fernández Maggio 

Grupo de Buceo de la Armada 

Jefe de Grupo de Buceo y Salvamento de la Armada 

Capitán de Fragata- Cuerpo General Sergio Pereira 

Departamento de Operaciones, T-L (CG) Julián Lorenzo 

Sres. Oficiales y Personal Subalterno 

Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) 

Luis Fondebrider 
Mercedes Salado 
Daniel Bustamante 
Silvana Tumer 
Anahí Ginarte 

Organizaciones de Derechos Flumanos 

Servicio de Paz y Justicia (SERPAJ) 

Dr. Guillermo Paysée 

Instituto de Estudios Legales y Sociales del Uruguay (IELSUR) 


176 




Conclusiones finales - Capítulo 11 


Centro de Estudios lnterdisciplinarios del Uruguay (CEIU) 

Prof. Alvaro Rico y Equipo de Historiadores 

Instituto Técnico Forense 

Dr. Guido Berro 
Dra. Sully Domínguez 
Dr. Horacio Solía 

Comisaría de Toledo 

Ancap 

Ing. Daniel Martínez 
Ing. D. Marcelli 

Otros 

Dra. Ménica Sans 
Lie. Elizabeth Onega 
Sr. Oscar López Balestra 
Sr. Roger Rodríguez 
Sr. Enrique Inzantozzi 
Sr. Pancho Blanco 
Dr. Nelson Nufiez 

A la prensa por su responsable labor. 

A todos los que pública y anónimamente hicieron sentir su respaldo a la búsqueda. 

A aquellos que a pesar de temer por su seguridad, tuvieron el valor de aportar información que 
sintieron podía ser de utilidad al trabajo. 

Los trabajos contaron desde el principio con el apoyo de un número importante de personas. 
Seguramente olvidemos a algunos, vayan desde ya las disculpas correspondientes. 


177 




Bibliografía 


Andina Lisboa, C. 

2005, Informe Odontológico, Poder Judicial. ITF, 5 de diciembre de 2005, Montevideo. 

Asociación de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos 

2004, A Todos Ellos. Montevideo. 

Berro, G., Domínguez, Z. y Lima, R. 

2006, Informe Final Junta Forense, Poder Judicial. ITF, 8 de febrero de 2006, Montevideo. 

Comisión para la Paz 

2003, Informe Final, Montevideo. 

Domínguez, V. y Papano, S. 

2006, Informe Pericial. Asunto N°00021/06. Informe Lab.N°611/05 y 6/06/B.vd., Dirección Nacional 
de Policía Técnica, 22 de mayo de 2006, Montevideo. 

Equipo Argentino de Antropología Forense 

2003, Annual Report, EAAF, Buenos Aires. 

Fondebrider, L. y Salado, M. 

2006, Informe EAAF , 20 de febrero de 2006, Buenos Aires. 

Grupo de Investigación de Arqueología Forense 

2005, Informe de Hallazgos Arqueológicos. Octubre-Noviembre 2005. GIAF, Montevideo. 
Manuscrito inédito entregado a la Presidencia de la República. 

2005, Informe Final 2005 de las Investigaciones Arqueológicas sobre el Destino de Detenidos 
Desaparecidos. Diciembre de 2005, GIAF, Montevideo. Manuscrito inédito entregado a la Presidencia 
de la República. 

2006, Informe de las Investigaciones Arqueológicas sobre el Destino de Detenidos Desaparecidos. 
Junio de 2005 a Mayo de 2006. GIAF, Montevideo. Manuscrito inédito entregado a la Presidencia de 
la República. 

Harris, E. 

1991 .Principios de estratigrafía arqueológica. Ed. Critica, Barcelona. 

La República, 20 de junio 1990. 

La República, 8 de setiembre de 2003. 

Lorente Acosta, J. A. 

2006, Informe de Criminalística C03/06, 4 de octubre de 2006, Laboratorio de Identificación 
Genética, Universidad de Granada, Granada. 

Panario, D., Gutiérrez, O. y Onega, E. 

2004, Estudio Geoarqueológico del Batallón N° 13: Recuperando la Memoria, ADUR-FDUU, 
Montevideo. 

Revista Posdata, N° 134, 11 de abril de 1997. 

Schiffer, M., Sullivan, A. y Klinger, T. 


178 



Conclusiones finales - Capítulo 11 


1978, The Design of Archaeological Surveys. En Advances in Archaeology Method and TheoryN° 
1, editado por M.B: Schiffer. Academic Press. New York. 

Solía, H. 

2005, Informe N°536, Laboratorio de Antropología Forense, ITF, 19 de diciembre de 2005, 
Montevideo. 

2006, Informe N°540, Laboratorio de Antropología Forense, ITF, 19 de enero de 2006, Montevideo. 

Taranto, G. 

2005, Informe Pericia Radiológica, Departamento de Medicina Forense, ITF, 26 de diciembre de 
2005, Montevideo. 

S/f. Informe Pericia Radiológica, Departamento de Medicina Forense, ITF, Montevideo. 

Vullo, C. M„ 

2006, Investigación para identificación de restos óseos. Perfil de ADN. Estudio ZAP-T12, LIDMO, 
Córdoba. 


179 





180 



Indice 


INVESTIGACIONES ARQUEOLÓGICAS SOBRE DETENIDOS- 
DESAPARECIDOS EN LA DICTADURA CIVICO- MILITAR 

- INTRODUCCIÓN. .5 

- Capítulo 1. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA Y ASPECTOS METODOLÓGICOS. .7 

- Capítulo 2. BATALLÓN DE INFANTERÍA N° 13 . 11 

Introducción. 13 

I. Información de Base . 14 

1.1 Antecedentes e Historia del Batallón de Infantería N° 13 . 14 

1.2 Testimonios . 15 

1.2.1 Cabaña o “Chalet”. 16 

1.2.2 Zona Arbolada (Gruta de Lourdes) . 18 

1.2.3 Zona Monte Lateral Norte. 19 

1.2.4 Zona Monte 1981 .20 

1.2.5 Zona Cañada Miguelete.21 

1.2.6 Zona Monte Peñarol.22 

1.2.7 Zona Avenida de las Instrucciones .22 

1.2.8 Zona detrás del Arco Instrucciones.24 

1.2.9 Zona Cancha .24 

1.2.10 Zona Arco detrás del Arco Peñarol.25 

1.2.11 Zona Puerta Peñarol.25 

1.2.12 Zona Cancha Taller.26 

II. Estudio por Fotolectura a partir de Análisis Cronológico Comparativo de 

Fotos Aéreas del Batallón N° 13.27 

II. 1 Antecedentes.27 

11.2 Materiales y métodos .27 

III. Desarrollo de los Trabajos.34 

III. 1 Zona A/ Cabaña.34 

111.2 Zona Arbolada.37 

111.2.1 Zona Arbolada (Gruta de Lourdes) .37 

111.2.2 Zona Monte Lateral Norte.38 

111.2.3 Zona Monte 1981 .39 

111.2.4 Zona Cañada Miguelete.40 

111.2.5 Zona Monte Peñarol .41 

111.2.6 Zona Avenida de las Instrucciones .42 


181 



































Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 

111.3 Zona No Arbolada .43 

111.3.1 Zona detrás del Arco Instrucciones .43 

111.3.2 Zona Cancha de fútbol.44 

111.3.3 Zona detrás del Arco Pefiarol.45 

111.3.4 Zona Puerta Pefiarol.47 

111.3.5 Zona Cancha Taller.48 

111.4 Cuantificación.48 

IV. Hallazgos y Resultados.50 

IV. 1 Restos Óseos Humanos .50 

IV. 1.1 Enterramiento Humano.50 

IV. 1.2 Hallazgo aislado de radio humano .53 

IV.2 Anomalías Estratigráficas y Estructuras.55 

IV.2.1 Zona detrás del Arco Pefiarol.55 

IV.2.2 Zona detrás del Arco Instrucciones.57 

IV.2.3 Zona Arbolada.57 

IV. 2.4 Zona Cancha Taller.58 

IV.2.5 Zona Cabaña.60 

IV.2.6 Zona Monte Pefiarol.61 

V. CONCLUSIONES .64 

ANEXO I.65 

- Capítulo 3. BATALLÓN DE INFANTERÍA R4R4 CAÍDISTAS N° 14. . 69 

INTRODUCCIÓN .71 

I. INFORMACIÓN DE BASE .72 

1.1 Antecedentes e Historia del predio.72 

1.2 Testimonios .72 

1.2.1 Información Oficial .72 

1.2.2 Información no oficial.74 

1.2.3 Otras informaciones.77 

II. ESTUDIO DE FOTOS AÉREAS.78 

II. 1 Metodología del estudio de fotos aéreas .78 

III. DESARROLLO DE LOS TRABAJOS .82 

IV. HALLAZGOS Y RESULTADOS.94 

IV. 1 Restos Óseos Humanos .94 

IV.2 Anomalías Estratigráficas.94 

IV.3 Estructuras.99 

V. CONCLUSIONES. 103 


182 








































Indice 


- Capítulo 4. CHACRA CAMINO PIEDRITAS, PANDO . 105 

Introducción. 107 

I. Información de Base . 108 

II. Estudio de Fotos Aéreas. 111 

III. Desarrollo de los Trabajos. 113 

IV. Hallazgos y Resultados. 120 

IV. 1 Restos Oseos Humanos . 120 

IV.2 Anomalías Estratigráficas. 123 

IV.3 Depósitos calcáreos. 126 

V. CONCLUSIONES . 127 

- Capítulo 5. CANTERA DE ANCAP . 129 

Introducción. 131 

I. Información de base. 131 

II. Trabajos realizados. 131 

III. CONCLUSIONES. 134 

- Capítulo 6. CENTRO CLANDESTINO DE DETENCIÓN "LA CASONA " . 135 

Introducción. 137 

I. Información de base. 137 

II. Trabajos realizados. 137 

III. Conclusiones. 138 

- Capítulo 7. CHA CRA MILITAR EN CAMINO PAJAS BLANCAS . 139 

INTRODUCCION . 141 

I. INFORMACION DE BASE . 141 

II. ESTUDIO DE FOTOS AEREAS. 141 

II. 1 Materiales y métodos . 141 

II.2 Estudio de Fotos Aéreas. 141 

III. TRABAJOS REALIZADOS . 145 

IV. CONCLUSIONES. 147 

- Capítulo 8. DEPARTAMENTO DE MALDONADO . 149 

Introducción. 151 

I. Información de Base . 151 

1.1 Información. 151 


183 




































Tomo V - Investigaciones Arqueológicas sobre detenidos- desaparecidos. 

II. Trabajos Realizados . 152 

III. Resultados. 154 

IV. Conclusiones. 154 

ANEXO. 155 

- Capítulo 9. PARADOR TAJES (CANELONES) . 159 

Introducción. 161 

I. Información de Base . 161 

II. Estudio de Fotos Aéreas. 161 

III. Trabajos de Campo. 163 

IV. Conclusiones. 164 

- Capítulo 10. BRIGADA DE ARTILLERÍA ANTIAÉREA N° 1 . 165 

Introducción. 167 

I. Información de base. 167 

I. 1 Testimonios. 167 

II. Estudio de foto aérea. 168 

III. Trabajos realizados . 169 

IV. Conclusiones. 169 

- Capítulo 11. CONCLUSIONES FINALES . 171 

Conclusiones Finales. 173 

AGRADECIMIENTOS . 174 

Bibliografía. 178 


184